Jueves, 18 de julio de 2024

Religión en Libertad

«Confía en Dios, que todo lo puede»... «recuerda que los errores se pueden redimir»...

10 enseñanzas de fe que todo adolescente debe escuchar de sus padres: «Busca alguien a quien servir»

Padre e hijo
Aunque parezca que los adolescentes no quieren escuchar, no es cierto, ellos están dispuestos a recibir buenas enseñanzas siempre que sean con autenticidad.

J. C. M

La adolescencia es posiblemente la edad más complicada de una persona. El cuerpo sufre cambios importantes y el espíritu muchas veces se vuelve indomable. Los hijos quieren liberarse de la protección de sus padres y a menudo rechazan todo lo que pueda venir de ellos. Las redes sociales, la pornografía o el bombardeo de género... hacen el resto.

Sin embargo, aunque pueda parecer que los adolescentes no quieren escuchar, esto no es cierto, ellos están dispuestos a recibir buenas enseñanzas siempre que sean con autenticidad. La web Crosswalk enumera 10  consejos desde la fe para que los hijos se puedan enfrentar al mundo que les toca vivir, recordando siempre que Dios está con ellos.

1. Tus decisiones de hoy... son importantes para el mañana 

Abraza el ahora, pero con el futuro en mente. Diviértete, pero recuerda que tus elecciones de hoy pueden afectar a tu mañana. Cosechar lo que uno siembra es una idea que aparece ya en Gálatas 6:7-9: 

"Lo que uno siembre, eso cosechará: el que siembre en su carne, de la carne cosechará corrupción; el que siembre en el espíritu, del espíritu cosechará vida eterna. No nos cansemos de obrar el bien; que a su tiempo nos vendrá la cosecha si no desfallecemos".

Pero, también es importante, que tu hijo sepa que "Dios hará una tierra y un cielo nuevos" (Apocalipsis). No como un "comamos y bebamos que mañana moriremos" (Corintios), sino que, aunque estés en una situación difícil, Él tiene poder para sacarte de donde estés, por oscuro que sea ese lugar.

2. Fuiste hecho a propósito... y para un propósito

Recuerda que eres valioso y tienes una misión. "Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas" (Efesios 2:10).

No dejes que el desánimo te diga lo contrario. No creas que no tienes nada que ofrecer. Dios te hizo a su imagen y semejanza, estás diseñado para su gloria y para una misión muy importante. Búscalo y Él te guiará.

Sigue tus gustos y tus intereses, pero siempre abierto a algo nuevo. A veces, Dios enciende un fuego distinto gracias a las palabras de otras personas. Si te sientes desanimado, confía en Dios para que te enseñe el camino. No te rindas, aguanta y persevera. Dios te va a guiar. 

3. Recuerda que estaré siempre para sostenerte

Estás aprendiendo a no necesitarme a mí. Estás desplegando tus alas para volar. Habrá momentos en los que te eleves y momentos en los que caigas. Puede que tú mismo te decepciones a ti mismo o que sientas que me estás decepcionando.

Tienes que saber que todavía estás aprendiendo y creciendo, y yo quiero ser esa pista suave donde puedas aterrizar. Dios dice que nada puede separarnos de su amor y yo te quiero acompañar. Aunque me enfade, soy ese lugar seguro para ti. Quiero conocer tus problemas y tus luchas, no para condenarte, sino para rezar por ti.

4. Que la Palabra de Dios sea tu arma

Cuando lo pases mal, o estés bien pero necesites a Dios, debes saber que su Palabra está viva, no es una historia pasada o un manual desactualizado. Es una carta de  amor de Dios para ti, porque Él quiere lo mejor para ti.

A menudo te parecerá aburrido leerla, y quizá te preguntes si la Palabra de Dios se aplica a tu vida. Debes saber que la Biblia tiene las respuestas para amar a los que te insultan, para poder estar en paz, para saber lo que hacer con la ansiedad o para descubrir qué significa la dignidad de un joven o de una mujer.

Adolescente"Tienes que saber que todavía estás aprendiendo y creciendo, y yo quiero ser esa pista suave donde puedas aterrizar".

5. Aprende a honrar a Dios todos los días 

Miqueas 6:8 ofrece tres pasos para aprender a honrar a Dios: amar su misericordia, actuar con justicia y caminar humildemente con Él.

¿Qué es la misericordia? La misericordia no es darle a alguien lo que se merece. ¿Ese "amigo" que te insultó por WhatsApp? Sería tan tentador contestarle, pero resiste. Elige la misericordia. Es para tu gloria... pasar por alto esas ofensas.

La justicia no es equidad, "ojo por ojo diente por diente". Es actuar correctamente siguiendo la justicia de Dios. Haz lo correcto a los ojos de Dios.

La humildad no es derrumbarse y pensar que uno no tiene nada que ofrecer. La humildad es reconocer que Dios es Dios y que nosotros no lo somos. Es rebajarnos ante Dios, admitir que Él sabe mucho más que nosotros.  

6. Solo podrás... si es gracias a Cristo

En este mundo, es tan tentador pensar que nos bastamos con nuestras propias fuerzas. Sin embargo, es Cristo el que nos hace poder afrontar los trámites más difíciles de la vida. Él te permite vislumbrar el futuro con valentía. Tu identidad se realiza cuando te das cuenta de que es Cristo el que te completa.

"Al que no conoció apecado, por nosotros le hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él" (2 Corintios 5:21). El mundo hará todo lo posible para que caigas, pero tienes que encontrar tu identidad en la de Cristo... con Él, tú también eres suficiente.

7. Procura tener cerca alguien a quien servir 

Este mundo tratará de decirte que la búsqueda de la felicidad por medio del placer es tu objetivo principal. Pero, la felicidad verdadera llega cuando servimos a los demás. Una de las mejores formas de dejar de compararse con la "felicidad" de los demás es encontrar a alguien a quien servir.

"Porque vosotros, hermanos, a la libertad habéis sido llamados; no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino para serviros por amor los unos a los otros" (Gálatas 5:13).

Podría ser en un comedor social o en algo tan simple como hablar con un amigo cada vez que te sientas con la necesidad de compararte. Servir a los demás nos saca de la trampa de pensar siempre en "mí". Llevar las cargas de los otros divide el trabajo. Celebrar con alguien multiplica las alegrías.

8. Intenta proteger siempre tu alma

Debes saber lo importante que es cuidar tu alma: con lo que ves, con lo que escuchas, con los amigos de los que te rodeas...

Proverbios 4:23 dice: "Guarda tu corazón con toda diligencia, porque de él mana la vida". De tu corazón fluye la vida, tus acciones reflejarán el tipo de vida que deseas. Debes poner en sintonía lo que sabes hacer y lo que realmente haces. 

9. Los errores se pueden redimir 

"El nos libró del poder de las tinieblas y nos trasladó al Reino del Hijo de su amor, en quien tenemos la redención: el perdón de los pecados" (Colosenses 1:13-14). Recuerda siempre que la gracia llega también hasta los errores.

Muchas veces buscas la independencia, tomas decisiones con consecuencias no deseadas y te gustaría retroceder en el tiempo para elegir un camino diferente. Que sepas que Dios te ha redimido, y convierte ese sufrimiento de los errores pasados en belleza.

Si una voz te susurra que has ido demasiado lejos y que has pasado el punto de no retorno, recuerda que la redención te está esperando. "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonarnos los pecados y para limpiarnos de toda maldad" (1 Juan 1:9).

10. Confía en Dios... que todo lo puede

Muchas veces queremos las respuestas ahora mismo. Queremos saber los próximos cincuenta pasos de nuestra vida, antes de empezar a dar uno. Sin embrago, vivir una vida para Dios implica aventura y suspenso. Nunca sabemos qué giros se pueden dar en nuestro camino.

Puedes ver aquí un vídeo de consejos para adolescentes. 

Y, cuando el camino se vuelva oscuro, recuerda que eres amado por el Dios que llama a cada estrella por su nombre y conoce cada cabello de tu cabeza. Confía en Él para guiar tus pasos. Recorre sus caminos y no tu propio entendimiento. Confía en el proceso de maduración y crecimiento que tiene pensado para ti.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda