Sábado, 25 de mayo de 2024

Religión en Libertad

Blog

Ann Cayre grabó está bella canción en un estudio de Vendée en diciembre de 2020

El Lamento de las Mártires de Orange (con la traducción al castellano)

por Victor in vínculis

Esta bella composición de Patrice Martineau, con arreglos de Antoine Allemand, está interpretado por Ann Cayre. Fue grabado en un estudio de Vendée en diciembre de 2020.

El texto fue escrito por una monja, Sor Teoctista Pélissier, en julio de 1794, pocas horas... antes de ser guillotinada por negarse a retractarse de su fe...

GRACIAS A BEATRIZ Y ANA

Los lectores son ¡tan agradecidos! O sea que leen lo que escribo y me ofrecen sus comentarios. Ayer con las dichosas carreras me fue imposible rehacer la malísima traducción que Google ofrece -entendiendo las palabras y destrozando la composición poética-. Así que os animo a que volváis a ver el vídeo, escuchando la letra en francés y leyendo la traducción al castellano. Gracias a quién nos lo ha favorecido. La santa Misa mañana por vosotras.

1. Bien loin que la guillotine

Me cause quelque frayeur

Que son aspect me chagrine

Et puisse troubler mon cœur;

Mon Dieu me fait voir en elle

Un moyen bien précieux

Qui par une voie nouvelle

 Me conduit droit dans les cieux

 Muy lejos de que la guillotina

Me cause algún pavor,

Que su aspecto me atormente

Y pueda inquietar mi corazón;

Mi Dios me hace ver en ella

Un medio muy valioso,

Que por un camino nuevo

Me conduce derecho al cielo

 2. Si la voix de la nature

Me parlait un peu trop fort

Si l’aspect de la torture

Me faisait craindre la mort

Mon époux qui toujours veille

A mon solide Bonheur

Par sa bonté non pareille

Deviendra mon protecteur

Si la voz de la naturaleza

Me hablaba un poco alto,

Si la apariencia de la tortura

Me hacía temer la muerte,

Mi esposo, que siempre vela

Por mi gran felicidad,

Por su bondad sin igual,

Se convertirá en mi protector

3. Si je crains pour ma faiblesse

 En Dieu, je mets mon espoir

 J’attends tout de sa tendresse

 Ma force est dans son pouvoir

 Il anime mon courage

 En m’appelant au combat

 Ma vigueur est son ouvrage

 Oh ! je ne m’y méprends pas

 Si por mi debilidad tengo miedo,

En Dios pongo mi esperanza.

Yo lo espero todo de su ternura,

Mi fuerza está en su poder,

Él anima mi valor

Llamándome al combate.

Mi fortaleza es obra suya,

¡Oh! Yo no me confundo.

4. Oh, non, je n’ai rien à craindre

 Aidée d’un si bon secours

Ingrate, dois-je me plaindre

Si Dieu me soutient toujours ?

Si la guillotine inquiète

 L’esprit faible, un faible cœur

Je peux craindre sa toilette

Sa fin ne me fait pas peur

 Oh, no, no tengo nada que temer

Ayudada por un socorro tan bueno,

Ingrata, ¿me he de quejar

Si Dios me sostiene siempre?,

Si la guillotina inquieta

El espíritu débil, a un débil corazón,

Yo puedo temer su aspecto,

Su término no me da miedo.

5. Qui te craint, ô guillotine

 A mon avis, a grand tort

Si tu nous fais grise mine

Tu nous conduis à bon port

Si tu nous parais cruelle

C’est pour notre vrai bonheur :

Une couronne éternelle

Est le prix de ta rigueur

 Quien teme, oh guillotina,

En mi opinión, está equivocado.

Si tú nos pones mala cara,

Nos conduces a buen puerto.

Si nos pareces cruel,

Es para nuestra verdadera felicidad:

Una corona eterna

Es el precio de tu rigor

(Soeur Théotiste, julio 1794)

 

Las 32 beatas mártires de Orange fueron beatificadas el 10 de mayo 1925 por el papa Pío XI. En la época de la Revolución Francesa había dos conventos en el pueblecito de Bolléne: uno de ursulinas y otro de la adoración perpetua del Santísimo Sacramento. En abril de 1794, las religiosas de ambos conventos se negaron a prestar el juramento republicano que les exigían las autoridades, pues tanto los cristianos como los no cristianos atribuían a dicho juramento una significación antirreligiosa. A consecuencia de ello, veintinueve de las religiosas fueron encarceladas en la prisión de Orange, junto con otras muchísimas mujeres. Las religiosas continuaron en la prisión su vida regular, en cuanto fuera posible. La jornada empezaba a las siete de la mañana con el rezo del oficio parvo.

La primera víctima fue la beata María Rosa Deloye, benedictina, condenada a muerte el 6 de julio por haber intentado «destruir la República con su fanatismo y superstición». La beata Ifigenia De Gaillard De Lavaldéne, de la congregación de las adoradoras, fue condenada al día siguiente. El día 9 del mismo mes, fueron ejecutadas las dos primeras ursulinas: la beata Melania De Guilhermier y la beata Angela De Rocher. Casi todos los días del mes se llevaron a cabo otras ejecuciones. En total, perecieron en la guillotina treinta y dos religiosas, de las cuales dieciséis eran ursulinas, trece adoratrices, dos bernardinas y una benedictina.

Según el testimonio de una religiosa que escapó con vida, las supervivientes rezaban cada día en la cárcel las oraciones por los agonizantes para encomendar a Dios a las víctimas y cantaban el «Te Deum» para darle gracias. La beata Pelagia Bes, cuando recibió la noticia de que había sido sentenciada, compartió con su compañeras de prisión una caja de bombones, diciendo que había que celebrar «sus nupcias». La beata Teoctista Pélissier compuso un himno en el que cantaba su deseo de morir en la guillotina. La beata Marta Cluse, una hermanita lega que era muy hermosa, se negó a contraer matrimonio con uno de los verdugos, lo cual le hubiese permitido escapar con vida. «Estos angelitos mueren con la sonrisa en los labios», comentó uno de los guardias.

Ursulines of the Roman Union (ursulines-roman-union.org)

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda