Miércoles, 27 de marzo de 2019

Religión en Libertad

San Enda de Aranmore, abad.

San Enda.
San Enda.
San Enda de Aranmore, abad. 21 de marzo.

San Enda es, junto a San Finian de Clonard (12 de diciembre), padre del monaquismo en Irlanda. No por haber sido el primer monje o abad, sino por haber llevado a cabo una impresionante expansión.

Su leyenda cuenta que primero se dedicó a las armas. En una ocasión en que volvió victorioso de una batalla, su hermana Santa Fanchea (1 de enero), que era monja en Ross Oirthir, le reprochó estar envuelto en hechos sangrientos, siendo que ella había tenido la revelación de que él debía dedicarse a Dios. Enda no le hizo mucho caso, pero prometió a su hermana alejarse de las batallas si ella le daba una de sus monjas para casarse y fundar una familia. Pensó Enda que Fanchea no consentiría, pero ella, impulsada por Dios, asintió.

Fanchea entonces le dijo que regresara en un par de días a ver a su novia. Cuando Enda regresó, su hermana le llevó ante el cadáver de una monja muy joven y bella que recién había muerto, dándosela por esposa. Enda quedó petrificado, consideró la frivolidad de la vida del mundo e inmediatamente se entregó a una vida monástica. La misma Fanchea le tonsuró y le enseñó a que, cada vez que quisiera volver al mundo, se tocara la cabeza rasurada para que recordara que ahora no llevaba sino una corona por Jesucristo. Otra leyenda dice que por consejo de Fanchea, Enda abandonó Irlanda y fue a Roma, donde vivió largo tiempo. Allí le visitó su hermana, quien hizo el viaje subida sobre su manto y bordeando toda la península ibérica y atravesando el Mediterráneo (!). Una vez allí, le instó a volver a Irlanda, cosa que Enda hizo al año siguiente, habiendo muerto ya su hermana.

Sinceramente, y no hay que pensarlo mucho, todo lo dicho antes, es legendario y sin fundamente, salvo para darle una "historia" al santo. Ciertamente, su historia comienza establecido en Irlanda. Tal vez si podría ser cierta su visita al monasterio de San Ninian (16 de septiembre) en Galloway. Siendo ya presbítero, Enda se fue a Drogheda, donde levantó algunas iglesias junto al río Boyne, dejando en algunas a monjes para que sirvieran en el culto y predicaran por la región. Después visitó a Oengus, rey de Munster, cuñado suyo, a quien pidió autorización para fundar un monasterio en la isla de Aran. Oengus le ofreció tierras mejores, pero Enda le dijo que era allí donde Dios quería establecerlo.

Este monasterio pronto fue famoso por su austeridad y santidad, atrayendo a muchos a alistarse en sus filas, entre ellos el famoso San Kieran (4 de junio), o San Iarfhlaith (6 de junio y 26 de diciembre). En el lado oriental de la isla Enda construyó el célebre monasterio de Killeany, el más grande que fundó en la misma isla. Enda llevó allí una vida muy penitente, la cual exigía a todos los que querían morar en Killeany. La leyenda dice que cada noche Enda se probaba a sí mismo y a sus monjes de una peculiar manera: Se metían por turno en canoa de mimbre, que ponía a flote sin la envoltura de cuero que la hacía hermética, y si flotaba, era que el que estaba dentro estaba limpio de pecado mortal. En una ocasión el monje Gigniat, cocinero, se hundió, y al ser interrogado por Enda, confesó haber añadido a su porción una parte del alimento de otro monje. Entonces San Enda le mandó abandonar la isla, diciendole: "En modo alguno toleraré esto. No hay lugar aquí para ladrones".

Enda falleció sobre 530.

Fuente:
-"Vidas de los Santos". Tomo III. Alban Butler. REV. S. BARING-GOULD. 1916.

A 21 de marzo además se celebra a
San Serapión de Arsinoe, el Sindonita, monje.
San Absalon de Lund, obispo.
San Jacobo el Confesor, obispo.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA