Viernes, 23 de octubre de 2020

Religión en Libertad

Blog

Vamos de Peregrinación

Pronto celebraremos la peregrinación a Javier. Su recuerdo ha surgido en mí, al leer las palabras del papa a los Rectores y trabajadores de los Santuarios. Celebraban su jubileo del Año de la Misericordia.
   El pueblo de Dios, en el Antiguo Testamento, fue peregrino hacia la tierra prometida. Antes Abrahán salió de su tierra comenzando un peregrinaje que duró toda la vida. Asentado en Jerusalén el pueblo judío, fue el centro de las peregrinaciones. La Sagrada familia peregrinaba. Jesús peregrinaba. Todos los pueblos cristianos han tenido Santuarios y puntos concretos para peregrinar. A lo largo de la historia, Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela ha sido hitos de peregrinación. Podemos decir, con verdad, que toda la vida creyente es una peregrinación hacia el encuentro definitivo con Jesucristo el Señor.
   La peregrinación ha sido para millones de creyentes una evangelización en sí misma. No puede ser minimizada sino valorada y promovida. “En los Santuarios, de hecho, nuestra gente vive una profunda espiritualidad, esa piedad que desde hace siglos ha plasmado la fe con devociones encillas, pero muy significativas. Pensemos en la intensidad de algunos de estos lugares, de la oración a Cristo Crucificado, o la del Rosario, o la del Vía Crucis…
   Sería un error pensar que quien peregrina vive una espiritualidad no personal sino <>. En realidad, la peregrinación lleva consigo la propia historia, la propia fe, luces y sombras d ela propia vida. Cada uno lleva en corazón un deseo especial y una oración particular. Quién entra el Santuario se siente enseguida en casa, acogido, comprendido y sostenido… Ana, la madre de samuel, representa bien muchas cosas que se pueden encontrar en nuestros Santuarios. Los ojos fijos en el Crucifijo o en la imagen de la Virgen, una oración hecha con lágrimas en los ojos, llena de confianza. El Santuario es realmente un espacio privilegiado para encontrar al Señor y tocar con la mano su misericordia. Confesar en un santuario, es hacer experimentar, tocar con la mano la misericordia de Dios”.
   El Papa Francisco los alienta para que cuiden especialmente la acogida. Jesús acogía a cuantos se acercaban a Él, especialmente los necesitados. Cuando algunos le acogían en su casa es porque ellos habían sido acogidos por Jesús. Un ejemplo es San pablo en Roma. Acogía a cuantos acudían a él. Así, prisionero, anunciaba el Evangelio. “El peregrino que llega al Santuario, a menudo, está cansado, hambriento, sediento… Y muchas veces esta condición física afecta también a lo interior. Por eso, esta persona necesita ser bien acogida tanto en el plano material como espiritual. Es importante que el peregrino que cruza el umbral del Santuario se sienta tratado más que como un huésped, como un familiar. Debe sentirse en su casa, esperado, amado y mirado con ojos de misericordia. Sea quien sea, joven o anciano,  rico o pobre, enfermo y probado o turista curioso, puede encontrar la cogida requerida, porque en cada uno está el corazón que busca a Dios, a veces sin darse cuenta plenamente. Hagamos que cada peregrino tenga la alegría de sentirse finamente comprendido y amado. De esta manera, volviendo a casa sentirá nostalgia por lo que ha experimentado y tendrá el deseo de volver, pero sobre todo, querrá continuar el camino de la fe en su vida ordinaria”.
   Particular importancia da el Papa a la acogida que deben dar los confesores en los Santuarios. “Una cogida particular es la que ofrecen los ministros del perdón de Dios. El Santuario es la casa del perdón, donde cada uno se encuentra con la ternura del padre que tiene misericordia de todos, sin excluir a nadie. Quien se acerca al Confesonario lo hace porque está arrepentido, está arrepentido de su pecado. Siente la necesidad de acercarse allí. Percibe clara mente que Dios no lo condena, sino que lo acoge y lo abraza, como el padre del hijo pródigo, para devolverle la dignidad filial (cfr Lc, 15, 20-24). Los sacerdotes que desarrollan un ministerio en los Santuarios deben tener el corazón impregnado de misericordia, su actitud debe ser la de un la de un padre”.
 
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como esta llegan al corazón de miles de personas. Por favor ayúdanos a continuar

DONA AHORA