Domingo, 26 de enero de 2020

Religión en Libertad

El cardenal Czerny, familia de migrantes, abuela que murió en Aushwitz, su madre presa en Terezín

ReL

El jesuita checo-canadiense Michael czerny es cardenal desde octubre de 2019
El jesuita checo-canadiense Michael czerny es cardenal desde octubre de 2019

Desde este mes de octubre de 2019 el jesuita checo-canadiense Michael Czerny es cardenal. Desde 2016 es sub-secretario de Emigrantes y Refugiados en la Curia vaticana, donde trabaja desde 2010 en temas de doctrina social y desarrollo humano. Ahora, la redacción de Vatican News en checo le ha entrevistado y ha contado las experiencias dramáticas de su familia: su madre, nieta de judíos, fue trabajadora forzada en el campo nazi de Terezín en la Segunda Guerra Mundial. Su abuela, aunque de fe católica, murió en Auschwitz por ser de etnia judía. Sabe por experiencia lo que vive una familia emigrante. 

- ¿Cuál fue la experiencia o implicación de sus padres durante la Segunda Guerra Mundial?

- Mis padres vivían en Moravia. Mi madre, Winifred Hayek Czerny, experimentó la prisión y el campo de concentración durante un total de veinte meses durante la Segunda Guerra Mundial; también se le exigió que trabajara como jornalera. Aunque nació y fue criada como católica, con padres católicos, sus abuelos eran judíos y las autoridades nazis la clasificaron como judía; estas a partir de marzo de 1939 gobernaron el llamado Protectorado de Bohemia y Moravia.

» Mi padre, Egon Czerny, también era católico. Al no tener linaje judío, se salvó del campo de concentración; fue llevado al campo de trabajos forzados en Postoloprty durante los últimos ocho meses de la guerra, debido a su negativa a divorciarse de mi madre, mientras estaba internada en Terezín.

- ¿Por qué encarcelaron a su madre y la metieron en un campo de concentración?

- Las autoridades nazis exigieron que todos los clasificados como judíos les entregaran objetos de valor. Se descubrió que mi madre había retenido algunas joyas familiares. Fue juzgada y condenada por robo de estado y cumplió una condena de un año en una prisión para mujeres en Leipzig. 

Michael Czerny y la escultura a los emigrantes

- ¿Cuál fue la actitud de su madre para ser una superviviente del Holocausto?

- Mi madre no pensaba en sí misma en estos términos, porque el "Holocausto" se atribuye propiamente a la comunidad judía, pero ella se identificaba como católica. Su actitud fue la de quien tiene la suerte de sobrevivir a la locura asesina de un régimen que no tenía motivos legítimos para perseguir y ejecutar a nadie, simplemente por sus antecedentes.

- Usted ha reproducido "Huida a Egipto" una pintura de su abuela, Anna Hayek. Cuéntenos sobre ella.

- Además de esposa y madre de tres hijos, Anna Hayek Löw era una deportista talentosa y artista aficionada. Su producción artística superviviente consiste en dos docenas de acuarelas y páginas de bocetos a lápiz, además de la pintura de estilo popular "Huida a Egipto" (1930) sobre vidrio, que se reprodujo para mi recordatorio de ordenación como Cardenal. Ella nació en 1893. Tanto ella como su esposo Hans eran católicos romanos desde su nacimiento, pero fueron clasificados como judíos debido a sus antepasados judíos. Con su esposo y sus dos hijos, Karl Robert y Georg, fue llevada a un campo de concentración en 1942 o 1943. Murió en Auschwitz unas semanas después de que terminara la guerra; los otros tres fallecieron antes.

» Mi madre regresó a Terezín en abril de 1995, y en el libro de visitas de su museo escribió: "Sobreviví". De hecho, sobrevivió a un monstruoso mal que tomó a los seres humanos –cada uno una persona única–, y los convirtió en anónimos: primero, de manera coercitiva, reduciéndolos a números, y luego, por gas y fuego que los convirtió en cenizas, en polvo.

» En su arte mi madre revirtió ese mal. De "polvo" o arcilla, esculpió la semejanza de muchas personas humanas vivas: semejanzas que durarán mucho, mucho más allá del lapso normal de años porque, irónicamente, han sido "despedidas" en un horno. Nuestra familia donó tres de sus esculturas de retratos, incluido uno de mí, al museo de Terezín.  

La familia Czerny, en Canadá

 - ¿Podría contarnos un poco sobre su infancia?

- Nací en Brno en julio de 1946 y mi hermano Robert en mayo de 1948. Ese mismo año nuestra familia huyó. El primero de muchos desafíos fue salir, y tuvimos que encontrar un lugar para ir. Nuestros padres hicieron muchas consultas. Aprendieron que Canadá nos dejaría entrar si pudiéramos encontrar a alguien en Canadá para patrocinarnos. Primero, un pariente estaba dispuesto, pero luego retiró la oferta. Entonces un hombre de negocios dijo que sí, que podía contratar a mi padre, pero cambió de opinión cuando su fábrica se quemó.

» Finalmente, con nuestra familia en peligro, cada vez mayor, un compañero de clase de la escuela secundaria de mis padres nos patrocinó. Él mismo había emigrado a Canadá solo unos años antes con su propia esposa e hijo pequeño. El riesgo de patrocinar incluía tener que sostenernos durante un año si mi padre no podía encontrar trabajo. Sin embargo, esta familia nos ayudó a entrar, nos dio la bienvenida y nos guió a través del proceso, muy desconcertante, de movernos por una nueva ciudad antes de aprender a hablar un nuevo idioma; de cómo comportarnos antes de comprender una cultura diferente; ganarnos la vida y, finalmente, nos ayudó a cruzar las barreras étnicas de la ciudad y a hacer amigos... Sin embargo, siguen viviendo en los idiomas y culturas que trajimos con nosotros.

»En Canadá, nuestra familia vivió en un barrio de habla francesa durante dos años, y luego se mudó a otro lugar en Montreal y, finalmente, en 1953 al suburbio de habla inglesa de Lakeside (ahora Pointe Claire). Así que ya hablaba checo, luego aprendí francés, y luego inglés, que ahora es mi "primer" idioma.

- ¿Tuvo alguna relación con Checoslovaquia o la República Checa más adelante?

- Como adulto, regresé a Checoslovaquia y estuve desde mediados de octubre de 1987 hasta mediados de enero de 1988. Quería explorar la tierra de mi nacimiento y tener una experiencia de primera mano de la vida bajo el comunismo. En Brno me reuní varias veces con el provincial P. Jan Pavlik, que vivía en la casa de su madre y tenía su "oficina" allí. En Praga a menudo visitaba al P. Karel Dománek, que vivía muy discretamente en el edificio donde había trabajado durante muchos años como conserje. También visité al P. František Lízna en Velké Opatovice, y concelebramos la Eucaristía en el pequeño altar en la casa de su madre. Regresé por unas semanas en abril de 1989, y visité al P. Pavlik y al provincial eslovaco P. Andrej Osvald en Važec, de donde era párroco y también atendía espiritualmente a los romaníes.

» En todos estos encuentros, me impresionó el coraje y la fe de quienes, aún durante el régimen comunista, lograron mantener encendida la llama de la fe cristiana y la vida de la Iglesia durante esos años. ¡Nadie adivinó que llegaría un gran cambio en unos pocos meses! Y, desde entonces, he estado en la República Checa y Eslovaquia para las reuniones del Apostolado Social Jesuita en Europa Central / Oriental, una vez en la residencia jesuita del castillo de San Ignacio en Praga en enero de 1996 y, otra, en la Casa de Ejercicios de San Ignacio en Prešov en noviembre de 1998.

- ¿Podría explicarnos el significado de su escudo cardenalicio?

- Desde enero de 2017, soy uno de los dos subsecretarios de la Sección del Vaticano para Migrantes y Refugiados. Para reflejar este ministerio, mi escudo de armas muestra un bote con una familia de cuatro personas: refugiados y otras personas ‘en movimiento’, ya que a menudo van en bote.

» De hecho, nuestra familia, de cuatro miembros, llegó en barco a Canadá en 1948, por lo que el agua debajo del barco me hace pensar en el Océano Atlántico. El bote es también una imagen tradicional de la Iglesia como la barca de Pedro, que tiene el mandato de Nuestro Señor de "Recibir al extranjero" (Mateo 25:35), independientemente de dónde se encuentre la Iglesia.

» Además, como el símbolo del movimiento El Arca, el barco es un recordatorio de las obras de misericordia hacia todos los excluidos, olvidados o desfavorecidos. El resplandor solar dorado sobre el bote es el sello de la Compañía de Jesús, los jesuitas, y el fondo verde es un recordatorio de la encíclica del Papa Francisco "Laudato si'', que nos llama a todos a cuidar el bienestar de la Creación: nuestro casa común.

- ¿Y su lema?

- Mi lema "Suscipe" es la primera palabra de la oración que San Ignacio coloca en la contemplación final de los Ejercicios Espirituales, es decir, la Contemplación para Alcanzar el Amor de Dios. Entonces, con la palabra o título "Suscipe" pretendo evocar la oración de una entrega total a Dios como señal de la espiritualidad que vive un Cardenal. En su carta a los nuevos Cardenales de octubre de 2019, el Papa explicó lo que esto realmente significa: "La Iglesia te pide una nueva forma de servicio... un llamado a un mayor sacrificio y un testimonio constante de vida". Las túnicas escarlatas representan el derramamiento de sangre, –usque ad effusionem sanguinis– , en total lealtad y fidelidad a Cristo.

-Su cruz pectoral está hecha de madera. ¿Puede hablarnos de ella?

- Mi cruz pectoral fue hecha por el artista italiano Domenico Pellegrino. Tomó la madera de los restos de un barco utilizado por migrantes para cruzar el Mediterráneo desde el norte de África en su intento de llegar a la isla italiana de Lampedusa. El material sugiere la madera de la cruz sobre la que Jesús fue crucificado, el Hijo de Dios, "para quitar los pecados del mundo". El clavo original nos recuerda claramente que Jesús fue clavado en la cruz; el escudo de armas de los jesuitas incluye los tres clavos tradicionales. Esta pobre madera conduce al voto jesuita de pobreza y al deseo de una Iglesia humilde y comprometida. 

» El origen de la madera refleja el vuelo de mi familia hacia la seguridad cuando era muy joven, así como mis responsabilidades actuales en la Sección de Migrantes y Refugiados. Las grietas en la pintura roja y en la madera recuerdan las heridas, el sufrimiento, la sangre derramada cuando el mundo olvida la compasión y la justicia, mientras que el color más claro en la parte superior sugiere la Resurrección de nuestro Señor y Salvador y la plenitud de vida que Él vino a traer.

- Por último, ¿podría por favor leernos el dicho que ha citado en su ordenación y en la tarjeta de cardenal?

- Con mucho gusto, viene de los Diálogos de los Carmelos de George Bernanos... “Sólo una cosa es importante, seamos valientes o cobardes: estar siempre allí, donde Dios nos tenga, y que los demás confíen en Dios”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA