Jueves, 21 de marzo de 2019

Religión en Libertad

La profecía del padre Benson


R.H. Benson tuvo la sensación de que el mundo estaba dando un giro copernicanamente demoniaco hacia un hombre cuyo objetivo era suplantar a su Creador.

por Eduardo Gómez

Opinión

Allá por 1907, un brillante escritor, el converso sacerdote católico Robert Hugh Benson, escribió una novela que tal vez no haya dado la vuelta al mundo pero sí puso al mundo en la órbita de lo que le aguardaba de resultas de la deriva del hombre moderno en su relación con Dios. La novela que lleva por título Señor del Mundo se considera una de las distopías más verídicas del siglo XX. Tan es así que el Papa Francisco recomendó encarecidamente su lectura. No se equivocó ni un milímetro cuando lo hizo. El Espíritu Santo le concedió la suficiente lucidez para detectar cuánta verdad había en la obra de Benson.



El argumento nos conduce a un Occidente camino de convertirse en una gigantesca secta a resultas de la fusión del capitalismo y el socialismo. El alma humana ha sido socavada de tal modo que el Cristianismo, en apariencia, queda relegado a la irrelevancia, y perseguido por un nuevo orden mundial dirigido por un misterioso hombre a quien se le atribuye haber salvado a Europa de las garras de Oriente. Es por eso que es erigido en su amo y señor.
 
La única barrera que queda es la Iglesia de Roma. Sumida en una crisis de fe sin precedentes, padece apostasías en masa dentro del clero, pero aún va a ser defendida por un número reducido de fieles de fe inquebrantable. Es el único valladar ante el relativismo y sus tiránicas imposiciones.
 
Cierto es que las famosas distopías 1984 y Un mundo feliz fueron capaces de predecir los métodos de dominación de los poderes fácticos para alienar a los humanos, pero les faltaba la parte más importante: el plan. La expresión Nuevo Orden Mundial está muy en boga, a menudo se le da una orientación geopolítica, sin embargo no va más allá de los imperialismos de toda la vida, no hay un sentido metafísico y espiritual. Esa fue la orientación de R.H. Benson, tuvo la sensación de que el mundo estaba dando un giro copernicanamente demoniaco hacia un hombre cuyo objetivo era suplantar a su Creador. Aquella frase de Chesterton, “En el siglo XX el hombre no ha perdido la fe, ha perdido la razón”, tuvo toda su amplificación en Benson, que vio el panorama que empezaba a dibujarse: un hombre cada vez más manejable, más permeable, más vulnerable en su espiritualidad, más alejado de Dios y por ende menos libre. El momento que vivimos no es muy distinto; el número de creyentes se reduce paulatinamente en la Europa Occidental, los gobiernos e instituciones supranacionales tratan de imponer normas y dogmas sociales cada vez más contrarios al cristianismo, muchos estados están diluyendo las tradiciones, las naciones cada vez tienen una soberanía más limitada y en medio de todo, esa suerte de arma de destrucción masiva al servicio del relativismo: la ideología de género.
 
Se habla mucho del carácter premonitorio de las obras de Orwell y Huxley, su fama les precede, pero la verdadera profecía fue la del padre Benson (curiosamente anterior en el tiempo a las otras dos), pues el plan siempre precede al método. Él conocía de la existencia de un único Señor cuyo Reino no era de este mundo. Su estado de alerta le llenó de inspiración para escribir una novela que encaja razonablemente bien en días como éstos. Los paralelismos que en esta obra encontró el Papa con la realidad fueron tan evidentes que descubrió que se trataba de algo más que una novela. Como siempre ocurre, los siervos de Dios tienen ventaja a la hora de descubrir los planes de Satanás.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sin tu ayuda, seguramente mañana no podremos hacer noticias como esta

DONA AHORA