Jueves, 18 de julio de 2024

Religión en Libertad

Del libro «Matrimonio para inconformistas», de A.Baselga, T.Puente y Antonio Tormo

6 cualidades necesarias para el matrimonio: casarse no es para cenizos ni rencorosos

Unos novios ríen con una flor - foto de Carly Rae Hobbins en Unsplash
El matrimonio es algo solemne y elevado, pero también alegre, jovial y disfrutable - foto de Carly Rae Hobbins en Unsplash

P.J.Ginés

Matrimonio para inconformistas (Rialp) es un libro de 160 páginas qué insiste en una idea: el matrimonio es para disfrutarlo.

Cada etapa, con los años, tiene sus desafíos y la pareja siempre necesitará ternura, trabajo, perdón, sinceridad y fidelidad, pero sus autores animan a trabajar para hacerlo disfrutable y no un ejercicio de estoicismo.

El libro es especialmente útil para novios (ayuda a elegir bien) y para matrimonios novatos e incluso para los veteranos, que han de aprender a explorar nuevas formas decrecer en su amor. Los autores son el matrimonio de Trini Puente y Alberto Baselga, Máster en Matrimonio y Familia por la Universidad de Navarra, profesores en la UIC y padres de cuatro hijos. Ya escribieron anteriormente el libro Sexo para Inconformistas pero en este tomo participa también el comunicador Antonio Tormo. El matrimonio Baselga Puente tiene cuenta en Instagram LoNuestro.info con más de 20.000 seguidores.

Matrimonio para Inconformistas, un libro con ideas de Antonio Tormo y el matrimonio de Trini Puente y Alberto Baselga

"Hay que empezar a decir alto y claro que el matrimonio es para disfrutarlo, sin esconder que es el tipo de relación más complicada, que requiere una capacidad de empatizar que no todos tienen. Esto no quiere decir que sea algo solo para selectos, inalcanzable. Muchas veces se recalca tanto la parte de entrega y de sacrificio que parece que el matrimonio es lo único que cuesta en esta vida, y que otros aspectos como el trabajo, el estudio, el deporte, el control del peso, mantener una amistad y mil otros asuntos no requieren ese sacrificio. No es así: todo lo que vale cuesta".

El libro, en su primera parte, señala 6 tips o cualidades fundamentales para emprender el camino del matrimonio, que recogemos a continuación:

1. Cada uno tiene que conocerse y amarse a sí mismo

¿Por qué es tan importante amarse a uno mismo? "La razón es que al casarse ya no somos dos, sino una sola carne, por tanto, si uno no se ama a sí mismo ¿cómo amará a esa nueva carne? Imposible. Podrá seguir admirando a su cónyuge, pero no su matrimonio, esa nueva carne ya que no ama a la mitad de esa unión. Cuando uno se conoce y se ama resulta más fácil aceptar al otro, también con sus virtudes y debilidades".

2. Hay que tener capacidad de enamorarse

En el matrimonio se necesitan capacidades de inteligencia emocional como: motivarse, perseverar, controlar los impulsos, esperar para alcanzar gratificaciones, evitar que la angustia bloquee la razón, confiar... "Empatizar es la capacidad de ponerse en el lugar del otro y ser aceptado", explican. En el matrimonio la empatía incluye hablar, expresar los sentimientos, escuchar con atención e interés y usar la mirada para expresar amor, acogida, apoyo...

3. Ha de haber deseo y la compatibilidad sexual

La compatibilidad sexual es, para los autores, básicamente la capacidad de sentirse mutuamente atraídos también en lo sexual. "Las personas sin deseo sexual no están capacitadas para casarse", dicen con rotundidad. La sexualidad forma parte del matrimonio. Hay que tomarse en serio el noviazgo y elegir bien a la persona con la que se quiere hacer una vida común. "¿Hay que acostarse con esa persona antes de casarse? La realidad es que no, hay que saber si esa persona nos atrae sexualmente o simplemente nos gusta su compañía. Nos atrae o no nos atrae". "No puedes obligarte por la voluntad a amar [sexualmente] a una persona. La podrás querer como amigo en el mejor de los casos, pero obligarte a que sea carne de tu carne va en contra de la esencia del matrimonio".

Una foto de Mei Bakker en Unsplash busca mostrar el matrimonio en el sendero de la vida

4. Requiere capacidad de perdonar

"Señal del amor hacia el otro es perdonar. Quizás sea la cualidad que más cuesta vivir. ¿Puedes olvidar y pasar página? Saber perdonar y saber disculpar es un ejercicio que hace crecer el amor. Hay que acompañar al otro en ese proceso y no meterle prisa para que nos perdone. Es verdad que el ofendido debe percibir el esfuerzo del otro en pedirle perdón. Es una situación complicada y a veces humillante", admiten los autores.

"Ir dejando cuentas pendientes sin perdonar y seguir adelante enfría el amor. Puede que sean muy buenos compañeros de piso pero ya no son amantes. Es una pena ir acumulando ofensas en la mochila de cada uno. Cuando alguien perdona, se siente libre y disfruta de su matrimonio y de la vida. Cuando es de doble dirección, madura y fortalece el amor, llevándolo al amor verdadero".

5. Hay que dar y también saber recibir

Lo de "dar sin esperar nada" no es parte de la lógica del matrimonio, avisan los autores. "Dar siempre impide al otro dar también. El matrimonio no es una competición de a ver quién es el que más se olvida de uno mismo. Consiste en hacerse felices mutuamente. Si uno está únicamente pendiente de hacer feliz al otro, no se dará cuenta de tantos detalles que el otro tiene y que no se disfrutan. El otro nunca sabrá si de verdad nos apetece una cosa o no. Lo que es peor, nos estará dando cosas que no nos gustan, creyendo que nos hace feliz".

"Negarse a recibir puede ser muy egoísta y hacer infeliz al otro. Cansa mucho una persona que nunca se siente feliz al recibir, por su deseo de negarse a disfrutar de las cosas. Disfrutar de las cosas es la posición más inteligente para ser feliz en el matrimonio", insisten.

6. Hay que saber ser feliz: el matrimonio no es para cenizos

"Hay personas que nunca son felices, siempre les falta algo para serlo. El que nunca está contento no puede tener vocación al matrimonio. En nuestra opinión, más bien sirve para vivir en el desierto sin molestar a nadie. El matrimonio es para gente optimista y no para cenizos. Las cosas buenas pasan, es verdad, pero hay que disfrutar a tope aunque sepamos que se acaban. Si nuestro amante nos ve disfrutar de ese momento a tope le estamos haciendo feliz y disfruta con nosotros".

"Hay que ser unos disfrutones de la vida, de lo bueno que tiene. Desear ser feliz no es voluntarismo ni inmadurez de carácter, es saber que hemos sido creados para ser felices. Saber disfrutar de una puesta de sol, del sonido de un río, de las olas del mar, de un abrazo, de un beso... no implica negar las dificultades de la vida. Saber ser feliz es una cualidad imprescindible en la vida matrimonial. Nadie puede ser feliz si cree que es imposible", advierten los autores.

Lea en ReL más artículos sobre matrimonio y vida de pareja.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda