Martes, 28 de septiembre de 2021

Religión en Libertad

Carne en el asador

Vacas en el campo.
El ganado, tradicional amigo del hombre, ahora convertido en responsable del cambio climático, es el nuevo objetivo a batir de la ideología ecologista-veganista. Foto (contextual): Jakob Cotton / Unsplash.

por Enrique García-Máiquez

Opinión

Mi respeto por los vegetarianos es extraordinario. Por tres razones de peso. Una, anarquistoide. Jamás me meto en lo que cada cual decida hacer con su vida o dietas, porque exijo que hagan lo mismo con los demás y conmigo. Otra razón es más compleja, lógica, casi teológica. Entiendo que quien reniega de todo tipo de sacrificio no alcance a comprender la metafísica del chuletón. Sin bendecir la mesa, alguien bien coherente está abocado al veganismo. Más sencilla, la tercera razón: el juego de la oferta y la demanda. No tengo ningún inconveniente en que bajen los precios del jamón ibérico ni del bifé argentino.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, crecen alarmantemente las proyecciones políticas y la presión mediática que nos instan a dejar de comer carne. ¡A nosotros! Van en serio y ya no hace gracia.

Resulta tenebroso es ver cómo se alargan las sombras del nihilismo postmoderno. El primer vegetarianismo era sentimental. Lo de los "pobres animalitos" era una emoción positiva. Éste, no. De hecho, nos proponen que comamos grillos y gusanos, que también son criaturitas de Dios. Importan menos los bambis que amargarnos la existencia.

Porque como no se le escapa a nadie, si lograsen prohibirnos comer carne, acabarían con las majestuosas dehesas y la ganadería trashumante y las humildes cabras entre los riscos, limpiando el monte y previniendo incendios. Como acabarían con las ganaderías bravas, si prohibiesen los toros. Como arrasarían con los conservados cotos, si prohibiesen la caza. La garantía del cuidado ganadero y la exquisita selección de especies depende del aprovechamiento de la carne. Como la sostenibilidad económica de nuestros pueblos.

Hace mucho que el ecologismo dejó de ser el intenso amor de nosotros, los conservacionistas, por nuestro entorno, su paisaje y sus tradiciones; y fue cayendo en un extraño odio a la vida humana, a la que ha llegado a considerar un cáncer para la Tierra. Ahora da un paso más. Les molestan también las vacas y los cochinos, que no han hecho mal a nadie, sino todo lo contrario. Y si nos gustasen los grillos, querrían acabar con los grillos. Hay algo mefistofélico en esta carrera febril hacia el agujero negro. Así que, por el bien de los niños, de las vacas, de las cabras, de los pollos y hasta de los grillos, pongamos pie en pared. O, mejor aún, pongamos toda la carne en el asador. Hay que luchar contra el nihilismo integral.

Publicado en Diario de Cádiz.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda