Sábado, 25 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Ángelus: la misión de la Iglesia es «llevar la ternura de Dios a la humanidad sufriente»

El Papa Francisco saluda desde el balcón después del Angelus de hoy
El Papa Francisco saluda desde el balcón después del Angelus de hoy

ReL

El Papa Francisco, en la oración mariana del Ángelus de hoy, subrayó que “la realidad que estamos viviendo en todo el mundo a causa de la pandemia hace particularmente actual este mensaje”, puesto que se trata de la primera sanación física que nos cuenta el evangelista Marcos, y en la que se relata la sanación, “por parte de Jesús, de la suegra de Pedro y después de tantos otros enfermos y sufrientes que se agolpaban junto a Él”, informa la agencia de noticias de la Santa Sede Vatican News.

Un acto de dulzura

El Papa nos llama la atención sobre la escena narrada: “La mujer se encontraba en la cama con fiebre; la actitud y el gesto de Jesús con ella son emblemáticos: ‘Se acercó y, tomándola de la mano, la levantó’. Hay mucha dulzura en este sencillo acto, que parece casi natural: ‘La fiebre la dejó y ella se puso a servirles”.

Seguidamente ha afirmado: “El poder sanador de Jesús no encuentra ninguna resistencia; y la persona sanada retoma su vida normal, pensando enseguida en los otros y no en sí misma -y esto es significativo, ¡es signo de verdadera salud!”. Y el Papa ha añadido: “Ese día era un sábado. La gente del pueblo esperaba el anochecer y después, terminada la obligación del descanso, sale y lleva donde Jesús a todos los enfermos y los endemoniados”.

Los predilectos de Jesús

Francisco ha subrayado que “Jesús muestra su predilección por las personas que sufren en el cuerpo y en el espíritu: es la predilección del Padre, que Él encarna y manifiesta con obras y palabras”. Y vuelve a llamarnos la atención sobre la acción de Jesús: “Sus discípulos han sido testigos oculares”, pero Jesús no los quiere como observadores, espectadores de su misión.

De aquí nace la fuerza de la misión: Jesús “les ha involucrado, les ha enviado, les ha dado también a ellos el poder de sanar a los enfermos y de expulsar demonios”. Y esta misión ha proseguido en la vida de la Iglesia hasta el día de hoy, insiste Francisco.

La misión de la Iglesia es “llevar la ternura de Dios a la humanidad sufriente” y ésta no es “algo opcional, algo accesorio”, forma parte integrante de la misión de la Iglesia, “como lo era la de Jesús”.

El Papa también ha recordado que dentro de unos días, el 11 de febrero, se realizará la Jornada Mundial del Enfermo, “instituida por San Juan Pablo II, quien ha donado a la Iglesia también la Carta Apostólica Salvifici doloris, sobre el sentido cristiano del sufrimiento humano (11 de febrero 1984)”.

Actualidad de este mensaje

El Papa ha hecho notar que “la realidad que estamos viviendo en todo el mundo a causa de la pandemia hace particularmente actual este mensaje. La voz de Jacob, que resuena en la Liturgia de hoy, una vez más se hace intérprete de nuestra condición humana, tan alta en la dignidad y al mismo tiempo tan frágil. Frente a esta realidad, siempre surge en el corazón la pregunta: ¿Por qué?”.

El Obispo de Roma ha puesto en evidencia que “Jesús, Verbo Encarnado, responde a este interrogante no con una explicación, sino con una presencia de amor que se inclina, que toma de la mano y hace levantarse, como hizo con la suegra de Pedro. Agacharse para levantar a la otra persona. No olvidemos que la única forma permitida, la única forma permitida de mirar hacia abajo a una persona es cuando se le tiende la mano para ayudarla a levantarse. La única. Y esa es la misión que Jesús confió a la Iglesia. El Hijo de Dios manifiesta su Señorío no ‘de arriba hacia abajo’, no en la distancia, sino en la cercanía, en la ternura, en la compasión”.

Francisco ha vuelto a subrayar: “La cercanía, la ternura, la compasión, son el estilo de Dios. Dios se hace cercano y está cerca con ternura y compasión (…) La compasión de Jesús, la cercanía de Dios en Jesús es el estilo de Dios”.

¿De qué se nutre la compasión?

Francisco ha subrayado que “el Evangelio de hoy nos recuerda también que esta compasión tiene sus raíces en la íntima relación con el Padre: antes del alba y después del anochecer, Jesús se apartaba y permanecía solo para rezar. De allí sacaba la fuerza para cumplir su ministerio, predicando y sanando. Que la Virgen Santa nos ayude a dejarnos sanar por Jesús -siempre lo necesitamos, todos- para poder ser a su vez testigos de la ternura sanadora de Dios”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda