Lunes, 04 de julio de 2022

Religión en Libertad

El odio a la infancia

Mónica Oltra.
Mónica Oltra, dirigente de la coalición de extrema izquierda Compromís, vicepresidenta de la Generalitat Valenciana que preside el socialista Ximo Puig y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, ha sido imputada por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, por indicios de encubrimiento de los abusos sexuales de su ex marido sobre una menor de edad tutelada por la propia Comunidad Valenciana, delito por el que fue condenado a cinco años de prisión.

por Juan Manuel de Prada

Opinión

El culebrón protagonizado por Mónica Oltra no es más que una maniobra de distracción. Detrás de este banal episodio, lanzado para estimular la demogresca, se esconde la institucionalización de un crimen nefando. Los 'centros de menores', como las escuelas, se han convertido en corruptorios oficiales donde los depravados pueden realizar impunemente sus anhelos más perversos.

Y todo esto está ocurriendo con la alegre indiferencia de una sociedad enferma que ha decidido entregar sus hijos a una chusma que envilece su inocencia, que les arrebata todo vestigio de pudor, que desnaturaliza su sexualidad balbuciente, que los 'libera' de todo tipo de inhibiciones, para poder profanarlos más fácilmente.

¿Cómo puede explicarse este bestial odio a la infancia? La explicación teológica que nos brinda el Génesis (la «eterna enemistad» que los hijos del demonio profesan a la descendencia de la mujer) no puede ser más sencilla e irrebatible; pero a nuestra época la teología le suena a sánscrito. Chesterton nos advertía que, cuando se trata la sexualidad como cosa inocente y natural –como el comer o el dormir–, sólo se consigue que todas las demás cosas inocentes y naturales se empapen y manchen de sexualidad.

Para evitar que la sexualidad lo manche y empape todo, se deben fortalecer los frenos morales que la encauzan y favorecer aquellas instituciones que actúan como 'remedio de la concupiscencia'. Pero cuando se liberan todos los frenos y tales instituciones son destruidas, la concupiscencia se dirige inevitablemente contra la infancia. Y este desvío no es expresión, como pretenden los cretinos, de una perturbación que aflige a cuatro monstruos (a ser posible con sotana); es fruto del clima creado por una ideología criminal que se funda en la disolución de todos los vínculos, en la remoción de todos los frenos morales, en el escarnecimiento de todas las virtudes, en la concesión de sucesivos derechos de bragueta y, en fin, en la instauración de una religión erótica que, a la vez que exalta la lujuria, prohíbe la fecundidad. ¿Y quién puede satisfacer el culto a esa religión mejor que un niño?

Pero estos hijos del demonio, después de aniquilar la comunidad y la familia, se proponen, para poder perpetrar más fácilmente sus crímenes contra la infancia, destruir la propia naturaleza humana, pretendiendo que menores que no han alcanzado un desarrollo orgánico ni intelectual tengan en cambio conciencia de su 'identidad' sexual. Con lo que pretenden 'normalizar' las aberraciones más turbias; pues si en la escuela se les explican las 'diversas identidades de género' cuando apenas alcanzan los seis años, si se les imparten talleres de masturbación cuando apenas cuentan diez, si se los invita a hormonarse y mutilarse, ¿por qué no habrían de tener relaciones 'consentidas' con adultos?

Nuestros hijos están siendo triturados por aquella «eterna enemistad» de la que nos habla el Génesis. Y, mientras tanto, nos entretenemos con los culebrones que nos ofrece la demogresca.

Publicado en ABC.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda