Viernes, 23 de febrero de 2024

Religión en Libertad

Blog

¿Qué sabemos del Adviento?

¿Qué sabemos del Adviento?

¿Qué sabemos del Adviento?

por Convertidos Católicos

Acabamos de empezar un nuevo año litúrgico, y lo empezamos con el tiempo de Adviento. Es muy importante que en este nuevo tiempo litúrgico los católicos profundicemos en el adviento, y como nos dice la Iglesia que debemos vivirlo, para así prepararnos adecuadamente para la Venida de Jesús en Navidad.

Me gustaría dar algunos datos, para vivir santamente el adviento, y también para conocerlo más:

1.-LOS PRINCIPALES TEMAS DEL ADVIENTO

 I Domingo : La vigilancia en espera de la venida del Señor. Durante esta primer semana las lecturas bíblicas y la predicación son una invitación con las palabras del Evangelio: "Velen y estén preparados, que no saben cuándo llegará el momento". Es importante que, como familia nos hagamos un propósito que nos permita avanzar en el camino hacia la Navidad; ¿qué te parece si nos proponemos revisar nuestras relaciones familiares? Como resultado deberemos buscar el perdón de quienes hemos ofendido y darlo a quienes nos hayan ofendido para comenzar el Adviento viviendo en un ambiente de armonía y amor familiar. Desde luego, esto deberá ser extensivo también a los demás grupos de personas con los que nos relacionamos diariamente, como la escuela, el trabajo, los vecinos, etc. Esta semana, en familia al igual que en cada comunidad parroquial, encenderemos la primer vela de la Corona de Adviento, color morada, como signo de vigilancia y deseos de conversión.

 II Domingo:  La conversión, nota predominante de la predicación de Juan Bautista. Durante la segunda semana, la liturgia nos invita a reflexionar con la exhortación del profeta Juan Bautista: "Preparen el camino, Jesús llega" y, ¿qué mejor manera de prepararlo que buscando ahora la reconciliación con Dios? En la semana anterior nos reconciliamos con las personas que nos rodean; como siguiente paso, la Iglesia nos invita a acudir al Sacramento de la Reconciliación (Confesión) que nos devuelve la amistad con Dios que habíamos perdido por el pecado. Encenderemos la segunda vela morada de la Corona de Adviento, como signo del proceso de conversión que estamos viviendo. Durante esta semana puedes buscar en los diferentes templos que tienes cerca, los horarios de confesiones disponibles, para que cuando llegue la Navidad, estés bien preparado interiormente, uniéndote a Jesús y a los hermanos en la Eucaristía.

III Domingo: El testimonio, que María, la Madre del Señor, vive, sirviendo y ayudando al prójimo. Coincide este domingo con la celebración de la Virgen de Guadalupe, y precisamente la liturgia de Adviento nos invita a recordar la figura de María, que se prepara para ser la Madre de Jesús y que además está dispuesta a ayudar y servir a quien la necesita. El evangelio nos relata la visita de la Virgen a su prima Isabel y nos invita a repetir como ella: "Quién soy yo para que la madre de mi Señor venga a verme?.

Sabemos que María está siempre acompañando a sus hijos en la Iglesia, por lo que nos disponemos a vivir esta tercer semana de Adviento, meditando acerca del papel que la Virgen María desempeñó. Te proponemos que fomentes la devoción a María, rezando el Rosario en familia, uno de los elementos de las tradicionales posadas, que inician el próximo día 16. Encendemos como signo de espera gozosa, la tercer vela, color rosa, de la Corona de Adviento.

 IV Domingo : El anuncio del nacimiento de Jesús hecho a José y a María. Las lecturas bíblicas y la predicación, dirigen su mirada a la disposición de la Virgen María, ante el anuncio del nacimiento de su Hijo y nos invitan a "Aprender de María y aceptar a Cristo que es la Luz del Mundo". Como ya está tan próxima la Navidad, nos hemos reconciliado con Dios y con nuestros hermanos; ahora nos queda solamente esperar la gran fiesta. Como familia debemos vivir la armonía, la fraternidad y la alegría que esta cercana celebración representa. Todos los preparativos para la fiesta debieran vivirse en este ambiente, con el firme propósito de aceptar a Jesús en los corazones, las familias y las comunidades. Encendemos la cuarta vela color morada, de la Corona de Adviento.

 2.- HISTORIA DE ADVIENTO.

La palabra Adviento proviene del latín "Adventus" que significa la venida. En un principio con este término se denominaba al tiempo de la preparación para la segunda venida de Cristo o parusía y no el nacimiento de Jesús como ahora lo conocemos. Haciendo referencia a este tiempo la primitiva Iglesia meditaba sobre los pasajes evangélicos que hablan del fin del mundo, el juicio final y la invitación de San Juan Bautista al arrepentimiento y la penitencia para estar preparados.

 

Existen algunas homilías, probablemente la mayor parte de San Cesáreo, Obispo de Arlés (502-542), en las que encontramos mención de una preparación antes de la Navidad; todavía, a juzgar por el contexto, no parece que exista ninguna ley general sobre la materia.

 

La colección de homilías de San Gregorio el Grande (590-604) empieza con un sermón para el segundo Domingo de Adviento. En el 650 el Adviento era celebrado en España con cinco Domingos. Varios sínodos hicieron cánones sobre los ayunos a observar durante este tiempo, algunos empezaban el once de Noviembre, otros el quince, y otros con el equinoccio de otoño.

 

3.-EL ADVIENTO EN LA BIBLIA:

El Adviento es un tiempo litúrgico que comienza en el Domingo más cercano a la fiesta de San Andrés Apóstol (30 de Noviembre) y abarca cuatro Domingos. El primer Domingo puede adelantarse hasta el 27 de Noviembre, y entonces el Adviento tiene veintiocho días, o retrasarse hasta el 3 de Diciembre, teniendo solo veintiún días.
 
En la Vulgata latina se usa adviento de dos formas:

*Para referirse a la Segunda Venida de Cristo-  Mateo 24,35 , Mateo 24;39,1Cor 15,23, 1Tes 2,19 1Tes 3,13
 
*Para referirse al anuncio de la Venida del Mesías encarnado- Hechos 13,24, Hechos 7,52.

4.-LA CORONA DE ADVIENTO:

La corona de Adviento apareció por primera vez en Alemania en 1839. Un ministro luterano que trabajaba en una misión para niños creó una corona de flores de la rueda de un carro. Colocó veinte velas rojas pequeñas y cuatro velas blancas grandes dentro del anillo. Las velas rojas se encendían los días de semana y las cuatro velas blancas se encendían los domingos.

La corona de Adviento se creó a partir de árboles de hoja perenne, que simboliza la vida eterna en medio del invierno y la muerte. El círculo nos recuerda el amor sin fin de Dios y la vida eterna que Él hace posible. Las velas de Adviento a menudo se encuentran en la corona de hoja perenne. A veces se agregan decoraciones adicionales, como acebo y bayas. Su color rojo apunta hacia el sacrificio y la muerte de Jesús. Las piñas pueden simbolizar la nueva vida que Jesús trae a través de su resurrección. Las familias comienzan a encender una vela el cuarto domingo antes de Navidad, y encienden otra vela cada domingo siguiente. 

Veamos los elementos de la corona de adviento:

 

Hojas de árboles y arbustos perennes: Los pinos, acebos, tejos son todos plantas cuyas hojas son perennes, esto es soportan el frio no se caen, permanecen para siempre en el árbol. Estas hojas representan la Inmortalidad y la vida eterna, la cual es Cristo mismo: Vida (Juan 11,25 , Juan 1,4 y Juan 14,6). La inmortalidad (1Timoteo 6,16 y 1Tim 1,17). Pero también significa que nosotros gracias a la venida gloriosa de Cristo adquiriremos inmortalidad y vida eterna (1Cor 15,53-54, Romanos 2,7 Juan 5,24 y Juan 6,40).


La corona es circular, ya que esto simboliza la eternidad de Dios, que no tiene principio ni fin, sino que es el alpha y el omega. La biblia es muy clara en esto: Dios es eterno (Romanos 16,26 , Apoc 1,8, Apoc 21,6 y Apoc 22,13).

 

Las cuatro velas simbolizan las cuatro semanas de adviento. Partiendo de la Idea de que Cristo es la Luz del mundo, y nosotros debemos ser luz para el mundo (Juan 8,12 y Mateo 5,14). De esta forma se han distribuido las velas en diferentes colores para que cada color le de aun un significado más biblico y puro: Tres velas de color púrpura que nos recuerdan la oración, la penitencia y los sacrificios, el mismo Cristo fue vestido de púrpura en la pasión (Marcos 15,17 Juan 19,5). Finalmente la última vela es rosa, simboliza el "gaudete semper in Domino"  (Filipenses 4,4)  es decir, el Regocijo en el Señor, es el Domingo de regocijo, de espera ansiosa y alegre la llegada del Señor. El rosa representa esta alegria. Los cristianos debemos estar siempre Alegres (Salmo 69,5, Salmo 99,1-2), siempre con regocijo porque vino el Señor a salvarnos.

 

-La primera vela simboliza la esperanza y se llama la "Vela del Profeta". Los profetas del Antiguo Testamento, especialmente Isaías, esperaban con esperanza la llegada del Mesías. (Isaias 9:6; 7:14; 11:1).
-La segunda vela representa la fe y se llama "Vela de Belén". Miqueas había predicho que el Mesías nacería en Belén , que también es el lugar de nacimiento del rey David. (Miq 5,1-5).
-La tercera vela simboliza la alegría y se llama la "Vela del Pastor". Para gran alegría del pastor, los ángeles anunciaron que Jesús también vino por personas humildes y sin importancia como ellos. En liturgia, el color rosa significa alegría. (Lucas 2,8-15).
-La cuarta vela representa la paz y se llama la "Vela del ángel". Los ángeles anunciaron que Jesús vino a traer paz, vino a acercar a las personas a Dios y a los demás. (Lucas 1,28-36; Lucas 2,14).

 

 Jesús Urones-Evangelizador Católico.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda