Miércoles, 30 de septiembre de 2020

Religión en Libertad

Todos racistas y esclavistas


por Rafael Sánchez Saus

Opinión

No hay un solo pueblo o civilización que no haya sido racista culturalmente ni haya dejado de practicar la esclavitud hasta casi nuestros días. No importa lo lejos que nos traslademos o remontemos, el sentimiento de superioridad y la trata de seres humanos estarán siempre presentes, aunque no necesariamente asociados. De hecho, fue siempre más prestigioso poseer esclavos de razas o zonas muy apreciadas que lo contrario, algo de lo más razonable en la lógica esclavista, pues no parece buena idea despreciar lo que se ha adquirido, por más que ninguna posesión sea equiparable al poseedor.

Cuando los europeos llegaron al África negra a partir del siglo XV, los nativos practicaban la esclavitud a gran escala. De hecho, sin su colaboración no hubiera sido apenas posible la trata, ya que los mercaderes no solían internarse en el territorio y se limitaban a establecer sus enclaves en la costa. Mucho antes que ellos, sobre todo en África oriental, los árabes habían establecido grandes emporios esclavistas para cubrir con negros la insaciable demanda del Islam, la más dependiente de esa mano de obra de todas las civilizaciones medievales.

Se da la circunstancia de que la denostada Europa fue el primer continente del que desapareció la esclavitud, en plena Edad Media y a través de un proceso lento pero eficaz de transformación social y económica que, al hacerla inviable, la limitó a casos excepcionales. El papel del cristianismo en todo ese proceso, que incluía el cambio de las conciencias, fue básico, pues se trata de la primera religión que estableció la dignidad de todos los seres humanos y su igualdad esencial como hijos de un mismo Padre. La carta de San Pablo a Filemón, a propósito del esclavo Onésimo, marcó la posición cristiana sobre el fenómeno, y si tardó mucho tiempo en dar frutos plenos fue porque la esclavitud era una institución tan arraigada, y tan imprescindible para el sistema económico antiguo, que simplemente era inconcebible su abolición, pero se humanizó como nunca antes en ningún sitio.

Más tarde, hubo siempre voces cristianas contrarias a la nueva esclavitud, instaurada en las colonias por motivos demográficos y económicos, y sin ellas no hubiera sido posible el abolicionismo del XIX, nacido en Inglaterra y en círculos hondamente piadosos. Sin aquellos idealistas, cristianos y europeos, hoy no habría negros libres manifestándose en las ciudades de Occidente. Pero, ¿a quién le importa todo esto si de lo que se trata es de culpabilizar a nuestra genuflexa civilización?

Publicado en Diario de Sevilla.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Esta noticia sólo la podemos hacer con tu ayuda

DONA AHORA