Viernes, 13 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Su madre, violada, no quiso abortarla: «Mi vida ha tenido un impacto positivo en muchas personas»

Cynthia Mahoney vive porque cuando fue concebida el aborto era ilegal. Su vida ha servido para hacer felices a muchas personas, en su entorno familiar y a través de su trabajo.
Cynthia Mahoney vive porque cuando fue concebida el aborto era ilegal. Su vida ha servido para hacer felices a muchas personas, en su entorno familiar y a través de su trabajo.

ReL

En 1966 el aborto no era legal en Estados Unidos, pero se conseguía sin problemas y sin consecuencias. La madre de Cynthia Mahoney, sin embargo, aunque era un caso paradigmático de quienes defienden la supresión del embarazo en caso de violación, quiso que viviera. Gracias a esa decisión, no solo su hija recibió el regalo de la vida, sino que muchas personas han sonreído gracias a ella. Lo cuenta la misma Cynthia en Salvar el 1, blog especializado en defender la vida en el caso que casi nadie discute: la violación.

Fui concebida en una violación, pero soy una persona como cualquier otra concebida en amor

Soy 100% provida así que no estoy de acuerdo con las excepciones de violación e incesto o las excepciones para proteger la vida de la madre. Permítanme explicar y contar mi historia para que entiendan por qué pienso así.

Fui concebida como resultado de una violación. Mi madre biológica estaba casada y tenía dos hijos pequeños. Su esposo estaba en el extranjero en el ejército. Una noche salió con una amiga y entablaron una conversación con un joven que estaba en la Fuerza Aérea. Fue sólo una conversación casual. Ni siquiera sabían su nombre.

A su regreso a casa, mi madre biológica acostó a sus hijos y, cuando regresó a la sala de estar, el hombre con el que había hablado estaba plantado en su puerta. Él la siguió a su casa, entró sin previo aviso, sin su permiso. Ella trató de hablar con él, pero él dejó claro lo que quería. Cuando ella se resistió, él la golpeó, la empujó al suelo y la violó. Cuando ella pudo levantarse, él ya se había ido. Nunca lo denunció.

Un horrible dilema

Cuatro meses después, se dio cuenta de que podría estar embarazada por lo que fue al médico. Cuando el médico confirmó el embarazo, sintió pánico porque sabía que el embarazo era fruto de la violación sufrida cuatro meses antes. Además, cuando su esposo fue enviado a Vietnam, él ya le dijo que no volvería con ella a su regreso.

Fui concebida en California, en diciembre de 1966. Después mi madre se trasladó a Missouri y regresó con su familia durante el embarazo. Allí el aborto no era legal en ese momento, por lo que estaba protegida. Estoy segura de que podría haber encontrado una manera de conseguir abortar si hubiera querido, y probablemente le habrían aconsejado que hiciera eso. Después de todo, estaba embarazada de una violación, con dos niños pequeños, un esposo que la había dejado y que estaba absolutamente seguro de que el niño que iba a nacer no era suyo ya que había estado en el extranjero. Ella no había denunciado la violación y no sabía el nombre del hombre que la violó. No hubo testigos de la violación. ¿Creería su marido que estaba embarazada de una violación o simplemente pensaría que le había sido infiel en su ausencia? Debió ser un horrible dilema.

El aborto habría sido la salida más fácil. Ella no tendría que cargar con "el hijo de su violador" como dicen, y no tendría que explicarle nada a su esposo. Ella no tendría que correr el riesgo de que la creyeran infiel y la posibilidad de que él tratara de quitarle a sus hijos. Todo eso podría haberse evitado al terminar este embarazo, terminarme a mí, su hija no nacida.

Cynthia, de pequeña.

Mi madre biológica no eligió el aborto y le estoy eternamente agradecida. Nunca pude conocerla, pero su familia me aseguró que me amaba a pesar de las circunstancias de mi concepción. Eligió la vida para mí.

"La amo profundamente"

Le contó a su madre lo que había sucedido y su madre le dijo que no la ayudarían si decidía criarme y que debería ponerme en adopción. Mi hermana mayor nació con un defecto cardíaco e iba a requerir cirugía fuera del estado en un par de años. Mientras mi madre biológica estaba fuera del estado con mi hermana mayor, mi otra hermana se fue a vivir con nuestra abuela, que era anciana y tenía problemas de salud. Estoy segura de que fue parte de la razón por la que mi abuela quería que me pusiera en adopción. Mi abuela iba a encargarse de mi hermana de 5 años.  Probablemente pensó que no sería capaz de atendernos a las dos.

Cuando el esposo de mi madre biológica regresó a su casa del Vietnam, ella le contó lo que había sucedido, y él también estuvo de acuerdo en que me pusiera en adopción. Se divorciaron un mes antes de que yo naciera. En realidad, mi madre no quería darme en adopción. Ella me amaba a pesar de las circunstancias de mi concepción y quería criarme. Sin embargo, se dio cuenta de que no podría criarme debido a sus circunstancias en ese momento.

Cuando nací, la enfermera me recostó sobre su barriga y me dejó allí durante veinte minutos. Luego vinieron y me llevaron y ella nunca me volvió a ver.  Se pasó el resto de su vida preguntándose qué sería de mí, preguntándose si me parecería a ella. Y soy su viva imagen. Le preocupaba que la odiara. Por supuesto que no. La amo profundamente.

Cynthia Mahoney, junto a una foto de su madre biológica.

Dos años después de la muerte de mi padre adoptivo y un año después de la muerte de mi madre adoptiva, encontré a mi familia biológica, en 2013, pero mi madre biológica había fallecido en 2005. Mi familia biológica me contó todo sobre ella, así que es como si la conociera. Respondieron mis preguntas y me contaron todo sobre mi familia. Mi hermana mayor falleció a los 15 años en 1977 debido a un ataque cardíaco que ocurrió debido a su defecto cardíaco congénito. Mi otra hermana falleció en 2018 de cáncer de pulmón. Ella y yo estábamos muy unidas. Tuvimos una conexión instantánea cuando nos conocimos. Su muerte me devastó y la extraño todos los días. Tuvo cuatro hijos, así que tengo dos sobrinas y dos sobrinos. Todos son adultos y tienen sus propios hijos. Entre los cuatro, tienen nueve hijos, así que tengo dos sobrinas nietas y siete sobrinos nietos. Son la alegría de mi vida.

Cynthia, con miembros de su familia biológica, a la que encontró ya como adulta.

Mi familia biológica me aceptó al instante en la familia y me amó desde el principio. Cuando los encontré, vivía en Texas. Nací y fui adoptada en Missouri, pero me mudé a Texas con mis padres adoptivos cuando tenía dos años para estar cerca de la familia de mi padre adoptivo. Viví la mayor parte de mi vida en Texas, pero cuatro meses después de conocer a mi familia biológica, mi esposo y yo nos mudamos a Missouri para estar cerca de la única familia que me quedaba.

Padres de acogida y de adopción

Nací con un pie zambo que tuvo que ser corregido antes de que la agencia me diera en adopción. Así que viví con una familia de acogida durante el primer año de mi vida. Tenía una madre de acogida, un padre de acogida, un hermano y una hermana de acogida. Todos me querían mucho y estaban desconsolados cuando la agencia me entregó a mis padres adoptivos porque habían querido adoptarme ellos mismos. Mi madre de acogida me llevó al médico e hizo los ejercicios que el médico le dijo que hiciera conmigo para ayudarme a corregir mi pie zambo. Debo mi habilidad para caminar y correr, saltar y escalar a mi madre de acogida. Llegué a conocerlos hace unos años y es evidente que me aman profundamente hasta el día de hoy.

Cynthia, con sus padres adoptivos.

Mis padres adoptivos no podían tener hijos biológicos, así que me adoptaron. Fui hija única y era el centro de su mundo. Me amaron profundamente. Tuve una vida maravillosa con ellos. No eran ricos, pero tenían una economía estable. Pude ir a una escuela privada de preparación universitaria de 6º a 12º grado. También me gradué en la universidad. Mientras estaba allí, pude pasar un semestre estudiando en Roma y tuve la oportunidad de viajar a otros países también.

Cuando mis padres adoptivos me adoptaron, estaban encantados. Me llevaron a conocer a toda la familia por ambos lados. Todos estaban encantados con la noticia de que mis padres adoptivos finalmente habían tenido un bebé. Todos me querían mucho.

Una vida que ha valido la pena

Cuando crecí, trabajé durante seis años para el Estado de Texas como asistente social. Luego, pasé a otro departamento donde trabajé como asistente social de elegibilidad para Medicaid y programas relacionados para personas mayores y discapacitadas. Trabajé allí durante siete años. Después de eso, fui maestra sustituta durante dos años trabajando en escuelas en su mayoría de alta pobreza. Luego me convertí en maestra bilingüe de inglés/ español a tiempo completo. Ahora soy discapacitada así que ya no trabajo.

Mi vida ha tenido un impacto positivo en muchas personas, lo que no hubiera sucedido si hubiera sido abortada. Todos los niños concebidos tienen un propósito, pero si son abortados, nunca pueden cumplir ese propósito.

Podría haber sido un mero número en una estadística de aborto porque fui concebida en una violación, y afortunadamente no lo soy. Ningún bebé merece ser una estadística de aborto.

Mi madre biológica me dio el mejor regalo, el regalo de la vida. Ella les dio a mis padres adoptivos el regalo de un niño. Por esto, ni ellos ni yo podemos agradecerle lo suficiente. Ella no esperaba "el hijo de su violador". Ella esperaba a su hijo. No pertenezco a un violador. Nunca lo hice. No tenía intención de darme vida y nunca hizo nada para merecer ser llamado mi padre. Ni siquiera sabe que existo. Mi madre biológica, por otro lado, merece absolutamente ser llamada mi madre. A pesar de que sufrió mucho para darme vida, aún así decidió hacerlo. El amor es una opción de sacrificarse por el bien de la persona amada. Mi madre biológica, entonces, me amaba sin medida. ¡Ojalá todos los niños concebidos pudieran decir lo mismo de sus madres!

No añadamos una violencia a otra

El aborto en casos de violación o incesto es imponer la pena de muerte al niño inocente debido al delito de su padre biológico. Castigue al violador, apoye a la madre y deje que el niño viva. Un niño concebido en violación no es un monstruo y no está destinado a la violencia. No estamos dañados, no somos malvados o "menos que" cualquier otra persona.

Abortar a un bebé que fue concebido en una violación simplemente agrega un acto trágico y violento a otro. La madre tiene que vivir el resto de su vida sabiendo que ella mató a su propio hijo. Las estadísticas muestran que las mujeres que han quedado embarazadas por violación y abortan tienen cuatro veces más probabilidades de tener problemas de salud mental en comparación con las mujeres que optaron por la adopción o para criar al niño. El aborto no hace nada para ayudar a la madre a sanar de la violación. Recordará esa violación el resto de su vida.

Hay decenas de miles de mujeres en los Estados Unidos cada año que han quedado embarazadas por violación y no han abortado al bebé. Una mujer puede llevar a su bebé a término y dar a luz. Decir que no podemos hacer eso es decir que las mujeres son débiles y frágiles, lo cual simplemente no es cierto. Una madre puede amar a un bebé concebido en violación y ese amor por su bebé puede traer algo de curación de la violación. La madre puede colocar al niño en adopción si no puede criar al niño o si simplemente no quiere criarlo. Hay miles de personas ansiosas por adoptar un bebé. Sufrí dos abortos naturales de mis dos hijos no nacidos y nunca pude tener hijos por el síndrome de ovario poliquístico.

Las mujeres en embarazos en crisis deberían poder obtener la ayuda que necesitan, sea lo que sea. Los centros provida de recursos para el embarazo deberían recibir apoyo de cualquier forma posible para que las mujeres tengan mejores opciones y no sientan que no tienen otra opción que el aborto. Todo bebé merece una oportunidad de vivir. El aborto debe ser innecesario e impensable. Necesitamos cultivar una cultura de la vida en lugar de la cultura de la muerte en la que estamos viviendo ahora.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Necesitamos tu ayuda económica para seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA