Lunes, 26 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Desafíos y retos


Se ha­bla de que nos en­con­tra­mos no sólo al bor­de de un cam­bio de épo­ca, sino que nos en­con­tra­mos ya en una nue­va épo­ca, o al me­nos en sus um­bra­les –qui­zá se­ría más acer­ta­do–. No sólo en Es­pa­ña, sino tam­bién en Eu­ro­pa, tam­bién en el mun­do en­te­ro.

Se­gu­ra­men­te que es así, de he­cho son bas­tan­tes las coin­ci­den­cias que se dan por do­quier para que sean pura ca­sua­li­dad ta­les coin­ci­den­cias: por ejem­plo al­gu­nas ideo­lo­gías que es­tán im­po­nién­do­se en to­das las par­tes. Todo hace pen­sar que es­tán ac­tuan­do fuer­zas ocul­tas y no tan ocul­tas que pla­nean un “nue­vo or­den mun­dial” obra de una in­ge­nie­ría so­cial que afec­ta a mu­chas fuer­zas so­cia­les que se plie­gan a ese nue­vo or­den.

Lo de Eu­ro­pa y lo Es­pa­ña re­sul­ta bas­tan­te cla­ro. Por re­fe­rir­nos a Es­pa­ña. Exis­te, des­de tiem­po atrás, un in­ne­ga­ble pro­yec­to de gran al­can­ce en va­lo­res cul­tu­ra­les y, por tan­to, ideo­ló­gi­cos que pue­dan de­fi­nir la iden­ti­dad so­cial, his­tó­ri­ca de la Es­pa­ña mo­der­na por mu­cho tiem­po, pa­sa­da ya o de­ja­da una “pri­me­ra” tran­si­ción, con­si­de­ra­da por al­gu­nos gru­pos in­flu­yen­tes como su­pe­ra­da e in­su­fi­cien­te, y lla­ma­da a una nue­va o se­gun­da tran­si­ción. Este pro­yec­to no es nue­vo ni ex­clu­si­vo nues­tro, sino que tie­ne pre­ten­sio­nes de al­gu­na ma­ne­ra de uni­ver­sa­li­dad, y está fa­vo­re­ci­do por po­de­res, no siem­pre iden­ti­fi­ca­bles, pero reales.

Hay pro­yec­tos que no los ha­ce­mos no­so­tros, sino que se nos dan he­chos, y de al­gu­nas ma­ne­ras se nos im­po­nen, a ve­ces por fuer­zas ocul­tas o im­per­so­na­les, pero reales y muy bien or­ques­ta­das. Ese pro­yec­to pa­re­ce, o se atis­ba por par­te de esas fuer­zas, el que se in­ten­ta que se dé en Es­pa­ña, den­tro de un Nue­vo Or­den In­ter­na­cio­nal o Mun­dial. El pro­yec­to, ade­más de re­cla­mar una nue­va tran­si­ción, en Es­pa­ña pa­re­ce que, en al­gu­nos y por al­gu­nos, re­cla­ma tam­bién cam­bios sus­tan­cia­les y sub­ver­ti­do­res en la es­truc­tu­ra so­cial y cul­tu­ral vi­gen­te.

Con el pro­yec­to se tra­ta de im­pul­sar o pro­se­guir una, lla­me­mos, re­vo­lu­ción cul­tu­ral, que úl­ti­ma­men­te se pre­ten­de ra­di­ca­li­zar y ace­le­rar par­ti­cu­lar­men­te en Es­pa­ña. Pien­so que no es pri­va­ti­vo de Es­pa­ña, aun­que Es­pa­ña sea uti­li­za­da como un es­ce­na­rio pri­vi­le­gia­do e “in­flu­yen­te”. Así, con pre­ten­sio­nes de una cier­ta uni­ver­sa­li­dad, se po­ten­cia al mis­mo tiem­po una in­me­dia­ta y cla­ra re­per­cu­sión en His­pa­noa­mé­ri­ca. El pro­yec­to res­pon­de a una con­cep­ción ideo­ló­gi­ca ba­sa­da en una rup­tu­ra an­tro­po­ló­gi­ca ra­di­cal y que, a mi en­ten­der, se asien­ta so­bre al­gu­nos pi­la­res bá­si­cos e in­ter­re­la­cio­na­dos: el re­la­ti­vis­mo mo­ral, pre­sen­ta­do, en­tre otras co­sas, como “ex­ten­sión de de­re­chos”, de nue­vos de­re­chos, e in­se­pa­ra­ble de una con­cep­ción del hom­bre como li­ber­tad om­ní­mo­da y de una rup­tu­ra con la tra­di­ción; el lai­cis­mo, que poco tie­ne que ver con una sana “lai­ci­dad” del Es­ta­do y de la so­cie­dad; y la ideo­lo­gía de gé­ne­ro, pre­sen­ta­da como “igual­dad y no dis­cri­mi­na­ción” pero ca­mu­flan­do u ocul­tan­do la car­ga de pro­fun­di­dad y de des­truc­ción hu­ma­na que com­por­ta.

Se pre­sen­ta, a su vez, como un pro­yec­to de “mo­der­ni­za­ción de Es­pa­ña y de otros paí­ses”. Usa ideas fuer­za y ter­mi­no­lo­gía “ta­lis­mán”: paz, mo­der­ni­dad, igual­dad, an­ti­co­rrup­ción, ex­ten­sión de de­re­chos… Es mu­cho más que un pro­yec­to ex­clu­si­va­men­te le­gis­la­ti­vo. Es tam­bién, so­cial, po­lí­ti­co y cul­tu­ral: cam­bios le­gis­la­ti­vos, cam­bios so­cia­les, cam­bios cul­tu­ra­les, cam­bios es­truc­tu­ra­les, in­clu­so nue­vas “cons­ti­tu­cio­nes”, fi­na­li­zar el sis­te­ma vi­gen­te. Tra­ta de trans­for­mar la reali­dad so­cial y cul­tu­ral de Es­pa­ña o de esos otros paí­ses, pero tam­bién su iden­ti­dad. Cuen­ta con apo­yo me­diá­ti­co y con una red de or­ga­ni­za­cio­nes afi­nes y mi­ma­das. En­cuen­tra, se diga o no se diga, en la Igle­sia ca­tó­li­ca como re­fe­ren­te y en la fa­mi­lia como trans­mi­sor de un poso de va­lo­res, sus prin­ci­pa­les obs­tácu­los. Se tra­ta, en sín­te­sis, de un pro­yec­to de trans­for­ma­ción de una nue­va so­cie­dad, con una nue­va lec­tu­ra de la his­to­ria, con nue­vas per­so­nas y nue­va men­ta­li­dad que asu­man con nor­ma­li­dad el lai­cis­mo, el re­la­ti­vis­mo y la ideo­lo­gía de gé­ne­ro como pi­la­res; que im­plan­ten nue­vas le­yes “so­cia­les”; que ex­pul­sen a la Igle­sia del es­pa­cio so­cial, so­bre todo del cam­po edu­ca­ti­vo; un pro­yec­to no “lo­cal”, sino uni­ver­sal; y con un nue­vo or­den.

¿Qué ha­cer ante esto? Ser proac­ti­vos y tra­ba­jar en de­fen­sa del hom­bre, de la per­so­na, de lo hu­mano, del bien co­mún, in­se­pa­ra­ble de la per­so­na y tan ol­vi­da­do en el ám­bi­to so­cial y po­lí­ti­co, y pro­pi­ciar una “me­mo­ria”, que con­ser­va y trans­mi­te la ver­dad de lo que so­mos y que trae fu­tu­ro, no di­vi­sión ni rup­tu­ras. Es ne­ce­sa­rio ser lú­ci­dos y es­tar aten­tos a lo que nos lle­ga. Y la lu­ci­dez ha de lle­var­nos a ha­blar y ha­blar­nos con fran­que­za, con amis­tad ha­cia to­dos y sin ex­clu­sio­nes.

Por mi par­te, así lo ven­go ha­cien­do des­de hace tiem­po: de­ja­ría de ser yo si no lo hi­cie­ra. Se­gui­ré ha­cién­do­lo como hijo fiel de la Igle­sia y con el or­gu­llo de ser cris­tiano que acep­ta a to­dos, quie­re a to­dos, res­pe­ta a to­dos y de­fien­de al hom­bre, como ex­pre­sión de la glo­ria de Dios; con una exi­gen­cia: que me res­pe­ten, que res­pe­ten mis fir­mes con­vic­cio­nes que pien­so, que son con­vic­cio­nes de Igle­sia. Siem­pre he in­ten­ta­do ha­blar y ha­bla­ré como hom­bre de fe, guia­do por la Pa­la­bra, que no está en­ca­de­na­da, con li­ber­tad y como hom­bre de mi tiem­po, fiel a mi con­cien­cia. Y dado que la fe que me ani­ma, orien­ta y mue­ve no es úni­ca­men­te para vi­vir­la en el in­te­rior de la con­cien­cia y en la es­fe­ra pri­va­da, sino que es exi­gen­cia de la na­tu­ra­le­za de esa fe, in­se­pa­ra­ble de la ra­zón, que ha de pro­yec­tar­se so­bre la ciu­dad te­rre­na, ofrez­co a quien me quie­ra es­cu­char lo que a mi mo­des­to en­ten­der pue­do apor­tar, des­de mi con­di­ción pro­pia de obis­po, en esta hora cru­cial que vi­vi­mos.

Ten­go en la tras­tien­da de mi ser y de mi ac­tuar, y como ca­ña­ma­zo de fon­do, el Con­ci­lio Va­ti­cano II, cuyo pri­mer do­cu­men­to apro­ba­do fue el de la li­tur­gia, y que cul­mi­nó prác­ti­ca­men­te con la cons­ti­tu­ción pas­to­ral so­bre la Igle­sia en el mun­do ac­tual: todo el Con­ci­lio está en­ca­mi­na­do a re­no­var la Igle­sia y la so­cie­dad, con la que com­par­te go­zos y es­pe­ran­zas. Con la sen­ci­llez de quien no pre­ten­de im­po­ner ni juz­gar a na­die, y me­nos aún de ex­cluir o re­cha­zar, con el gozo de la hu­mil­dad –que en ex­pre­sión te­re­sia­na es “ca­mi­nar en ver­dad”–, tra­ta­ré siem­pre de ofre­cer mi vi­sión ante reali­da­des de nues­tra his­to­ria –tam­bién la de hoy, de nues­tros días–, tra­ta­ré por en­ci­ma de todo de ofre­cer el te­so­ro que he re­ci­bi­do en el in­te­rior de la Igle­sia y su Tra­di­ción –no lo ocul­ta­ré ni lo si­len­cia­ré–, que es Je­su­cris­to, que tie­ne que ver con todo, a quien todo lo hu­mano le afec­ta y afec­ta a todo lo hu­mano: Je­su­cris­to, por­que no me per­te­ne­ce y es para to­dos, y que creo fir­me­men­te es la luz que ilu­mi­na los desa­fíos y re­tos de hoy.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA