Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Los blogs de Religión en Libertad
                    Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
Inicio / Blog

500 años de una reforma (y III)

Piedras vivas

3 noviembre 2017

TAGS Evangelización - Vaticano

Falta de perspectiva de Lutero (y III)
Mons. Juan Antonio Martínez Camino, obispo auxiliar de Madrid, ha pronunciado una conferencia en el Foro Juan Pablo II de la basílica de la Concepción en Madrid, titulada «Lutero, ¿Reforma o Ruptura?». Y a propósito del aniversario 500 de la desunión creada por Lutero ha señalado que: «Un buen ecumenismo es una labor ineludible de los católicos. No podemos celebrar la Reforma como ruptura de la unidad de la Iglesia. Lo que celebramos conjuntamente es a Jesucristo en quien los luteranos creen. Antes de Lutero ya había en España una verdadera reforma». De eso estamos hablando aquí.

En efecto, esa reforma fue precedida por otras reformas verdaderamente católicas -señaladas ya en la primea entrega de este artículo- que corregían sin romper la unidad.  Esta reforma luterana en cambio dividió la Iglesia y convulsionó a las naciones de Europa; se sucedieron guerras de religión que fueron básicamente impulsadas por los intereses políticos de muchas regiones alemanas con sus príncipes a la cabeza para exigir más parcelas de poder,  todo frente al Imperio que apoyaba a la Iglesia romana. Aprovecharon así el revuelo causado por unas reformas necesarias en la Iglesia pero haciendo realidad una vez más el dicho popular «a río revuelto ganancia de pescadores».

Los príncipes alemanes encontraron en este enfrentamiento con la Iglesia de Roma una ocasión para sustraerse al poder imperial y ganar influencia en las Iglesias locales, atizando la violencia entre las zonas que seguían a Lutero y las que permanecían fieles al Papa. De este modo fue expandido el cisma y sembraron la destrucción con guerras de religión, alimentando el fanatismo como el de Cronwell,  y rompiendo la Europa de la cristiandad.

Lutero no puedo evitar que aparecieran entre sus seguidores multitud de divisiones –las diversas confesiones protestantes-, dando razón al dicho popular de que «quien siembra vientos recoge tempestades». Además de este error de fondo y de forma, con excesiva pasión personal, le faltó visión de conjunto. Es cierto que las obras para levantar la nueva basílica de San Pedro y otras basílicas en los Estados pontificios y en otros lugares, se prestaron a corrupciones, a simonía, o a la mundanización de los estamentos eclesiásticos y a inmoralidad.

Se puede decir que el Lutero de los comienzos estaba tan metido en la tala de muchos árboles enfermos no supo ver la amplitud del bosque. En efecto, recordemos que hacía siglos que la Roma decadente había sido arrasada por los pueblos bárbaros, dejando un montón de ruinas en piedras y desorganización social. Desde la Baja Edad Media se estaba levantando, con dificultad pero con altura de miras, un mundo moderno impulsado por la fe cristiana mantenida sobre todo por  la Iglesia romana. Las ruinas de Roma que hoy admiramos eran, en aquel siglo XVI, cementerios de una época muerta, pero estaba renaciendo el centro del mundo. De modo que Martin Lutero no tuvo la perspectiva adecuada, ofuscado por su innegable pasión purificadora que dañó seriamente a la Iglesia.

Han pasado quinientos años y nos emociona ver aquellas ruinas romanas, resto de una grandeza imperial superada pero sobretodo de la capacidad constructiva de la Iglesia universal. Pues no se trataba sólo de construir basílicas y catedrales sino de fortalecer la fe popular alentada por una teología que se reformaba desde antes de Lutero. Y a pesar de los pesares una persona culta y con fe puede estar agradecida hoy a las jerarquías eclesiásticas que impulsaron las bellas artes –arquitectura, escultura, pintura música- , así como las ciencias y el derecho, dinamizando la cultura como manifestación humana de la grandeza infinita de Dios. El Evangelio también se comunica con las piedras aunque tantas veces no sepan valorarlo los impulsores de una supuesta Iglesia de los pobres como le ocurrió a Lutero.
 
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
RSS   Añádenos a igoogle  Añádenos a Yahoo  Añádenos a Windows Live  Añádenos a Netvibes  Añádenos a Wikio  Añádenos a Bloglines
Jesús Ortiz López
Jesús Ortiz López es sacerdote, Doctor en Pedagogía y Doctor en Derecho Canónico. Ha sido profesor del Instituto de Ciencias Religiosas en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Autor de una decena de libros sobre teología fundamental. Entre sus últimas publicaciones están: "Creo pero no practico" , "Conocer a Dios", y "Mapa de la vida eterna“. Colabora en varias revistas, como "Palabra", “Confidencia Digital”, Arvo”, o “Scripta Theologica“.

Jesús Ortiz López, [email protected], es autor, editor y responsable del Blog Piedras vivas, alojado en el espacio web de www.religionenlibertad.com
ARCHIVO
ABRIL 2018

Vivir de otro modo
MARZO 2018

Mucho más que vacaciones

Polémica sobre el arte

Aconfesionalidad no laicista

Ver posts de otros meses

ENERO 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (1 artículos)

JULIO 2017 (3 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

DICIEMBRE 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

FEBRERO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS