Lunes, 23 de septiembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

El problema de fondo de Losantos y Vidal con Pio Moa (y algunas confesiones)

por Alejandro Campoy

No he leído "El linchamiento". Admito que hoy en día es necesario combinar las lecturas "clásicas" (cosa que parece en desuso total) con las crónicas de actualidad, pero yo he renunciado a ello. Tengo todavía algunos autores pendientes a los que quiero meter mano cuanto antes, como Thomas Mann y Ernest Jünger entre otros muchos, por lo que el señor Losantos tendrá que ponerse a la cola.

Sin embargo, abrigo ciertas sospechas sobre el linchamiento que seguramente están bien esclarecidas en el relato, sospechas que me vienen dadas por mi propia y corta experiencia en los ámbitos mediáticos. Me declaro católico, si no no estaría en esta web, pero no tengo absolutamente nada que ver con el conservadurismo a ultranza y mucho menos con el tradicionalismo.

Mis años universitarios los pasé entre una extraña mezcla de anarquismo y existencialismo, en otras palabras, se me llevó por delante la cretina movida felipo-tiernogalvanista. Pocas cosas me irritan tanto hoy como la estúpida veneración que se tributa a esa mitificada movida que tantos cadáveres ha dejado, ¡puajjj! 

Mi acercamiento a la religión católica tuvo que ver exclusivamente con una sola cuestión, y ruego a los lectores que disculpen mi lenguaje, por lo demás totalmente intencionado: ¿por qué coño existo?. Desde entonces considero que lo que la religión católica tiene que ofrecer al mundo de hoy es precisamente la respuesta a esta cuestión, y como dice cierto anuncio, todo lo demás son tonterías.

De ahí que el catolicismo sea, deba ser de hecho, un espacio de sentido entre otros muchos que operan en la sociedad, con presencia en el espacio público, pero totalmente desvinculado tanto de las instituciones como del poder político. Y sin embargo en los ámbitos mediáticos se da una especie de catolicismo político, bastante cavernícola, dedicado en exclusiva a lanzar anatemas y excomulgar a todo bicho viviente que se cruce en su camino. Y tengo la certeza de que tanto Losantos como Vidal han tenido que padecer en sus carnes de forma especialmente virulenta el azote de esta plaga. Yo también lo he padecido. También a mí el Cardenal Cañizares me expulsó de un pequeño programita local en el Canal Diocesano de Toledo por "presiones políticas"

Por el contrario, Pio Moa se ha dedicado desde siempre a intentar esclarecer y aportar algo de luz a los acuciantes problemas de nuestra España actual, principalmente a partir de nuestra historia reciente y desde un punto de vista revisionista de la misma en la última centuria. Por lo demás, le ha traído siempre al pairo el tipo de público y audiencia que se le iban pegando. Y ha sucedido que la caverna de los Torquemadas se han ido apropiando de su trabajo hasta alzarle como un estandarte. Pero si alguien pretende situar a Moa en esa caverna se equivoca de parte a parte.

El hecho de ver aparecer de forma recurrente en el blog de Moa a toda la caterva tradicionalista en buena parte responsable del linchamiento interno que han tenido que padecer tanto Losantos como Vidal, un linchamiento tan injusto como irracional (y hablo del linchamiento interno, no de los Gallardones, Carcalejos y ciertos policías podridos hasta la náusea) ha podido generar en ambos el deseo de "limpiar" libertaddigital de todo rastro de tales presencias enajenadas. A partir de ahí, las sucesivas polémicas no han sido sino pretextos.

Conozco en primera persona los efectos que provocan determinadas compañías, pues al final se te van adhiriendo como adiposidades determinadas etiquetas que nada tienen que ver contigo. Durante mucho tiempo he intentado poder escribir en libertaddigital, y finalmente no he podido conseguirlo. Albergo la sospecha de que a mi, insignificante gota de agua en este océano mediático, también se me han ido pegando ese tipo de etiquetas.

Recuerdo una anécdota: tras dejar en el escaño de Zapatero aquellas rosas blancas manchadas de mercromina, cosa que tuvo lugar un viernes, me encontré el lunes siguiente con el categórico rechazo desde las ondas de la COPE de aquél gesto por parte de Losantos. Ignoro las razones, pero hoy me son por completo indiferentes ¿Tal vez las compañías con las que yo andaba entonces? No lo sé, el caso es que tras aquellas compañías me encontré luego otra cosa que ni imaginaba, por lo que cogí la puerta con toda libertad y me largué a otra parte. Pero nunca pude entrar en libertaddigital.

En última instancia, todo ésto no son más que trivialidades y banalidades, por lo que lo más inteligente que puede realizar cualquiera es tratar de cerrar sus propias heridas y continuar con su trabajo donde le dejen. El hecho de exhibir de forma permanente en público las heridas propias es lo peor que podía haber hecho Losantos, hasta el punto de que tales cuestiones personales se solapaban a la información pura y dura en sus programas. Su gran tarea pendiente es cerrar y cicatrizar para siempre esas heridas. No es fácil, lo sé por experiencia. Hay heridas que son muy sangrantes.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA