Domingo, 25 de febrero de 2024

Religión en Libertad

La escritora madrileña lleva 30 reediciones de su libro sobre el Purgatorio

María Vallejo-Nágera, la vidente Fulla Horak y el film «Purgatorio»: «Es asombrosa su historia»

María Vallejo-Nágera nos invita a mirar más allá y ayudar con oración a las almas del Purgatorio
María Vallejo-Nágera nos invita a mirar más allá y ayudar con oración a las almas del Purgatorio

Pablo J. Ginés

En los cines de España se puede ver estos días la película Purgatorio, entre el Cielo y la Tierra, un documental con partes dramatizadas que aborda un tema del que se habla poco en la Iglesia actualmente: el Purgatorio. Dios no da estadísticas, pero parece probable suponer que la mayoría de las almas que lleguen al Cielo lo hagan a través de esta fase de purificación posterior a la muerte (el Catecismo dice en sus párrafos 1030 a 1032 que es "una purificación a fin de obtener la santidad necesaria para entrar en la alegría del cielo").

La película es obra del director polaco Michal Kondrat (que ya filmó sobre Santa Faustina Kowalska y sobre San Maximilano Kolbe, en Dos Coronas). Nos presenta como narradora a una figura histórica peculiar, la polaca Fulla Horak, que en 1935 empezó a tener visiones místicas de santos y luego escribió sobre sus visiones del Cielo, el Infierno y el Purgatorio. Fulla fue luego oficial militar en la Segunda Guerra Mundial, pasó 10 años en el gulag soviético y sobrevivió para morir anciana en 1993.

Pero la película no se limita a las visiones de Fulla, sino que las acompaña con experiencias de frailes que vivieron con San Pío de Pietrelcina, y comentarios de teólogos y estudiosos.

Nosotros hemos querido comentar la película con María Vallejo-Nágera que en 2006 publicó una investigación titulada "Entre el Cielo y la Tierra: historias curiosas sobre el Purgatorio", con gran éxito de público, casi 30 reediciones. Después publicó una segunda parte también muy interesante: Cielo e Infierno, verdades de Dios (de LibrosLibres).

Los libros de María Vallejo-Nágera sobre el Cielo, el Infierno y el Purgatorio

Los libros de María Vallejo-Nágera sobre el Cielo, el Infierno y el Purgatorio pueden encargarse aquí en OcioHispano.

- María, ¿cómo te metiste a a hacer un libro sobre el Purgatorio?

- Es que me acababa de convertir. Yo me convertí en el 2000, y empecé mi investigación fascinada por ese tema, con la mejor intención, y consultando a muchos sacerdotes, y no acabé hasta el 2006, cuando lo publiqué. Una vez publicado, recibí cientos de mensajes. Muchos eran de personas que se quejaban, incluso sacerdotes, y decían "usted se inventa cosas", "cómo es que habla usted de estas cosas", "esto no es dogma"... Yo no era teóloga, y me defendí como pude, pero lo cierto es que yo me remitía a lo que enseña la Iglesia y lo que está en el Catecismo, del punto 1030 al 1032.

» Luego, mi amiga Paloma Gómez Borrero [corresponsal de Cadena COPE en el Vaticano, fallecida en 2017] me llevó a la Iglesia del Sacro Cuore en Roma, donde está el Museo de las Almas del Purgatorio, que vemos en esta película. Y contraté un fotógrafo profesional para fotografiar aquel museo y difundirlo. En 2014 el libro creció mucho en ventas, y la gente, cuando visitaba Roma, acudía a este museo y luego me escribía, agradecida. "Usted no se inventó nada", me decían.

María Vallejo-Nágera comenta la película Purgatorio en 2023

- ¿Qué te ha parecido Purgatorio, esta película que está ahora en los cines?

- A mí me ha gustado y además creo que un 99 por ciento coincide con lo que expongo en mi libro del Purgatorio. En general, confirma las cosas que investigué para mi libro. La verdad es que me quedo tranquila, casi 20 años después, al ver que mi trabajo era muy fiable.

- ¿Conocías a Fulla Horak, la vidente que nos presentan en esta película?

- No, no la conocía. Es asombrosa su historia. Era una persona alejada de la fe y en cierto momento Dios le da ese don de poder ver a los difuntos y otras visiones. La Iglesia explica que Dios puede permitir que algunas personas tengan ese don. ¡Se parece un poco a la película de El Sexto Sentido!

- Los textos de Fulla, en esta película, parecen llevar una especie de "contabilidad" de lo que habrá que compensar en el Purgatorio...

- Sí, a mí también me ha sorprendido ese aspecto. En realidad, el Purgatorio es un misterio enorme, infinito. La película nos muestra algunos teólogos, nos recuerda enseñanzas del Padre Pío, de Santa Faustina Kowalska, y nos enseña que tenemos que orar por los difuntos, ofrecer nuestros sufrimientos por ellos... Hay cosas en la película que nos pueden sonar estrictas, o duras. Pero es verdad que en el Purgatorio podremos pagar por cosas que deberíamos haber hecho en vida. Así que la enseñanza es que ¡deberíamos ponernos las pilas ya!

- Tu libro trata precisamente de "historias curiosas". ¿Te asombra alguna de esta película?

- Me ha impactado el testimonio del capuchino que conoció al Padre Pío, que nos cuenta esa noche de extraños gritos a la entrada del convento. El Padre Pío acude y al día siguiente explica que eran las almas de los soldados que habían muerto en la guerra, por los que él había orado, que habían venido y le llamaban.

- Fulla Horak habla con dureza de la gente que llora por los difuntos, pero que no reza por ellos...

- Quizá es que tiene que ponerse estricta. Lo que ayuda al difunto es que recemos por él. Me gusta de la película el valor que da a la misa. Si a mí se me apareciera un difunto, no intentaría hablar con él. Ofrecería una misa privada, o misas gregorianas, de San Gregorio Magno. Consiste en pedir 33 misas seguidas por un alma que entiendes que está en el Purgatorio. Y también podemos rezar por ellos en la Adoración. Podemos decir: "Señor, estoy preocupada por el alma de mi amiga fallecida". A veces nos complicamos nosotros solos. En realidad, rezar es hablar con Dios como Padre amantísimo. Podemos hablarle de nuestros fallecidos, ofrecer buenas obras y actos de caridad.

- Cuando se habla de ofrecer sacrificios, algunas personas, incluso de fe, se sienten incómodas...

- Yo suelo poner un ejemplo, pequeño si quieres, pero que me pasó en un supermercado. Fue poco después de escribir el libro del Purgatorio, una época que tenía la fe muy encendida. Una viejita, en el supermercado, con el bolso chocó con las cocacolas y cayeron todas por el suelo. La viejita no se dio cuenta de que era cosa suya y la gente me miró a mí como si fuera yo. Podría haber dicho que no fui yo, pero decidí acoger esa culpa. Rezando, le dije a Dios: "Señor, voy a pasar esta pequeña vergüenza y humillación. Pero ofrezco cada lata recogida por un alma del Purgatorio. Y recogí 20 latas. Y quedé muy contenta. Lo pongo como ejemplo de pequeñas cosas cotidianas que podemos ofrecer. O ves a un mendigo. Quizá no le das dinero, quizá le das comida. Y lo presentas a Dios como una ofrenda: "Señor, lo ofrezco por las almas del Pugatorio".

- Algunos oradores en la película insisten en que en el Purgatorio se sufre mucho, mientras que otros en cambio, hablan más bien de un proceso de preparación, no muy ligado a sufrir...

- Mi opinión es que sí se sufre mucho. Antes de llegar a tu estrato has pasado el juicio de Dios, y por la mirada de Cristo, con toda su verdad. Al pasar por eso, has visto todo el tiempo que perdiste. Te han preguntado "¿cuánto amaste?" y has visto que no amaste mucho, que te portaste mal con aquellos, no hiciste nada por los otros... Tu entendimiento de lo que pasó será perfecto. A veces pienso en el pecado, como un alquitrán que se pega al alma y me asusta el juicio particular. Sí, la Misericordia de Dios es infinita. Pero habrá conciencia de indignidad. Los teólogos lo comparan con una boda a la que no vas bien preparado, no vas bien vestido y lo pasas mal.

- Pero algún experto habla del "fuego del Purgatorio" como el fuego del "anhelo" por Dios, por el Amado...

- Creo que es un fuego mayor que el del anhelo por una persona amada en la Tierra. El alma del Purgatorio en realidad no se puede defender, no puede hacer nada por sí misma, y por eso necesita de nuestra oración.

Una escena de la película Purgatorio, recreando a Fulla Horak en los años 30

Una escena de la película Purgatorio, recreando a Fulla Horak en los años 30. El fuego del hornillo sirve para presentar los círculos del Purgatorio.

- Fulla Horak habla de varias cosas curiosas; que en el Purgatorio hay varios círculos, como en el Infierno; y presenta a las almas como si estuvieran por aquí cerca, aferradas a lugares, a gente concreta...

- Hace años, poco después de escribir mi libro, hacia 2007 o así, hablé con Gabriel Amorth, el famoso exorcista de Roma. Era afable como un abuelito. Me dijo que las almas del Purgatorio sí están a nuestro alrededor. Decía que se acercan al familiar que más reza, a la abuelita más creyente, por ejemplo.

»Además, él y su grupo de investigadores exorcistas estaban investigando si el alma de un difunto del Purgatorio podía poseer personas vivas. Antes él habría negado eso, habría dicho que sólo los demonios poseen a un vivo. Pero luego, por e-mail, me dijo que él y su equipo ahora pensaban que sí, que Dios permitía almas de los estratos más bajos del Purgatorio poseer brevemente a algunas personas. Hablaba de almas de muy bajo estrato.

- Pero este don de Fulla de ver a las almas muertas es, como poco, peculiar...

- Pero hay otros casos. En mi libro hablo de Eugenia Von der Leyen, la Princesa Eugenia, de esta familia noble alemana. Es antepasada de Ursula Von der Leyen, la Presidenta de la Comisión Europea. Esta princesa Eugenia era una mística y escribió un libro titulado "Mis conversaciones con las almas del Purgatorio". Veía a las almas, allá por los años 20. Era creyente, devota y tenía director espiritual. Explica que veía gente vestida con ropa medieval, napoleónica, etc... Como en esta película, que también vemos gente con ropa de varias épocas.

»Y en mi libro hablo de María Simma, que era una campesina bastante aislada en el Tirol, que desde los años 40 veía almas de difuntos. Lo explicó en su libro "Sáquennos de aquí".

- Pero, ¿no hay un peligro de caer en el espiritismo si sospechamos que hay espíritus por doquier?

- Es que no hay que tratar de comunicarse ni invocarlos ni nada de eso. Eso ya la Biblia, en Levítico, lo condena. La Iglesia nos pide sólo que recemos por ellos. Con el Rosario, por ejemplo, porque la Virgen es una madre que intercede por nosotros. La película insiste en el valor infinito de la misa por los difuntos. Y entender que el funeral no debe ser sólo un acto social, sino una ocasión para orar por ellos, con toda la Iglesia.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda