Sábado, 07 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Francisco ha querido exhortarles y animarles con motivo de la festividad del Cura de Ars

Carta del Papa a todos los sacerdotes: «Agradezco vuestro valiente ejemplo en momentos turbulentos»

La carta del Papa la ha escrito con motivo de la festividad del Cura de Ars, patrono de los párrocos
La carta del Papa la ha escrito con motivo de la festividad del Cura de Ars, patrono de los párrocos

Javier Lozano / ReL

Con motivo de la festividad de San Juan María Vianney, el Cura de Ars, patrono universal de los párrocos, que se celebra este domingo, el Papa Francisco ha querido escribir una carta dirigida a todos los sacerdotes del mundo.

En su escrito, el Santo Padre dirige estas palabras a los sacerdotes, que “como el Cura de Ars, trabajan en la ‘trinchera’, llevan sobre sus espaldas el peso del día y del calor y, expuestos a un sinfín de situaciones, ‘dan la cara’ cotidianamente y sin darse tanta importancia, a fin de que el Pueblo de Dios esté cuidado y acompañado”.

Los sacerdotes –escribe el Papa- “tantas veces, de manera desapercibida y sacrificada, en el cansancio o la fatiga, la enfermedad o la desolación, asumen la misión como servicio a Dios y a su gente e, incluso con todas las dificultades del camino, escriben las páginas más hermosas de la vida sacerdotal”.

Dolor, gratitud, ánimo y alabanza

En la carta, el Papa destaca cuatro palabras con las que estructura esta exhortación a las decenas de miles de sacerdotes: dolor, gratitud, ánimo y alabanza.

Resultado de imagen de papa francisco sacerdotes

Sobre la primera de estas palabras, dolor, Francisco, recuerda que “en estos últimos tiempos hemos podido oír con mayor claridad el grito, tantas veces silencioso y silenciado, de hermanos nuestros, víctimas de abusos de poder, conciencia y sexual por parte de ministros ordenados”.

Este dolor no es indiferente tampoco a los presbíteros. Así lo pude constatar en las diferentes visitas pastorales tanto en mi diócesis como en otras donde tuve la oportunidad de mantener encuentros y charlas personales con sacerdotes. Muchos de ellos me manifestaron su indignación por lo sucedido, y también cierta impotencia, ya que además del ‘desgaste por la entrega han vivido el daño que provoca la sospecha y el cuestionamiento, que en algunos o muchos pudo haber introducido la duda, el miedo y la desconfianza’”, escribe el Pontífice.

"Valiente y constante ejemplo"

De este modo, Francisco señala que “sin negar y repudiar el daño causado por algunos hermanos nuestros sería injusto no reconocer a tantos sacerdotes que, de manera constante y honesta, entregan todo lo que son y tienen por el bien de los demás y llevan adelante una paternidad espiritual capaz de llorar con los que lloran; son innumerables los sacerdotes que hacen de su vida una obra de misericordia en regiones o situaciones tantas veces inhóspitas, alejadas o abandonadas incluso a riesgo de la propia vida. Reconozco y agradezco vuestro valiente y constante ejemplo que, en momentos de turbulencia, vergüenza y dolor, nos manifiesta que Ustedes siguen jugándose con alegría por el Evangelio”.

“El señor está purificando a su Esposa y nos está convirtiendo a todos a Sí. Nos permite experimentar la prueba para que entendamos que sin Él somos polvo. Nos está salvando de la hipocresía y de la espiritualidad de las apariencias. Está soplando su Espíritu para devolver la belleza a su Esposa sorprendida en flagrante adulterio”, añade.

No perder la memoria agradecida

La segunda palabra de la carta del Papa es la “gratitud”. Francisco explica en este caso que “en momentos de tribulación, fragilidad, así como en los de debilidad y manifestación de nuestros límites, cuando la peor de todas las tentaciones es quedarse rumiando la desolación fragmentando la mirada, el juicio y el corazón, en esos momentos es importante —hasta me animaría a decir crucial— no sólo no perder la memoria agradecida del paso del Señor por nuestra vida, la memoria de su mirada misericordiosa que nos invitó a jugárnosla por Él y por su Pueblo, sino también animarse a ponerla en práctica y con el salmista poder armar nuestro propio canto de alabanza porque ‘eterna es su misericordia’”.

El agradecimiento –explica- siempre es un “arma poderosa”. Por ello, afirma que “sólo si somos capaces de contemplar y agradecer concretamente todos los gestos de amor, generosidad, solidaridad y confianza, así como de perdón, paciencia, aguante y compasión con los que fuimos tratados, dejaremos al Espíritu regalarnos ese aire fresco capaz de renovar (y no emparchar) nuestra vida y misión”.

Resultado de imagen de papa francisco sacerdotes

Francisco agradece también a los sacerdotes su fidelidad con los compromisos contraídos. “Es todo un signo que, en una sociedad y una cultura que convirtió ‘lo gaseoso’ en valor, existan personas que apuesten y busquen asumir compromisos que exigen toda la vida”, añade.

Renovar el ánimo sacerdotal

Igualmente, les agradece la alegría con la que han sabido entregar sus vidas mostrando “un corazón que con los años luchó y lucha para no volverse estrecho y amargo y ser, por el contrario, cotidianamente ensanchado por el amor a Dios y a su pueblo; un corazón que, como al buen vino, el tiempo no lo ha agriado, sino que le dio una calidad cada vez más exquisita; porque ‘eterna es su misericordia’”.

Agradece también la carta la búsqueda de los sacerdotes por fortalecer los vínculos de fraternidad y amistad con el presbiterio y el obispo. También por su testimonio de perseverancia y “aguante”. Y sobre todo por “celebrar diariamente la Eucaristía y apacentar con misericordia en el sacramento de la reconciliación, sin rigorismos ni laxismos, haciéndose cargo de las personas y acompañándolas en el camino de conversión hacia la vida nueva que el Señor nos regala a todos”.

La tercera palabra central de la carta de Francisco es “ánimo”.  Afirma que su deseo “es acompañarlos a renovar nuestro ánimo sacerdotal, fruto ante todo de la acción del Espíritu Santo en nuestras vidas. Frente a experiencias dolorosas todos tenemos necesidad de consuelo y de ánimo. La misión a la que fuimos llamados no entraña ser inmunes al sufrimiento, al dolor e inclusive a la incomprensión; al contrario, nos pide mirarlos de frente y asumirlos para dejar que el Señor los transforme y nos configure más a Él”.

Cuidado con la "tristeza dulzona"

Un buen “test” para conocer como está cada corazón de pastor es preguntarse cómo se enfrenta  al dolor. “Desilusionados con la realidad, con la Iglesia o con nosotros mismos, podemos vivir la tentación de apegarnos a una tristeza dulzona, que los padres de Oriente llamaban acedia. El card. Tomáš Špidlík decía: ‘Si nos asalta la tristeza por cómo es la vida, por la compañía de los otros, porque estamos solos… entonces es porque tenemos una falta de fe en la Providencia de Dios y en su obra. La tristeza […] paraliza el ánimo de continuar con el trabajo, con la oración, nos hace antipáticos para los que viven junto a nosotros. Los monjes, que dedican una larga descripción a este vicio, lo llaman el peor enemigo de la vida espiritual’’.

Resultado de imagen de papa  sacerdotes

"Hermanos –exhorta el Papa- cuando esa tristeza dulzona amenace con adueñarse de nuestra vida o de nuestra comunidad, sin asustarnos ni preocuparnos, pero con determinación, pidamos y hagamos pedir al Espíritu que ‘venga a despertarnos, a pegarnos un sacudón en nuestra modorra, a liberarnos de la inercia. Desafiemos las costumbres, abramos bien los ojos, los oídos y sobre todo el corazón, para dejarnos descolocar por lo que sucede a nuestro alrededor y por el grito de la Palabra viva y eficaz del Resucitado’”.

Francisco insiste en repetir a los sacerdotes que “todos necesitamos del consuelo y la fortaleza de Dios y de los hermanos en tiempos difíciles”. “Reconozcamos nuestra fragilidad, sí; pero dejemos que Jesús la transforme y nos lance una y otra vez a la misión. No nos perdamos la alegría de sentirnos ‘ovejas’, de saber que él es nuestro Señor y Pastor”, añade el Papa

Contemplar a María

Por último, el Papa Francisco habla de la “alabanza”. Afirma que “es imposible hablar de gratitud y ánimo sin contemplar a María. Ella, mujer de corazón traspasado nos enseña la alabanza capaz de abrir la mirada al futuro y devolver la esperanza al presente. Toda su vida quedó condensada en su canto de alabanza que también somos invitados a entonar como promesa de plenitud”.

Mirar a María es volver ‘a creer en lo revolucionario de la ternura y del cariño. En ella vemos que la humildad y la ternura no son virtudes de los débiles sino de los fuertes, que no necesitan maltratar a otros para sentirse importantes’”, agrega.

De este modo, el Papa recomienda que si alguna vez la mirada comienza a endurecerse o asoma la apatía “no tengamos miedo de contemplar a María y entonar su canto de alabanza”.

Que la gratitud despierte la alabanza

“Si alguna vez nos sentimos tentados de aislarnos y encerrarnos en nosotros mismos y en nuestros proyectos protegiéndonos de los caminos siempre polvorientos de la historia, o si el lamento, la queja, la crítica o la ironía se adueñan de nuestro accionar sin ganas de luchar, de esperar y de amar… miremos a María para que limpie nuestra mirada de toda ‘pelusa’ que puede estar impidiéndonos ser atentos y despiertos para contemplar y celebrar a Cristo que Vive en medio de su Pueblo”, recalca el Pontífice.

Para acabar su carta, Francisco recuerda a los sacerdotes que “dejemos que sea la gratitud lo que despierte la alabanza y nos anime una vez más en la misión de ungir a nuestros hermanos en la esperanza. A ser hombres que testimonien con su vida la compasión y misericordia que sólo Jesús nos puede regalar”.

Aquí puede leer la carta íntegra del Papa Francisco a los sacerdotes

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA