Jueves, 11 de agosto de 2022

Religión en Libertad

San Lucas 1, 26-38

Darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande

ReL

Inmaculada Concepción de María
Inmaculada Concepción de María

Evangelio según san Lucas 1, 26-38

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María.

El ángel, entrando en su presencia, dijo: «Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo.»

Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél.

El ángel le dijo:

«No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin.»

Y María dijo al ángel:
«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?»

El ángel le contestó:

«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible.»

María contestó:

«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»

Y la dejó el ángel.

Señor Dios, ayúdanos, ante la contemplación de este evangelio, a tomar ejemplo de la Santísima Virgen María, de su humildad: “ella se turbó al oír estas palabras “..., de su pureza: “¿Cómo  podrá ser esto, pues yo no conozco varón?”, de abandono en Dios: “ He aquí la esclava del Señor...”.

En María hemos de encontrar fuerza para redescubrir permanentemente la vida cristiana y religiosa como la fidelidad a la religión del misterio y del milagro, del martirio y de la misericordia, del “Magnificat” y de la magnanimidad.

Haz, Señor, que con estas palabras divinas, en este año de la Misericordia, aprendamos a vivir en Tí, por medio de María, la misteriosa e inefable realidad de nuestra incorporación a Ti, ya que has asumido la responsabilidad y el destino de todos los hombres por tu infinita misericordia. Que seamos fieles a tu amor. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda