Jueves, 14 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

El juez de menores Emilio Calatayud: «De crío, íbamos a velatorios y no nos traumatizaba»

ReL

El juez Emilio Calatayud es una voz a favor del buen sentido y cierta reciedumbre
El juez Emilio Calatayud es una voz a favor del buen sentido y cierta reciedumbre
El popular juez de menores Emilio Calatayud llama la atención de muchas personas por sus sentencias educativas y sus críticas tanto a los buenismos hiperprotectores como a los rigorismos ineficaces.

Lamenta las leyes españolas que impiden corregir "moderada y razonablemente a los hijos" (frase que usaba la ley antes de la reforma de Zapatero), denuncia la falta de control de padres e hijos en las redes sociales y recupera una y otra vez propuestas de sentido común. 

En su blog ahora comenta con agilidad la importancia de los procesos de duelo en los adolescentes tras la muerte de un ser querido. Sin estos procesos de duelo, la rabia y la angustia pueden llevarlos a la delincuencia. Copiamos su reflexión por su gran interés. 

***



Los niños tienen que aprender a vivir, pero también a morir
Buenas, soy Emilio Calatayud. Que nadie se asuste por el título de este comentario, pero también hay que hablar de la muerte porque, a fin de cuentas, es una parte de la vida. 

Resulta que María del Mar, una amiga del blog de Lucena, escribe para contarnos que, tras quedarse viuda, fundó con su compañera Mercedes un grupo de ayuda mutua para los procesos de duelo. Pues bien el grupo, que se llama Nueva Esperanza, está comprobando que hay un “gran vacío” en el apoyo a los  adolescentes “que tienen una pérdida”. 

El resultado es que hay chavales que, al no digerir lo que les ha pasado, reaccionan con violencia y pueden acabar delinquiendo y consumiendo drogas. Es un asunto muy interesante. 

Yo me he encontrado con casos así: chicos y chicas que, por ejemplo, maltrataban a su padre tras fallecer la madre.

Mi reflexión sobre este tema, aparte de felicitar a estas amigas de Lucena por su iniciativa,  es que los niños tienen que aprender a vivir, pero también a morir. Desde pequeños, igual que los llevamos a bodas y las comuniones, deben asistir a los funerales. Y a visitar a los familiares enfermos (siempre con sentido común: toda recomendación tiene sus excepciones). 

Es que estamos criando niños muy ‘light’. Queremos protegerlos de todo y lo que hacemos en realidad es desprotegerlos. La muerte no tiene que ser un tabú.

Cuando yo era chaval, los niños íbamos a los velatorios y no nos traumatizamos.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA