Sábado, 20 de julio de 2024

Religión en Libertad

La Iglesia presbiteriana de Escocia, en deriva liberal y LGTB, pierde la mitad de sus fieles

Sally Foster, moderadora asamblea presbiteriana de Escocia
Sally Foster es la Moderadora de la Asamblea General de la Kirk escocesa en 2023

Pablo J. Ginés

La "Iglesia de Escocia", de teología calvinista y estructura presbiteriana (sin obispos, con presbíteros), que desde el siglo XVI, con John Knox, era absolutamente hegemónica en Escocia, ha perdido la mitad de sus fieles en los últimos 15 años.

Y no es por rigorismo o exigencia, sino más bien por lo contrario: asumiendo más y más las doctrinas mundanas, no ha atraído fieles. Además, los que tenía casi no tienen hijos y, por envejecimiento o deserción, sus congregaciones se vacían.

Es difícil encontrar una iglesia más "sinodal" que la Kirk (como la llaman en Escocia): sus doctrinas se deciden en su Asamblea General, votan su moderador general por unos pocos años, y sus grupos locales (presbiterios) también se votan. Las cifras de afiliación que declara la propia iglesia van claramente en bajada.

Año 2006: 504.000 fieles
Año 2010: 446.000 fieles
Año 2014: 380.164 fieles
Año 2017: 336.000 fieles
Año 2018: 325.695 fieles
Año 2021: 283.600 fieles
Año 2022: 270.300 fieles

Así, en poco más de 15 años, el número de fieles se ha reducido a casi la mitad.

Descenso fieles Iglesia de Escocia, presbiteriana y entregada a la ideología LGTB

Además, la media de edad de los fieles que acuden a las iglesias es de 62 años, según el informe de 2023 que prepara su comité Assembly Trustees.

Además, aunque desde 1968 esta iglesia cuenta con clero femenino y desde 2009 permite el clero declaradamente homosexual y no casto (o quizá precisamente por eso) no consiguen encontrar clero suficiente para sus comunidades. "Uno de cada tres cargos están vacantes y en toda Escocia disminuye el tamaño de cada congregación. Los ministros se jubilan y no se sustituyen en cantidad suficiente", dice el informe.

La Kirk mantiene unos 1.000 edificios eclesiales (muchos de los cuales fueron construidos antes del siglo XVI por la Iglesia Católica, confiscados por los protestantes). Pero en un domingo cualquiera solo acuden a ellos unos 45.000 fieles (tampoco consideran un precepto "bajo obligación" la asistencia todos los domingos). Con esas cifras, las estructuras son insostenibles.

En el vídeo, una de las sesiones de la Asamblea General de 2023 de la "Iglesia de Escocia".

 

Una iglesia que vota sus doctrinas: fechas

1960: la Kirk aprueba la anticoncepción;

1968: la Kirk decide que todos los ministerios y oficios están abiertos por igual a mujeres y hombres (clero femenino);

2009: la Asamblea General decide (por 326 a 267 votos) que está bien que Scott Rennie, homosexual en relación sexual declarada, no célibe ni casta, sea ministro de la Iglesia.

2013: la Kirk establece que las personas que mantienen relaciones homosexuales pueden ser ordenadas para el clero.

2016: el Parlamento escocés implanta el matrimonio gay civil en 2014, así que dos años después la Asamblea General de la Kirk aprueba que sus clérigos puedan contraer matrimonio gay (civil).

2022: en mayo, la Asamblea General de la Kirk aprueba (por 274 votos contra 136) que sus clérigos puedan celebrar con ritual "cristiano" "bodas" entre personas del mismo sexo.

Nada de todo eso ha servido ni para rejuvenecer a esta iglesia ni para atraer fieles. Una iglesia que fue hegemónica durante 5 siglos ha pasado a afrontar lo que podrían ser sus últimos años y con cifras diminutas.

La "comunión" presbiteriana en la Asamblea General de 2023: no cree en la Presencia Real, tampoco tiene valor sacramental desde el punto de vista católico ni ortodoxo. No se celebra cada semana, sino de vez en cuando, entre 3 veces al año y 1 vez al mes.

Cuando en Escocia sólo había 10 curas católicos (y clandestinos)

En 1750 apenas había en Escocia 10 curas católicos, todos clandestinos y perseguidos, y 16.500 católicos. Una normativa decía: "Si se encuentran papistas reunidos en una casa privada, y si en esa casa se encuentran vestiduras, manteles de altar, cuadros o artículos del culto papista, las personas detenidas deberán ser consideradas como celebrante o asistentes de la misa, e incurrirán en esa pena".

A finales del s.XVIII la cosa empeoró: los ingleses deportaron a Norteamérica o mataron a poblaciones enteras y quedaron menos de 5.000 católicos en toda Escocia, la mayoría en las islas occidentales de Uist y Barra. Sólo en 1793, ya casi sin católicos en Escocia, se permitió oficialmente la libertad de culto a los católicos que hiciesen un juramento de lealtad a la corona británica.

Pero la Historia da vueltas. Escocia recibió inmigración irlandesa católica en el s.XIX, y a finales del s.XX llegaron inmigrantes católicos de muchos países, especialmente de Polonia. El Censo de 2011 calculaba unos 800.000 católicos en Escocia. Los datos del Censo de 2021 aún no se han procesado, pero probablemente darán una cifra similar.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda