Sábado, 27 de noviembre de 2021

Religión en Libertad

Blog

Las tres venidas del Señor

             Sí, ya sé que todo el mundo conoce solo dos venidas del Señor a este mundo…, una que ya se realizó hace 2000 años y la segunda llamada Parusía que está por venir y de ella nos habla el Señor diciéndonos: “De aquel día y de aquella hora nadie sabe, ni los ángeles del cielo ni el Hijo, sino solo el Padre. Porque como en los días de Noé, así será la aparición del Hijo del hombre. En los días que precedieron al diluvio, comían, bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entro Noé en el arca; y no se dieron cuenta hasta que vino el diluvio y los arrebato a todos. Así será la venida del Hijo del hombre. Entonces estarán dos en el campo, uno será tomado y otro será dejado. Dos molerán en la muela, una será tomada y otra será dejada”. (Mt 24,36-41).

             También, tenemos testimonio de esta segunda venida del Señor, en los hechos de los apóstoles donde podemos leer: Estando ellos mirando fijamente al cielo mientras se iba, se les aparecieron dos hombres vestidos de blanco que les dijeron: Galileos, ¿qué hacéis ahí mirando al cielo? Este que os ha sido llevado, este mismo Jesús, vendrá así tal como le habéis visto subir al cielo”. (Hech 1,711). Y el mismo Señor cuando Pilatos le preguntó si Él era el Mesías el hijo de Dios, le respondió: Yo soy, y veréis al Hijo del hombre sentado a la diestra del Poder y venir sobre las nubes del cielo”. (Mc 14,62).

             Pero es el caso de que entre las dos conocidas venidas del Señor a este mundo, una conocida y otra esperada, que se la conoce bajo el término de Parusía, existe no para todos, sino solo para sus elegidos una tercera venida, que no se puede contemplar con los ojos de nuestra cara pero sí con los ojos del alma y ellos la ven, la sienten y se quedan embargados por la presencia especial del Señor en la intimidad de su ser.

             Es San Bernardo abad (Sermón 5º en Adviento), el que nos habla de esta tercera venida del Señor para reinar en las almas, que por puro amor hacia Él, se le han entregado incondicionalmente. Esto escribe San Bernardo abad: En la primera venida, el Señor se manifestó en la tierra y convivió con los hombres cuando, como atestigua Él mismo, lo vieron y lo odiaron. En la última, todos verán la salvación de Dios y mirarán al que traspasaron, La intermedia, en cambio, es oculta, y en ella, solo sus elegidos, ven al Señor en lo más íntimo de sí mismos, y así sus almas se salvan a sí mismas y a otras por la que interceden. De manera que en la primera venida del Señor, vino en carne y debilidad, en esta segunda, en espíritu y poder; y, en la última en gloria y majestad.

             Para San Bernardo abad, esta venida intermedia es como una senda, por la que se pasa de la primera a la última: En la primera, Cristo fue nuestra redención; en la última aparecerá como nuestra vida;  y en esta intermedia, es nuestro descanso y nuestro consuelo. Él no abandona jamás a los suyos a los que cumplen su palabra y la proclaman: “Id pues; enseñad a todas las gentes, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,  enseñándoles a observar todo cuanto yo os he mandado. Yo estaré con vosotros siempre hasta la consumación del mundo”. (Mt 28,19-20).

             Pero la tercera venida, personalmente para cada uno de nosotros esta es la más importante, porque ella es la que puede llegar a abrasarte en el fuego de su amor. Posiblemente Él, te puede amar tanto que puede llegar,  hasta dilacerarte, para purificarte más, pero a Ti entonces, si tienes la suerte de que te llegue ese momento, ya no te importará, porque a lo mejor llegas a alcanzar la dicha absoluta en este mundo, la dicha que alcanzó de Santa Teresa de Lisieux, cuando exclamó. “Es imposible que ya pueda sufrir, porque el sufrimiento se me vuelve goce pensando en el Señor”.

             Y algún lector se puede preguntar: ¿Y que he de hacer yo para poder acceder a esa tercera venida del Señor en la intimidad de mí ser? Bien lo primero de todo,  es tener muy en cuenta las palabras del Señor que nos dejó dicho: “Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él y en él haremos morada”. (Jn 14,23). Cierto es que la inhabitación Trinitaria, la tenemos todos los bautizados que nos encontremos en gracia divina, es decir limpios de pecados mortales. Pero hay enormes diferencias en cuanto a la intensidad en la que cada uno vive esa inhabitación. Gran número de personas saben porque así se lo asegura la Iglesia que son templos vivos de Dios y ahí acaban sus conocimientos. El Señor, nos dejó dicho: “El que recibe mis preceptos y los guarda, ése es el que me ama; el que me ama a mí será amado de mi Padre, y yo le amaré y me manifestaré en él”. (Jn 14,21). Y San Pablo, nos dice: ¿No sabéis que sois santuario de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros? Si alguno destruye el santuario de Dios, Dios le destruirá a él; porque el santuario de Dios es sagrado, y vosotros  sois ese santuario”. (1Co 3,1617). 
           Pero es el caso de que no todos viven con el divino Huésped por igual. Los hay que tienen  dentro de sí, su divino Huésped, pero no lo aman debidamente ni lo atienden, y lógicamente hay otras almas, en la que el divino Huésped se encuentra más a gusto y Él más ama a quien más le ama a Él, porque el amor es pura reciprocidad, y al aumento de la reciprocidad le sigue un aumento de la intensidad del amor.

             San Agustín decía: “Edifica en tu corazón una casa a la que pueda venir Cristo a enseñarte y a conversar contigo”. Y Jean Lafrance escribe diciendo: “La vida cristiana, ante todo, no es un ideal, es una realidad, la de la vida trinitaria infundida en nuestros corazones; el único ideal, es que esta realidad se desarrolle, algo muy sencillo que se vuelca en nuestro corazón, no sabemos por qué ni cómo, y que hace fácil todo lo demás, porque: “Mi yugo es dulce y mi carga es ligera”.”. (Mt 11,29-30). Y continúa Jean Lafrance en otro libro, en “Morar en Dios”, nos dice: “Dios quiere hacerse conocer por todo hombre que lo busque, más allá de las ideas y de los sentimientos que tengamos de Él. La fe nos asegura que Dios ha llegado al fondo del corazón del hombre y allí ha hecho su morada…: a Dios no se le ve pero se le reconoce en su acción”.  

           Y yo pienso que dichos será el hombre o la mujer que sea capaz de percibir la acción de Dios, en todo los sucesos de su vida, porque sin saberlo se le están cayendo las legañas de los ojos de su alma y si sigue avanzando, aún vera cosas mucho más grandes. El Señor le dijo a Nathanael: “¿Porque te he dicho que te vi, debajo de la higuera crees? Cosas mayores has de ver. Y añadió: En verdad, en verdad os digo que veréis abrirse el cielo y a los ángeles de Dios subiendo y bajando sobre el Hijo del hombre”. (Jn 1,50-51).

           Para Henry Nouwen: “Lo primero es darse cuenta de que tú eres la gloria de Dios. En el Génesis se puede leer: Dios formó al hombre con polvo del suelo e insufló en sus narices el aliento de la vida y resultó el hombre un ser viviente”. (Gn 2,7). Vivimos porque compartimos el aliento de Dios, la vida de Dios, la gloria de Dios. La pregunta no es tanto ¿cómo vivir para la gloria de Dios? sino ¿cómo vivir lo que somos?, cómo hacer verdadero nuestro ser más. Yo soy la gloria de Dios. Haz de este pensamiento el centro de tu meditación, para que lentamente se convierta no solo en idea sino en realidad viva. Tú eres el lugar en que Dios eligió habitar... y la vida espiritual no es otra cosa que permitir que exista el espacio en que Dios pueda morar en mí, crear el espacio en que su gloria pueda manifestarse”.

           Mi más cordial saludo lector y el deseo de que Dios te bendiga.

             Otras glosas o libros del autor relacionados con este tema.

  • Libro. CONOCIMIENTO DE DIOS.- www.readontime.com/isbn=9788461179107
  • Libro. LA SED DE DIOS.- www.readontime.com/isbn=9788461316281 
  • Ser santos       08-0512
  • ¡Mi vocación es el amor!      011110
  • Inhabitación trinitaria               06-0411
  • Evidencias de de nuestra inhabitación trinitaria      12-0812
  • Inhabitación Trinitaria espiritual y corporal   141212 
  • Maranatha      061010 

            La fecha que figura a continuación de cada glosa, es la de su publicación en la revista ReL, en la cual se puede leer la glosa de que se trate.
             Si se desea acceder a más glosas relacionadas con este tema u otros temas espirituales, existe un archivo Excel con una clasificada alfabética de temas, tratados en cada una de las glosas publicadas. Solicitar el archivo a: juandelcarmelo@gmail.com

 

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda