Martes, 28 de enero de 2020

Religión en Libertad

Democracia y libertad religiosa


La iden­ti­dad cris­tia­na no es algo que haya de ocul­tar­se o en­mas­ca­rar­se. Esto su­pon­dría una in­fi­de­li­dad a Dios y un en­ga­ño a los de­más; ade­más de cons­ti­tuir una trai­ción al mis­mo sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, que se ve­ría en pe­li­gro.

El aten­ta­do con­tra la ca­pi­lla ca­tó­li­ca de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid, la pa­li­za dada a una mon­ja en Gra­na­da “por mon­ja”, y la mo­ción pre­sen­ta­da en el Con­gre­so de los Dipu­tados en or­den a mo­di­fi­car la Ley de Li­ber­tad Re­li­gio­sa por Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lu­nya, con un con­te­ni­do muy con­cre­to ideo­ló­gi­co, ade­más de otros múl­ti­ples sig­nos que se ob­ser­van y me­nu­dean úl­ti­ma­men­te más de lo que de­bie­ran en el pa­no­ra­ma es­pa­ñol, ha­cen sal­tar las alar­mas que avi­san de que al­gu­nos pa­re­ce que es­tán em­pe­ña­dos, en­tre otras co­sas, en po­ner en pe­li­gro la de­mo­cra­cia y la paz, y eli­mi­nar, por su­pues­to, la fe y la Igle­sia ca­tó­li­ca de la faz de la so­cie­dad es­pa­ño­la y su­pri­mir nues­tras raí­ces co­mu­nes.

Ante esto que nos su­ce­de es ne­ce­sa­rio y apre­mian­te ser lú­ci­dos y cla­ros y ad­ver­tir del pre­ci­pi­cio al que nos quie­ren lle­var al­gu­nos lai­cis­tas de pen­sa­mien­to úni­co, y una vez más y sin des­can­so re­co­no­cer y afir­mar con toda de­ci­sión y ver­dad que la base y fun­da­men­to de la de­mo­cra­cia es el res­pe­to, de­fen­sa y sal­va­guar­dia del de­re­cho de li­ber­tad re­li­gio­sa. Una de­mo­cra­cia sana y ver­da­de­ra ne­ce­si­ta el res­pe­to de este de­re­cho fun­da­men­tal en toda su ex­ten­sión, tan­to en el plano in­di­vi­dual como en el so­cial. Todo ello pre­su­po­ne una acep­ta­ción, no re­cor­ta­da ju­rí­di­ca­men­te, de la sig­ni­fi­ca­ción pú­bli­ca de la fe. Una de las tram­pas en que po­de­mos caer y una de las he­ri­das peo­res para la de­mo­cra­cia es pen­sar que la fe y la mo­ral es para una es­fe­ra in­te­rior y pri­va­da, pero no para la to­ta­li­dad de la exis­ten­cia y de los asun­tos hu­ma­nos.
 
En Es­pa­ña no po­de­mos se­pa­rar el he­cho de la im­plan­ta­ción de la de­mo­cra­cia del con­tex­to cul­tu­ral en el que se pro­du­ce: el de una se­cu­la­ri­za­ción ra­di­cal y el de una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción cul­tu­ral, no se­pa­ra­ble de ese hu­ra­cán de se­cu­la­ri­za­ción lai­cis­ta que ba­rrió la Es­pa­ña de los se­sen­ta y de los se­ten­ta, uni­do de he­cho a la im­plan­ta­ción de una in­di­fe­ren­cia re­li­gio­sa y de un ag­nos­ti­cis­mo como for­ma de vida. En este mar­co, a ve­ces se ha fal­sea­do la li­ber­tad re­li­gio­sa como si fue­se un pri­vi­le­gio y, con­si­guien­te­men­te, la con­jun­ción de cier­tos po­de­res se ha po­di­do ir des­li­zan­do pe­li­gro­sa­men­te ha­cia una im­po­si­ción om­ní­mo­da a nues­tra so­cie­dad de una par­ti­cu­lar ma­ne­ra de en­ten­der al hom­bre y al mun­do.
 
En la de­mo­cra­cia la no con­fe­sio­na­li­dad del Es­ta­do se plan­tea como una ga­ran­tía para el le­gí­ti­mo ejer­ci­cio de la li­ber­tad re­li­gio­sa y de las li­ber­ta­des de pen­sa­mien­to y de ex­pre­sión. La reali­dad em­pe­ro, en oca­sio­nes, pue­de ser muy otra. En no po­cas oca­sio­nes cier­tos po­de­res pú­bli­cos y me­diá­ti­cos pue­den ver­se ten­ta­dos por la ten­ta­ción de eri­gir­se en una ins­tan­cia éti­ca su­pe­rior, me­di­da úl­ti­ma de los con­te­ni­dos y for­mas de ejer­ci­cio de la li­ber­tad re­li­gio­sa. Apo­yán­do­se en la le­gí­ti­ma lai­ci­dad del Es­ta­do y en su acon­fe­sio­na­li­dad, al­gu­nos pa­re­cen pre­ten­der, de ma­ne­ra ocul­ta o ma­ni­fies­ta, sus­ti­tuir la fe y la vida re­li­gio­sa-mo­ral de la so­cie­dad, tal como ésta la ha sen­ti­do y ex­pre­sa­do a lo lar­go de los si­glos y como la sien­te y ex­pre­sa to­da­vía hoy, por idea­les cul­tu­ra­les o éti­co-po­lí­ti­cos pro­pues­tos y pro­pa­ga­dos por ins­tan­cias pú­bli­cas o de po­der cul­tu­ral lai­cis­tas.
 
Es más, las ma­ni­fes­ta­cio­nes an­ti­rre­li­gio­sas, me­jor y más exac­to, an­ti­cris­tia­nas o an­ti­ca­tó­li­cas, con cier­ta fre­cuen­cia, se han mul­ti­pli­ca­do en cier­tos me­dios o en otros ám­bi­tos; esto cier­ta­men­te no es sólo per­vi­ven­cia de un an­ti­cle­ri­ca­lis­mo tras­no­cha­do; re­fle­ja, más bien, una men­ta­li­dad que se ha ins­ta­la­do en cier­tos po­de­res y que, des­de la más es­tric­ta in­to­le­ran­cia y ac­ti­tud an­ti­de­mo­crá­ti­ca, re­cha­zan lo re­li­gio­so y cris­tiano en toda su den­si­dad y tra­tan de im­po­ner un nue­vo con­fe­sio­na­lis­mo so­cial se­cu­la­ris­ta y lai­cis­ta, por su­pues­to an­ti­de­mo­crá­ti­co y an­ti­cons­ti­tu­cio­nal.
 
Ver­da­de­ra de­mo­cra­cia
La ver­da­de­ra de­mo­cra­cia exi­ge que la li­ber­tad de to­dos sea res­pe­ta­da, de modo que las per­so­nas y gru­pos pue­dan vi­vir con­for­me a sus ideas y creen­cias, y ofre­cer a los de­más lo me­jor de cada uno, sin ejer­cer vio­len­cia so­bre na­die. La to­le­ran­cia, el res­pe­to y la com­pren­sión, exi­gi­bles a to­dos en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca, no pue­den con­fun­dir­se con la in­di­fe­ren­cia o el es­cep­ti­cis­mo o el re­la­ti­vis­mo.

La Igle­sia y los ca­tó­li­cos no pue­den ser es­pec­ta­do­res pa­si­vos. Es­tán obli­ga­dos a ma­ni­fes­tar­se y ac­tuar en la vida pú­bli­ca, en la cul­tu­ra, en los di­fe­ren­tes cam­pos de la vida y de las re­la­cio­nes so­cia­les, de acuer­do con sus con­vic­cio­nes, y de­ben exi­gir que és­tas sean res­pe­ta­das. La iden­ti­dad cris­tia­na no es algo que haya de ocul­tar­se o en­mas­ca­rar­se. Esto su­pon­dría una in­fi­de­li­dad a Dios y un en­ga­ño a los de­más; ade­más de cons­ti­tuir una trai­ción al mis­mo sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, que se ve­ría en pe­li­gro. La Igle­sia, como su Maes­tro, Je­sús, ha de dar tes­ti­mo­nio de la ver­dad: para eso está, edi­fi­ca­da so­bre la roca de la ver­dad, Cris­to. Todo lo con­tra­rio de al­gu­nas for­mas de pen­sa­mien­to que se pre­ten­de im­po­ner, es­tán edi­fi­ca­das so­bre la are­na de la men­ti­ra, como su­ce­dió con el na­zis­mo o el mar­xis­mo-le­ni­nis­mo de re­gí­me­nes co­mu­nis­tas.
 
Una sana de­mo­cra­cia, al cons­ti­tuir la li­ber­tad re­li­gio­sa uno de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la per­so­na, exi­ge la con­si­de­ra­ción po­si­ti­va de esta li­ber­tad re­li­gio­sa como un va­lor no a res­trin­gir sino a pro­mo­ver, sin más lí­mi­tes que la ga­ran­tía de la con­vi­ven­cia so­cial del or­den pú­bli­co y el cui­da­do de que se res­pe­ten, en la pers­pec­ti­va del bien co­mún to­dos los de­re­chos fun­da­men­ta­les de la per­so­na. Los po­de­res pú­bli­cos, obli­ga­dos a fa­vo­re­cer el ejer­ci­cio de la li­ber­tad de los ciu­da­da­nos, tie­nen que fa­vo­re­cer tam­bién po­si­ti­va­men­te el ejer­ci­cio de la li­ber­tad re­li­gio­sa, como un ele­men­to im­por­tan­te del bien co­mún y del bien in­te­gral de los ciu­da­da­nos.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA