Lunes, 23 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Una aventura increíble

por Creo, Señor, aumenta mi fe

         UNA AVENTURA INCREÍBLE
 
   Los milicianos no salían de su asombro. Habían matado a tres y no había más que dos. Indagan por los alrededores y nada.
   El P. Galipienzo se había adelantado unos segundos a las balas y se había tirado a tierra. Con el menor ruido posible y conteniendo la respiración se aleja entre la maleza. Se interna en un maizal y salta una pequeña acequia; escala un ribazo y a unos 50 metros de los asesinos se siente seguro. Los milicianos apagan los focos para percibir algún ruido que los oriente. Se marchan sin resultados murmurando: .
   Con sed, con fiebre y un ansia inmensa ve a las cuatro de la mañana acercarse un auto con el juez y médico de Alboraya. Deben testificar sobre los cadáveres para poder enterrarlos. Al amanecer, emprende embarrado su caminata. Saluda en una primera vivienda que encuentra y pide agua. El dueño se la ofrece y le dice que es comunista. Sigue su camino. En la segunda casa encuentra en el portal: <>. Pensó, y con razón, que allí no se equivocaba. Contó su historia heroica y descansó en un pajar como lugar más seguro. Los huertanos mataron una gallina en honor de su huésped. Él le entregó las 400 pesetas que no le habían arrebatado los milicianos, para que pagara los nichos de sus hermanos mártires.
   No podía continuar allí. Un comunista lo había delatado y los verdugos de la otra noche le buscaban despechados. Decidió volver a Valencia.
   Vestía de pescador valenciano. No le sirvió.
   A los dos días entraba en penal de San Miguel de los Reyes. Lo llevaron al  Gobierno civil para su declaración. Todos conocían lo sucedido en la noche del día 13. Allí estaba uno de los asesinos que expresaba su regocijo con ferocidad: ¡De esta si que no te escapas!
   En el penal de San Mguel se encuentra también con el claretiano P. Modesto Jorcano, venido de Cartagena. El P. Galipienzo le narra toda su odisea. Conocí que su sentencia a muerte era firme. El día uno de septiembre se le dio orden d esalir <>. Era la orden que recibían centenares de sacerdotes, religiosos y seglares comprometidos con la fe para subir al vehículo que los llevaría al martirio.
   El P. Galipienzo, que ya bahía ensayado lo que significaba aquel paseíllo, caminaba con serenidad total. Nos lo dice el P. Jorcano que salvó la vida: <>.
   Don Alfonso Sebastiá, Consiliario de la Acción Católica de  la Catedral y el P. Galipienzo daban la absolución a sus compañeros. Todos murieron en el Campo de tiro de Paterna. Uno que no estaba atado y que escapó, lo ha podido contar.
   Los restos de los  mártires claretianos de Valencia han despertado gran devoción; sobre todo el P. Gordón. Nunca faltaron flores en su sepulcro. Primero en Játiva y luego en la iglesia de San Vicente Mártir en Valencia.
  
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA