Martes, 22 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Sacerdotes en hospitales, cementerios u hoteles medicalizados cuentan su experiencia

Capellanes en tiempo de pandemia: «He vivido muchas conversiones de personas que abandonaron la fe»

Los capellanes han dado su tiempo, esfuerzo, energías y hasta su vida si era necesario por los pacientes.
Los capellanes han dado su tiempo, esfuerzo, energías y hasta su vida si era necesario por los pacientes.

ReL

Sacerdotes de bata blanca, religiosos ataviados totalmente con equipos de protección individual que difícilmente les diferencian de médicos y enfermeros. Este ha sido el cuerpo de capellanes y sacerdotes que durante estas semanas se ha convertido en una unidad más para luchar contra el virus, en este caso desde una vertiente espiritual, confortando a enfermos y a sus familias, pero también a los propios sanitarios y otros profesionales que están en hospitales, cementerios u otras instalaciones.

Al inicio de la pandemia eran más de un centenar los capellanes que estaban al pie del cañón en los hospitales y otros cientos se les han unido estas semanas. Como consecuencia, son muchos los que también han tenido que dar un paso atrás al contagiarse, pero otros compañeros a su vez han dado un paso al frente para sustituirlos. Y los hay que no han querido salir ya del hospital para estar 24 horas disponibles para quien les necesite.

Una labor agradecida por las familias

Su presencia ha dado paz a médicos y pacientes, han acercado a Dios a otros muchos, han sido la presencia a la que acudir en momentos de dificultad pero también el enlace entre enfermos y sus familias. Su labor se ha multiplicado y muchas familias estarán para siempre agradecidas por el papel que han desempeñado estos sacerdotes.

En ABC, Laura Daniele ha hablado con cuatro de estos capellanes que han estado estas semanas en grandes hospitales públicos, en centros de cuidados paliativos, en el hospital de campaña que se levantó en IFEMA o participan en el Servicio Sacerdotal de Urgencias (Sarcu).

javier-langa

Javier Martín, pese a su juventud, tiene ya experiencia en esta atención urgente / Foto ABC

Un sacerdote para casos de urgencia

Precisamente, el padre Javier Martín Langa lleva un año y medio en el Sarcu y está ya totalmente habituado a vivir al lado de su teléfono móvil por si entra una llamada urgente. Junto a él cada día 40 sacerdotes están por las noches pendientes de alguna salida.

Este joven sacerdote asegura que “somos los guardianes que vigilan la diócesis de Madrid” y explica que “antes nos llamaban personas que necesitaban desahogarse pero ahora muchos son ancianos que están asustados porque sienten que les ha llegado la hora”. Cada noche acude a hospitales o residencias de ancianos, donde su mayor preocupación han sido los enfermos que mueren solos. “Nadie debería experimentar morir solo”, se lamenta.

“Uno de los momentos más duros ha sido ver cómo una abuela se despedía de sus hijos y de sus nietos a través de una videollamada. Fue desgarrador pero los cristianos sabemos que nos espera una vida mejor en el cielo”, afirma este religioso madrileño.

miguel-marquez

El padre Miguel Márquez está en uno de los hoteles céntricos de Madrid / ABC

Capellán en un hotel medicalizado

Por su parte, al carmelita descalzo Miguel Márquez la llegada del coronavirus le pilló en España por lo que rápidamente se puso a disposición de la Archidiócesis de Madrid para ayudar a los capellanes de los hospitales, que en ese momento se encontraban completamente desbordados. Y finalmente fue enviado a uno de los hoteles medicalizados que alberga a pacientes menos graves.

Su labor se desarrolla en el hotel Miguel Ángel, uno de los más conocidos e importantes de Madrid y que ahora alberga a 100 pacientes. Según este religioso, “la gente necesita romper los muros de la estrechez en la que están metidos. Muchos empiezan a hablarte de su enfermedad y terminan por contarte toda su vida”.

En su experiencia durante estas semanas, este carmelita descalzo señala que para algunas personas con las que ha tratado el virus “ha sido una oportunidad para descubrir que su vida no iba por buen camino pero a otros los ha hundido en la ansiedad y la tristeza”.

julian-nicolas

Este párroco tiene a su cargo el cementerio de Vicálvaro / ABC

La dura labor en los cementerios

Por su parte, al padre Julián Nicolás le ha tocado lidiar con la catástrofe del coronavirus en un cementerio. Como párroco de Santa María la Antigua tiene a su cargo el cementerio de Vicálvaro. Explica que “los enterramientos se han multiplicado por cuatro desde que se dictó el estado de alarma”.

Este párroco asegura que normalmente se producían entre ocho y diez enterramientos al mes en este pequeño cementerio, mientras que en abril han sido dos o tres… al día. “En mis 34 años de cura nunca había vivido una circunstancia así. Los escasos familiares que pueden acompañar a los finados, están abrumados por no haber podido atenderles en sus últimos días, y por no poder acompañarles con toda la familia en su último viaje”, asegura este sacerdote.

Muchas de las personas fallecidas eran fieles de su propia parroquia. “A algunos los saludé el último día antes del estado de alarma y a la semana siguiente los estábamos enterrando porque habían fallecido por Covid-19”, cuenta un emocionado sacerdote.

En este tiempo tan complicado, el padre Nicolás cree que la gente necesita afecto y compañía, pero a día de hoy es extremadamente complicado debido a las normas establecidas para evitar los contagios. Así que de momento dedica buena parte del día a llamar por teléfono a sus feligreses para asegurarse de que se encuentran bien.

fernando-aliaga

Fernando Aliaga ayuda al tránsito a los pacientes terminales con los que trata en este centro de cuidados paliativos / ABC 

Acompañar en el tránsito a los enfermos

Por último, el sacerdote Fernando Aliaga es capellán del centro de cuidados paliativos La Laguna de Madrid y además es médico. Y en estas semanas ha acompañado más que nunca a los enfermos terminales que padecían coronavirus.

Según explica a ABC, “es duro porque aquí no puedo decirle a los pacientes que se van a poner bien”. Su difícil misión en este caso es ayudar a los enfermos a hallar o fortalecer la fe en este momento de tránsito.

“Hoy he hecho la visita a los pacientes y a un señor mayor que le encantan los toros le he dejado la tableta para que pueda ver alguna corrida. Es muy importante que vean que no están abandonados”, señala el padre Fernando.

Pero su mayor alegría ha sido ver recuperar la fe de muchos antes de morir. “He vivido muchas conversiones de personas que habían abandonado la fe”, afirma convencido.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Para continuar haciendo noticias como esta necesitamos tu ayuda

DONA AHORA