Martes, 23 de abril de 2019

Religión en Libertad

Santos Edesio y Anfiano, hermanos mártires.

Ramón Rabre

Los santos con San Tito el Taumaturgo.
Los santos con San Tito el Taumaturgo.

Santos Edesio y Anfiano, hermanos mártires. 8 de abril.

Vivieron ambos hermanos entre finales del siglo III y principios del IV. Nacieron en Licia, y eran hijos de padres ricos y paganos. Estudiaron en una prestigiosa escuela de Beyrut, sitio donde se convirtieron a la fe de Cristo, y donde dieron testimonio de su fe cristiana con su vida íntegra, casta y caritativa. Una vez regresados a casa, decepcionados de la vanidad del mundo, dejaron a sus padres y se fueron a Cesarea. Allí fueron discípulos de San Pánfilo (16 de febrero) y se dedicaron al estudio de las Escrituras y los primeros Padres y al ejercicio de la caridad. Edesio continuó sus estudios de filosofía, en los que adelantó muchísimo en poco tiempo. Era firme defensor de la justicia, y a causa de ella (motivado por su fe cristiana) sufrió condena de trabajar en unas minas en Palestina, con menos de 20 años. De allí fue trasladado a Alejandría. 

Así ambos hermanos, separados por la distancia, ambos estaban unidos por su fe cristiana y su compromiso con los pobres o los perseguidos. Anfiano, animado a predicar a Cristo, se fue donde Urbano el gobernador, y llegó en el preciso momento en que este sacrificaba a los dioses; le sostuvo el brazo, y sin soltarlo, le habló de lo vano del culto a dioses inicuos, mientras se lo negaba al verdadero Dios. Los asistentes al sacrificio se arrojaron sobre él, le molieron a golpes y el gobernador le mandó a la cárcel. Al día siguiente fue presentado al gobernador, que le obligó a sacrificar. Como Anfiano se negó, entonces Urbano le hizo rasgar los costados, descubriéndole los huesos y las entrañas. Le apalearon tanto que le hincharon la cabeza y le desfiguraron el rostro de tal modo que, según Eusebio, le dejaron irreconocible. Como tan dolorosos tormentos no mellaban su constancia, le encendieron al rededor de los pies mechas encendidas, que le consumieron la carne, viéndose los huesos. Así le enviaron a la cárcel, para sacarle al otro día y al tribunal. Este, al constatar que no había nada que hacer, mandó que le arrojaran al mar. Eusebio dice “parecerá increíble lo que voy a referir; mas ello sucedió: todos los de Cesarea fueron testigos del milagro; así no es justo callarlo. Luego pues que el santo cuerpo fue sumergido en el agua, se movió la más horrorosa tempestad en el mar y en el aire, y hasta la tierra y la ciudad de Cesárea se estremecieron”.

En cuanto a Edesio, su amor por la justicia también le llevó a reprender públicamente al gobernador de Alejandría, el cual castigaba sin piedad a hombres, paganos o cristianos, abusaba de las mujeres, vírgenes o casadas. Eusebio nos cuenta que por confesar a Cristo, fue flagelado y atormentado junto a un joven llamado Urbano. Como no podían hacerle apostatar, fue metido en un saco de piel de buey, junto a con un perro y un áspid, y arrojado al mar, como lo había sido Anfiano. Ambos padecieron en 305, imperando Maximiano.


Fuente:
-“Tratado de la Iglesia de Jesucristo o Historia Eclesiástica”. Volumen 3. Dn. FÉLIX AMAT DE PALAU Y PONT. Madrid, 1806.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA