Martes, 07 de julio de 2020

Religión en Libertad

Lloró al evocar lo que le dijo su padre sobre su detención «en nombre de Jesús»

Asia Bibi nunca pensó renegar: «'O la fe o la libertad' no fue un dilema: la libertad está en la fe»

Asia Bibi: un impactante testimonio de fe en KTO, canal católico francés.
Asia Bibi: un impactante testimonio de fe en KTO, canal católico francés.

Dijo frases dignas de meditación para todo cristiano, y en un momento dado, evocando la frase y bendición de su padre al ser detenida, no pudo evitar las lágrimas. Asia Bibi fue entrevistada este lunes por Stépahnie Dupasquier en la televisión católica francesa KTO (ver abajo el vídeo), y la conversación mostró una mujer sencilla y serena con una gran fuerza de convicción en todo lo que dice.

Viene de pasar diez años en una cárcel paquistaní, dos veces condenada a muerte por beber un vaso de agua de un lugar prohibido a los cristianos, en supuesta violación a la denominada "ley de la blasfemia". Liberada en mayo del año pasado, vive en Canadá y tras meses de silencio y recuperación física ha comenzado a ofrecer entrevistas -ésta era la primera en televisión- para promover el ¡Por fin libre!, el libro que recoge su experiencia en la cárcel, escrito por Anne-Isabelle Tollet, la periodista que difundió su historia en todo el mundo.

Asia Bibi tuvo en varios momentos palabras de gratitud hacia todos los que la han apoyado, en particular a Anne-Isabelle Tollet y a Benedicto XVI y Francisco, que tanto animaron a rezar por ella. Reza y lleva siempre en el bolso, dijo sonriendo, el rosario que le hizo llegar el Papa. Cuando su marido la visitaba en la cárcel, le transmitía las noticias que se difundían en todo el mundo sobre ella: "Eso me llenaba de alegría", confesó.

"Cuando me condenaron, mi fe se mantuvo sólida, firme, y jamás renuncié a mi fe, a mi religión, que siguió siendo extremadamente sólida. Mi deseo más ardiente, mi deseo más querido es vivir mi fe. Es algo que vivo como una prueba, y ahora como una gracia", manifestó al responder una pregunta que se le reitera al preguntarle por su experiencia: cómo vivió en prisión la fe por la que había sido condenada.

Explicó que toda su familia es católica "desde hace siglos" por ambas ramas de sus padres, y de hecho su párroco era tío paterno suyo. Vivían en el pueblo de sus suegros desde que se casó con Ashiq Masih, y no habían tenido problemas de convivencia con sus vecinos hasta un año antes de su arresto, en que empezaron "rivalidades y disputas", por lo que considera que aquel vaso de agua que bebió "fue un simple pretexto" para la venganza, muy fácil en Pakistán, incluso entre mahometanos, por la amplitud de la mencionada ley (mantiene encarceladas a 1547 personas) y por su aplicación, condicionada por la presión de los grupos fundamentalistas.

[El pasado viernes, un joven cristiano de 22 años falleció tras ser torturado y asesinado por una turba por bañarse en un pozo de agua de un cacique local y hacerla así impura. Su familia y amigos desconfían de la labor policial y judicial para capturar y condenar a los responsables.]

La vida de oración de Asia Bibi en prisión fue muy intensa: "Rezaba de rodillas. Me posternaba ante Dios. He llegado a llorar rezando, pero cada vez que rezaba tenía una sensación de felicidad. Y ayunaba. Ahora, aunque estamos en Cuaresma, no lo hago por razones de salud".

Dios la guió en ese periodo a través de sus sueños: "He visto a Jesús. Vestía de blanco, y fue Él quien me dijo: 'Asia, reza este versículo'. En ese momento yo empezaba a leer esos versículos, que quedaron grabados en mi corazón: 'Tú eres, Señor, nuestro refugio' (cfr Sal 90[89]). Recibí señales en sueños, que me decían: 'Reza las Sagradas Escrituras'. Y es verdad que, cuando abría los ojos, me sorprendía, pero enseguida comprendí que era un mensaje de Dios".

Asia dispuso de una Biblia en prisión gracias a una guardiana, quien en una ocasión le llevó la comunión: "No puedo expresarle la alegría que sentí al recibir la comunión", explicó a la entrevistadora.

Uno de los momentos más impactantes de la conversación (minutos 8:15-9:14) es cuando le preguntan si tuvo en alguna ocasión dudas o sequedad espiritual: "Una vez sí. Caí enferma, y entonces me pidieron que me convirtiese. Fue un momento de desesperación que tuve, pero enseguida me determiné a vivir y morir en la fe". 

¿Nunca sintió la tentación de renegar de ella para ser libre? "No, jamás", responde taxativamente: "Creo que la libertad está en la fe. Para mí no había un dilema 'o la fe o la libertad'. Yo quería las dos”.

Su fe se afianzó durante el cautiverio "porque fue una prueba de paciencia, de resistencia, de tolerancia, y además el hecho de permanecer aferrada a la fe y decidir que convertirme al islam no era una opción me reforzó". Y por esa fe ha perdonado a todos los que le han hecho mal: denunciantes, jueces, otra guardiana que la trató como a una bestia: "He perdonado desde el fondo del corazón y a base de paciencia y de resistencia, porque es uno de los mandamientos de Dios, 'Perdonaos'. Y así Él nos perdonará nuestros pecados". Solo "ocasionalmente" tiene alguna pesadilla referida a su cautividad.

Se siente "muy feliz y muy orgullosa" de ver cómo su marido y sus hijos "jamás perdieron el valor": "El vínculo con mis hijos y con mi marido era tan natural... Mi marido es mi compañero en la vida, y siempre me ha respetado, siempre me ha apoyado, nunca le ha faltado el valor".

Asia Bibi siente que ha recibido "una nueva vida": "Y querría darle un sentido. Hay personas en la misma detención que yo he sufrido y quiero hacer que puedan acceder a la libertad". Dice que no todos los musulmanes de su país son "malos": "Nada de eso. Yo solo quisiera pedirles que no juzgasen jamás sin conocer los argumentos de la defensa y la sentencia. Yo pediría a las personas que acusan de blasfemia que pregunten qué pasó exactamente, y cuando lo sepan, que perdonen, porque Dios nos invita al perdón".

Este 2 de marzo, día de la emisión de la entrevista, se cumplían nueve años de la muerte en 2011 de Shahbaz Bhatti, ministro para las Minorías, cristiano, asesinado dos meses después que el musulmán Salman Taseer, gobernador del Punjab (el estado de Asia Bibi), ambos por oponerse a su condena a muerte: "Cuando pienso en estas dos personas, siento una pena increíble. Son dos personas que han abandonado este mundo, pero para mí están en el Reino de Señor y por tanto no han muerto, han recibido una vida. Para mí siguen vivos".

Asia Bibi bendice la prueba por la que ha pasado porque le ha enseñado "a tener paciencia" y porque ha visto muchas cosas que desconocía: "Y sobre todo, tengo la impresión de haber recibido la gracia de Dios. Son cosas que yo no podía concebir, esta gracia sin medida sobre mí. Me cuesta encontrar palabras para expresarlo. Es esta prueba la que me ha traído la gracia de Dios".

El momento más emotivo de la entrevista fue cuando contó por qué siempre tuvo certeza de su liberación, a pesar de la condena y de su posterior ratificación. Se le quebró la voz y los ojos se le llenaron de lágrimas (minuto 9:15): "Nunca, nunca dudé de que sería liberada. Me acuerdo de la oración de mi padre, quien al día siguiente de mi detención me dijo: 'Hija mía, te han detenido en nombre de Jesús y en nombre de Jesús serás liberada'. Y me acuerdo de su rostro lleno de lágrimas. Esas palabras y recibir su bendición me dieron la seguridad de que un día sería libre. Sus palabras me conmovieron. Me dijo que un día sería libre y es lo que pasó. Las oraciones que tus padres hacen por ti terminan cumpliéndose".

La madre de Asia Bibi murió hace ocho años, estando ella en prisión. Con su padre, que sigue en Pakistán, pudo hablar dos veces el día en que salió de la cárcel, pero luego no ha sido posible, aunque tiene noticias de él a través de su hermano.

La conversación concluye con el deseo de "una larga vida para nuestros dos Papas” y de que "otro Papa de esta grandeza, de esta envergadura, dirija nuestra Iglesia, que bendiga y guíe a nuestra Iglesia y que nuestra Iglesia sea estable y firme. La oración de nuestros mayores es muy importante para que nos acompañen".

Por último, dirige un mensaje a quienes la escuchen: "El mensaje que puedo dar es que no perdáis el valor, que hay que ser fuerte y estable porque en la vida hay muchas pruebas. Y os animo a no abandonar nunca vuestra fe”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA