Viernes, 23 de octubre de 2020

Religión en Libertad

«Vemos cientos de tumbas excavadas en la tierra y ya no nos causa impresión», afirma un capellán

Stefano Dubini es capellán en un hospital de Bérgamo, una de las zonas más atacadas por el coronavirus
Stefano Dubini es capellán en un hospital de Bérgamo, una de las zonas más atacadas por el coronavirus

ReL

El capuchino Stefano Dubini es capellán del hospital Papa Juan XXIII de Bérgamo, en la región de Italia que más sufrió el coronavirus y que más fallecidos dejó. En esta ciudad se vieron las terribles imágenes de una larga fila de camiones del Ejército transportando féretros con personas fallecidas en una ciudad colapsada por el virus.

Este religioso no olvidará aquellas imágenes. “Nos impresionaron mucho, pero ahora parece que no nos impresiona ver lo que sucede en el resto del mundo. En India o en Brasil, donde se están viviendo situaciones más graves incluso que la que vivimos nosotros. Parece que ahora ‘es cosa suya’. Estamos viendo cientos de tumbas excavadas en la tierra. Y esto ya no nos causa impresión. El coronavirus es un problema planetario”, cuenta este capellán a Ángeles Conde en una entrevista con la revista Ecclesia.

Aún así, cree que sí que se ha aprendido algo de todo esto. “Hemos descubierto la palabra «juntos» gracias al esfuerzo de los médicos, los enfermeros, los voluntarios… El primer efecto de esta pandemia es habernos dado cuenta de que hemos sido demasiado individualistas. Pensábamos: ‘¿A mí me va bien?, pues ya está’. Pero nos debe ir bien a todos, si no, no se puede decir que las cosas vayan bien. Esto ha sido como un terremoto. Siguiendo la metáfora, esperemos que ahora se reconstruya sobre pilares sólidos. Es decir, pensando globalmente y actuando localmente desde la solidaridad”.

Además, el padre Dubini asegura que también “la restricción total de los contactos familiares hizo que muchas personas murieran solas y sin poder tener una palabra de consuelo. En este drama los médicos y enfermeros padecieron un enorme estrés emocional que se acumulaba día tras día. El efecto producido por la pandemia es, precisamente, haber dejado patente cómo este profundo sufrimiento de todos ante una muerte 'inaccesible' (por estas restricciones en las visitas) desmonta la idea de que hay que ocultar la muerte, alejarla de los más vulnerables y reservarla solo a los hospitales o lo más lejos posible de nosotros”.

Estando en el hospital recuerda el momento crítico. “Hubo una semana en concreto donde me di cuenta de que el personal sanitario estaba agotado al extremo. No tenían tregua. En muchas ocasiones se dieron de bruces con una realidad imposible porque no tenían ni recursos, ni material sanitario ni camas. Y esto ha sido muy, muy duro. En lo peor de la pandemia no nos podíamos ni acercar a ellos. Así que hicimos una especie de newsletter que mandábamos por e-mail cada noche, un mensaje inspirado en la Palabra de Dios y en la situación que estaban viviendo. Lo llamamos ‘Dios consuela a su pueblo’. Yo poco pude hacer salvo estar ahí. Cuando no se puede hacer nada, solo hay que estar cerca y escuchar la pena del otro. Hacerle saber que, de alguna manera, participas de su desgracia porque estos profesionales llevan consigo mucho sufrimiento”.

Y la pregunta que muchos se pueden hacer, ¿dónde estaba Dios? Este capellán asegura que “precisamente muchos enfermos han encontrado a Dios en los médicos y enfermeros que incluso han hecho de capellanes haciendo la señal de la cruz en sus frentes. Pero creo que la pregunta justa es ‘¿dónde estaba el ser humano?’. Vuelvo a aquellas palabras del Papa Francisco en la plaza de San Pedro el 27 de marzo: ‘En nuestro mundo, que Tú amas más que nosotros, hemos avanzado rápidamente, sintiéndonos fuertes y capaces de todo. Codiciosos de ganancias, nos hemos dejado absorber por lo material y trastornar por la prisa. No nos hemos detenido ante tus llamadas, no nos hemos despertado ante guerras e injusticias del mundo, no hemos escuchado el grito de los pobres y de nuestro planeta gravemente enfermo. Hemos continuado imperturbables, pensando en mantenernos siempre sanos en un mundo enfermo’.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA