Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 26 de mayo de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Opinión

Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad


Él me trajo a vosotros, Él me lleva. Lo primero fue providencial, y lo segundo también. ¡Que no nos quede ninguna duda de ello! ¡Gloria a Dios!



Monseñor Munilla

23 noviembre 2009

¡Mis queridos y muy amados fieles de Palencia! No hace falta que os diga que me hubiese gustado estar más tiempo entre vosotros. ¡Lo sabéis de sobra! Más aún, estoy seguro de que también éste hubiera sido el deseo de nuestro Papa Benedicto XVI, ya que es evidente la conveniencia de que el «pastor» permanezca, entre los que le han sido encomendados, un tiempo suficiente (¡difícil de cuantificar!), de forma que puedan darse las condiciones para que madure la siembra…
 
Sin embargo, ahora que el Santo Padre me ha pedido responder a su llamada a ser pastor de la Diócesis de San Sebastián, creo que todos debemos tener la altura de miras necesaria, para comprender las responsabilidades que tiene el Papa en su tarea de gobierno de la Iglesia. Por eso, me atrevo a pediros a todos, que os unáis conmigo en la respuesta afirmativa que le he dado.
Nuestro amor por la Iglesia no se circunscribe ni se agota en nuestro terruño. ¡Somos hijos de la Iglesia Católica, que es universal! ¡Qué os voy a decir yo a vosotros, cuando tantísimos hijos de estas tierras de Castilla están esparcidos por los lugares más recónditos de las misiones católicas!
 
No somos dueños
Una de tantas cosas buenas que tiene la obediencia que practicamos en el seno de la Iglesia Católica, es que nos ayuda a entender que no somos dueños de la parcela, ni de la tarea que Dios nos ha encomendado… ¡No somos imprescindibles!
 
No podemos olvidar las palabras del Señor: «Uno es el sembrador, y otro el segador» (Jn 4, 37). De la misma forma que a mí me ha tocado «cosechar» tantos frutos sembrados por quienes me han precedido, también confío en que otros harán lo propio con la labor desarrollada en estos tres años…
 
Como solía decir mi paisano San Ignacio, a nosotros nos toca hacer las cosas con plena entrega y dedicación, «como si sólo estuviesen en nuestras manos»; aunque al mismo tiempo hemos de esperar y confiar, «como si sólo dependiesen de Dios».
 
El Señor dirige su Iglesia. La ama muchísimo más que nosotros. Sabe mejor que nadie lo que necesita en cada momento, y no la abandona; es más, «la cuida como el esposo hace con su esposa» (cfr. Ef 5, 25).
 
Por todo ello, el primer sentimiento que quiero compartir con vosotros es éste: ¡¡Confianza plena en Dios!! Él me trajo a vosotros, Él me lleva. Lo primero fue providencial, y lo segundo también. ¡Que no nos quede ninguna duda de ello!
¡Gloria a Dios!
 
En este momento, quiero dar gracias a Dios por estos tres años. ¡Ha sido para mí un «regalazo» el haber podido iniciar el ministerio episcopal entre vosotros, queridos palentinos! Verdaderamente, sois «gente de buena masa», como dijo nuestra querida Santa Teresa de Jesús. No es una frase hecha. Lo he podido comprobar.
 
De igual modo que me despedí de Zumárraga diciendo que allí aprendí a ser sacerdote, no olvidaré nunca que en Palencia he aprendido a ser obispo. Vuestra ayuda y colaboración ha sido encomiable. Os doy las gracias de todo corazón.
 
Por encima de todo, en este momento quiero glorificar a Dios por todas sus «obras», y porque me ha permitido ser su «albañil» en la construcción del Reino.  No olvidemos que la misma belleza de nuestra preciosa Catedral palentina, palidece y se esfuma, si la comparamos con la belleza infinitamente superior de la obra de la gracia que Dios está realizando en nosotros. Hoy también me toca recordaros, y, si cabe, de una forma especial, que sólo Dios es la fuente de nuestra felicidad. He aquí el resumen de todo cuanto os he querido transmitir en estos tres años: Os invito a enamoraros de «Aquél» que está locamente enamorado de cada uno de nosotros.
 
Bajo el «cayado» de nuestra Madre
Pero mi marcha de Palencia no será inmediata. Os prometo poner todo mi interés en que la transición sea lo más ágil y eficaz posible. La Virgen María, nuestra Madre, a la que veneramos en esta querida tierra palentina con tantas advocaciones, nos va a acompañar en este proceso. La «Divina Pastora», será la encargada de darnos un pastor conforme al Corazón de su Hijo. ¡Que Dios os bendiga!
 
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
6 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Nova
24/11/2009
¡Mucho ánimo, Ilustrísima!.
Cuenta Usted con muchas oraciones en toda España. Apoyo la moción: ¡Dios le bendiga!
María Hortensia Fermín
24/11/2009
Monseñor Munilla.
Reverendísimo Señor:
Son muchas las personas que rezan (rezamos) por usted. Todo saldrá muy bien, siempre y cuando se deje guiar - como hasta ahora ha hecho -, por las inspiraciones del Espíritu Santo.
Puri Rosa
24/11/2009
Monseñor Munilla: EL SEÑOR LE ACOMPAÑA.
nimo, el Señor está a su lado, EL va por delante abriendo senderos y caminos, siempre para mayor Gloria de Dios, bendigamos a EL por todo ello.
Desde ésta población bastetana granadina, hacemos oración por una fructífera labor episcopal.
E. Osodemo
23/11/2009
Enhorab uena.
Excelencia damos gracias a Dios por su nombramiento.
Cuente con nuestras oraciones.
Que Dios le bendiga
Mircal
23/11/2009
Dios te precede..
Gracias a Dios, por esta elección. ¡El Señor, te precede! La Iglesia de Guipuzcoa te ama y te recibe con esperanza. Anuncia a Jesucristo a tiempo y a destiempo. Nuestra oración, para esta misión tan complicada, que la Virgen te acompañe. Un abrazo.
Miguel Antonio Barriola
23/11/2009
Garantía de buenos resultados.
¡Cuánta sabiduría unida a la más sencilla humildad!
¡Qué espíritu verdaderamente ´´católico´´, que sabe ensamblar el sabor del terruño (tanto palentino como donostiarra) con la visión más amplia y universal de la Iglesia, que jamás podrás agotarse en una parcela de este mundo!
Esa obediencia, que tanto inculcara Íñigo de Loyola a sus jesuitas
(y que, lamentablemente, tantos de ellos hoy rechazan), es garantía de renuncia a lo propio, por lo tanto antena atractora de sufrimientos, como también de victoria, no a lo campeón olímpico, sino esperando el momento en que Dios quiera otorgarla.
¡Ojalá, obispos, clérigos, teólogos, fieles y pueblo todo de Dios aprendamos de la sabia disposición de ánimo, que patentizan estas ponderadas palabras de Mons. Munilla!
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS