Jueves, 23 de mayo de 2024

Religión en Libertad

«¡Nunca más guerras entre hermanos!», proclamó el Papa

Encuentro con reclusas, avalancha de niños del coro, elogios a la «gloriosa» mujer paraguaya...

Los niños del coro que recibió a Francisco se lanzaron literalmente hacia él para abrazarle y pedirle cosas.
Los niños del coro que recibió a Francisco se lanzaron literalmente hacia él para abrazarle y pedirle cosas.

Aciprensa / ReL

Dos coros de niños recibieron al Papa Francisco a su llegada a Paraguay con cantos en idiomas español, guaraní y aché. Tres menores se acercaron al Santo Padre para entregarle presentes, pero uno de ellos le hizo un pedido singular: Rodrigo Hermosa, un niño de 12 años con problemas en un brazo, le pidió que por favor fues a saludar a sus compañeros del coro. El Santo Padre cumplió el deseo del pequeño algunos minutos más tarde y se acercó a sus amigos, recibiendo un abrazo colectivo de los pequeños a quienes bendijo con afecto. "Es el mejor día de nuestras vidas, pero para siempre”, dijeron después.

Tras la colorida y festiva ceremonia de bienvenida en el aeropuerto de Asunción, donde fue recibido por el presidente Horacio Cartes, el Papa se dirigió a bordo del papamóvil a la Nunciatura Apostólica de Paraguay.

A última hora, por petición de una reclusa

En el camino, Francisco realizó una emotiva visita al correccional de mujeres de la Casa del Buen Pastor, un lugar añadido a última hora al programa de la visita del Santo Padre a pedido de las internas del lugar.

Lelis Penayo fue la interna que escribió una carta el pasado 22 de febrero pidiendo que el Pontífice visitara el lugar que alberga a unas 500 reclusas: "Queremos que nos dé una mirada de fe, esperanza y amor”, dijo Lelis.

La breve visita del Papa duró diez minutos. Un coro de unas cincuenta mujeres entonó varias canciones para el Pontífice, bajo la dirección del maestro Amado Yuruhan.

Símbolo de amor, de alegría y de unión
Posteriormente el Papa Francisco llegó al Palacio de López para sostener un encuentro privado de media hora con el presidente del país, Horacio Cartes, tras lo cual sostuvo un encuentro público con las autoridades y el cuerpo diplomático, en el jardín de la sede gubernamental.

Cartes recordó al primer santo paraguayo, San Roque González de Santa Cruz, mártir jesuita que fundó varias misiones y reducciones en el siglo XVII, y agradeció al Papa "por  honrar al Paraguay, en su peregrinar pastoral por el mundo": "Su presencia, Santo Padre, es símbolo de amor, de alegría y de unión. Y con ese espíritu, el pueblo paraguayo vivirá estos tres días gloriosos de su historia”.

El papel de la mujer paraguaya en la reconstrucción del país

Por su parte, el Papa afirmó que “no es difícil sentirse en casa en esta tierra tan acogedora. Paraguay es conocido como el corazón de América, y no sólo por la posición geográfica, sino también por el calor de la hospitalidad y cercanía de sus gentes”.

Luego, el Santo Padre recordó la historia del pueblo paraguayo, golpeado por tres grandes guerras, en referencia al conflicto contra la Triple Alianza formada por Brasil, Argentina y Uruguay (18641870) que terminó con más del 70% de la población masculina, la guerra del Chaco contra Bolivia (19321935), y la guerra civil entre marzo y agosto de 1947.

“¡Cuánto dolor y cuánta muerte! Pero es admirable el tesón y el espíritu de superación del pueblo paraguayo para rehacerse ante tanta adversidad y seguir esforzándose por construir una Nación próspera y en paz”, dijo. Y expresó su deseo de “rendir tributo a esos miles de paraguayos sencillos, cuyos nombres no aparecerán escritos en los libros de historia, pero que han sido y seguirán siendo verdaderos protagonistas de su pueblo”.

“Y quiero reconocer -añadió- con emoción y admiración el papel desempeñado por la mujer paraguaya en esos momentos tan dramáticos de la historia. De modo especial, esa guerra inicua que llegó a destruir casi la fraternidad de nuestro pueblo. Sobre sus hombros de madres, esposas y viudas, han llevado el peso más grande, han sabido sacar adelante a sus familias y a su país, infundiendo en las nuevas generaciones la esperanza en un mañana mejor. Dios bendiga a la mujer paraguaya, la más gloriosa de América”.

El Papa invitó a los paraguayos a no olvidar sus raíces y asentar su memoria “firmemente sobre la justicia, alejada de sentimientos de venganza y de odio”. Esto “transforma el pasado en fuente de inspiración para construir un futuro de convivencia y armonía, haciéndonos conscientes de la tragedia y la sinrazón de la guerra”. “¡Nunca más guerras entre hermanos! ¡Construyamos siempre la paz!”, expresó.

Economía por la "dignidad integral de la persona"

En ese sentido, invitó a “potenciar el diálogo como medio privilegiado para favorecer el bien común”, sobre la base del encuentro, el respeto y del reconocimiento de las legítimas diferencias y opiniones de los demás”.

Francisco también pidió poner a los pobres y necesitados en “un lugar prioritario”, así como a los niños, las familias, los campesinos y obreros. “Que no haya más víctimas de la violencia, la corrupción o el narcotráfico”, expresó.

El Papa recordó que “un desarrollo económico que no tiene en cuenta a los más débiles y desafortunados, no es verdadero desarrollo. La medida del modelo económico ha de ser la dignidad integral de la persona, especialmente la persona más vulnerable e indefensa”.

"Cristo nos abre el camino de la misericordia"

Para ello, aseguró “el compromiso y la colaboración” de la Iglesia en el afán común “por construir una sociedad justa e inclusiva”. “Nos mueve a ello la certeza de nuestra fe en Dios... Cristo nos abre el camino de la misericordia, que asentado sobre la justicia, va más allá, y alumbra la caridad, para que nadie se quede al margen de esta gran familia que es el Paraguay, al que aman y quieren servir”.

Finalmente, recordó a sus amigos paraguayos en Buenos Aires (Argentina) e imploró “la bendición del Señor sobre todos ustedes, sobre sus familias y sobre todo el querido pueblo paraguayo”. “Que Paraguay sea fecundo, como lo indica la flor de la pasiflora en el manto de la Virgen y como esa cinta con los colores paraguayos que tiene la imagen, así se abrace a la Madre de Caacupé".
Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda