Miércoles, 12 de agosto de 2020

Religión en Libertad

Fá­ti­ma, «es­cue­la de Ma­ría» para ser tes­ti­gos del Se­ñor


De­seo que se asien­te en vues­tro co­ra­zón esa ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal de aque­llos ni­ños con Ma­ría, pues el en­cuen­tro con Ella siem­pre es la lec­ción de una Maes­tra de la san­ti­dad.

por Cardenal Carlos Osoro

Opinión

El Papa Fran­cis­co va como pe­re­grino al san­tua­rio ma­riano de Fá­ti­ma. Y allí ca­no­ni­za­rá a Ja­cin­ta y Fran­cis­co, dos de los tres pas­tor­ci­llos que ates­ti­gua­ron ha­ber vis­to a la Vir­gen Ma­ría en 1917. Me vie­nen a la me­mo­ria las pa­la­bras que San Juan Pa­blo II pro­nun­ció en el en­cuen­tro con los jó­ve­nes en Cua­tro Vien­tos en Ma­drid: «Que­ri­dos jó­ve­nes, os in­vi­to a for­mar par­te de la es­cue­la de la Vir­gen Ma­ría. Ella es mo­de­lo in­su­pe­ra­ble de con­tem­pla­ción y ejem­plo ad­mi­ra­ble de in­te­rio­ri­dad fe­cun­da, go­zo­sa y en­ri­que­ce­do­ra». Para los jó­ve­nes de to­dos los lu­ga­res del mun­do, ¡qué bien so­na­ban es­tas pa­la­bras y qué bien eran aco­gi­das en su co­ra­zón! To­dos fi­já­ba­mos nues­tra men­te en al­gún lu­gar de nues­tras geo­gra­fías don­de te­ne­mos un san­tua­rio y una ima­gen que es en­tra­ña­ble para no­so­tros. En nues­tra tie­rra, con sus dis­tin­tas ad­vo­ca­cio­nes, Ma­ría puso su es­cue­la.
 
¿Sabes lo que sig­ni­fi­ca que ten­ga­mos una es­cue­la de Ma­ría que po­de­mos ofre­cer a to­dos los hom­bres? El Papa Fran­cis­co nos acer­ca la que nues­tra Ma­dre Ma­ría plan­tó en Fá­ti­ma y, a tra­vés de tres ni­ños, Lu­cía, Ja­cin­ta y Fran­cis­co, ofre­ció a toda la hu­ma­ni­dad. En este mes de mayo y ante este acon­te­ci­mien­to, os pro­pon­go vi­vir des­de esa es­cue­la la pro­pues­ta que el San­to Pa­dre no ha he­cho tan­tas ve­ces du­ran­te su pon­ti­fi­ca­do: la de sa­lir a to­dos los ca­mi­nos por don­de van los hom­bres lle­van­do la ale­gría del Evan­ge­lio. Ale­gría que des­cu­bri­mos con más hon­du­ra al lado de la Vir­gen Ma­ría. Con Ella es­cu­cha­mos con mu­cha más fuer­za la pro­fun­di­dad de la mi­sión que el Se­ñor nos ha en­tre­ga­do: «Se­réis mis tes­ti­gos». Ma­ría fue el ser hu­mano que más com­pro­mi­so asu­mió para ser tes­ti­go del Se­ñor. Pres­tan­do su vida a Dios, con su sí ab­so­lu­to a Él, hizo la obra más gran­de y la ta­rea más be­lla por la hu­ma­ni­dad: dar ros­tro a Dios y con­ver­tir­se así en el ser hu­mano úni­co, irre­pe­ti­ble y ex­cep­cio­nal, al que siem­pre es­ta­rá vin­cu­la­do el ros­tro del tes­ti­go.
 
Esta car­ta se­ma­nal os lle­ga cuan­do es­toy acom­pa­ñan­do al Papa Fran­cis­co en Fá­ti­ma. De­seo que se asien­te en vues­tro co­ra­zón esa ex­pe­rien­cia ex­cep­cio­nal de aque­llos ni­ños con Ma­ría, pues el en­cuen­tro con Ella siem­pre es la lec­ción de una Maes­tra de la san­ti­dad. Al­gu­nos qui­zá en el pro­pio san­tua­rio, mu­chos a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, des­cu­bri­réis cómo aque­llos ni­ños con­tem­pla­ron la san­ti­dad de Ma­ría y aco­gie­ron su pro­pues­ta a ser san­tos, co­mu­ni­can­do a los hom­bres que este re­ga­lo de Dios es el más ne­ce­sa­rio para cons­truir nues­tra vida. Ben­di­to sea ese en­cuen­tro y el que cada uno de no­so­tros pue­de te­ner con nues­tra Ma­dre. Que au­men­ta el de­seo y mues­tra la ne­ce­si­dad de ser tes­ti­gos del Se­ñor siem­pre, pero más que nun­ca en este mo­men­to his­tó­ri­co.
 
¡Cómo no de­cir con el após­tol San Pa­blo las mis­mas pa­la­bras que di­ri­gía a Tito! «Cuan­do se ma­ni­fes­tó la Bon­dad de Dios nues­tro Sal­va­dor y su Amor al hom­bre, no por las obras de jus­ti­cia que hu­bié­ra­mos he­cho no­so­tros, sino, se­gún su pro­pia mi­se­ri­cor­dia, nos sal­vó por el baño del nue­vo na­ci­mien­to y de la re­no­va­ción del Es­pí­ri­tu San­to, que de­rra­mó co­pio­sa­men­te so­bre no­so­tros por me­dio de Je­su­cris­to nues­tro Sal­va­dor, para que, jus­ti­fi­ca­dos por su gra­cia, sea­mos, en es­pe­ran­za, he­re­de­ros de la vida eter­na» (Tit 3, 4-7). En Ma­ría y por Ma­ría he­mos re­ci­bi­do tam­bién no­so­tros todo. ¿Os dais cuen­ta de que, por su sí a Dios, fue po­si­ble que «la Bon­dad de Dios nues­tro Sal­va­dor y su Amor» tu­vie­ran ros­tro hu­mano en Je­su­cris­to? Con su sí in­con­di­cio­nal, con su de­seo de ser tes­ti­go de Dios en este mun­do y por la fuer­za del Es­pí­ri­tu San­to, la Vir­gen per­mi­tió que to­dos los hom­bres co­no­cié­se­mos a Dios mis­mo. He­mos vis­to el Amor, he­mos po­di­do com­pro­bar de qué es ca­paz ese Amor. En Je­su­cris­to, el Hijo de Ma­ría, los hom­bres y mu­je­res he­mos po­di­do co­no­cer y ex­pe­ri­men­tar los fru­tos de ese Amor.
 
En­tra por un mo­men­to en Fá­ti­ma, es­cue­la de la Vir­gen Ma­ría, y apren­de de Ella a ser tes­ti­go del Se­ñor:
 
1. La Vir­gen Ma­ría es tes­ti­go cuan­do dice sí a la pro­pues­ta de ser Ma­dre de Dios. La pri­me­ra con­di­ción de un tes­ti­go es que­rer vi­vir en la ver­dad para que así los de­más pue­dan co­no­cer y vi­vir en la ver­dad. A Ma­ría se le pro­po­ne ser Ma­dre de quien es el Ca­mino, la Ver­dad y la Vida. ¿Cómo du­dar para ha­cer pre­sen­te en este mun­do al Hijo de Dios? Se le pide ser Ma­dre de la Bon­dad y del Amor, lo más ne­ce­sa­rio para el cre­ci­mien­to del ser hu­mano. ¿Cómo po­ner con­di­cio­nes para ello? Se la com­pro­me­te a ser tes­ti­go de la mi­se­ri­cor­dia de quien nos sal­va. ¿Cómo no ha­cer pre­sen­te a quien tie­ne ca­pa­ci­dad para ex­traer el bien en toda si­tua­ción? Ella res­pon­de con pron­ti­tud. No duda un ins­tan­te en de­jar toda su vida para ese me­nes­ter. El Se­ñor, al re­ga­lar­nos su vida en el Bau­tis­mo, nos pide tam­bién que sea­mos sus tes­ti­gos, que le di­ga­mos sí. ¿Cómo lo hago y lo vivo?
 
2. La Vir­gen Ma­ría es tes­ti­go cuan­do se pone en ca­mino para ver a su pri­ma Isa­bel. Y en aquel en­cuen­tro Isa­bel re­co­no­ce que quien la vi­si­ta es la Ma­dre de Dios: «Ben­di­ta tú en­tre las mu­je­res», «di­cho­sa tú que has creí­do que lo que ha di­cho el Se­ñor se cum­pli­rá»… En el ca­mino de nues­tra vida, en todo lo que ha­ce­mos y, so­bre todo, en los en­cuen­tros que te­ne­mos con los de­más, el Se­ñor nos pide que sea­mos sus tes­ti­gos. ¿Cómo y des­de dón­de lo soy? ¿Se nota en mi vida algo sin­gu­lar en el modo de ha­cer, de tra­tar a los de­más?
 
3. La Vir­gen Ma­ría es tes­ti­go cuan­do en Be­lén da a luz al Hijo de Dios y ca­lla y ado­ra al Sal­va­dor. ¡Qué ale­gría da con­tem­plar a Ma­ría vien­do cómo Dios mis­mo toma ros­tro en un lu­gar con­cre­to de la tie­rra! ¡Qué pro­fun­di­dad ad­quie­re la vida cuan­do se la ve es­cu­chan­do a to­dos los que se acer­can al por­tal de Be­lén ha­blan­do de las ma­ra­vi­llas del re­cién na­ci­do y Ella, en si­len­cio, de ado­ra­ción! Re­cor­de­mos a los pas­to­res, a los ma­gos… To­dos di­cen ma­ra­vi­llas del re­cién na­ci­do. Y to­dos ven a Ma­ría en si­len­cio de ado­ra­ción. ¿Soy tes­ti­go que, en el si­len­cio y en la ado­ra­ción, con­tem­plo al Se­ñor?
 
4. La Vir­gen Ma­ría es tes­ti­go cuan­do, en las bo­das de Caná, dice a la gen­te «Ha­ced lo que Él os diga». Ella sabe que quien pue­de arre­glar to­das las si­tua­cio­nes por las que pasa el ser hu­mano es Je­su­cris­to. Solo Dios sal­va. Pre­ci­sa­men­te por ello, in­sis­te en que re­cu­rra­mos a Él. No duda en ser tes­ti­go de esta reali­dad. Quie­re que los hom­bres, en to­dos los mo­men­tos de la vida, tam­bién cuan­do es­ta­mos en apu­ros, re­cu­rra­mos a Él. ¿Sien­to la ne­ce­si­dad de ser tes­ti­go re­cu­rrien­do a Él siem­pre y te­nien­do la se­gu­ri­dad de que la fuer­za y el po­der son del Se­ñor?
 
5. La Vir­gen Ma­ría es tes­ti­go del Se­ñor cuan­do su Hijo dice de­lan­te de Ella: «Mi ma­dre y mis her­ma­nos son es­tos: los que es­cu­chan la Pa­la­bra de Dios y la cum­plen». En aquel gru­po al que ha­bla­ba Je­sús, al­guien per­ci­be la pre­sen­cia de la Vir­gen Ma­ría y se lo co­mu­ni­can a Je­sús. ¡Qué pa­la­bra de alien­to y de ver­dad dice de su Ma­dre el Se­ñor! Pues Ella es­cu­chó la Pa­la­bra con to­das las con­se­cuen­cias y la Pa­la­bra se hizo car­ne. ¿Soy de los que es­cu­cho y di­ri­jo la vida se­gún la Pa­la­bra de Dios?
 
6. La Vir­gen Ma­ría es tes­ti­go del Se­ñor al pie de la Cruz. En los mo­men­tos lí­mi­te es don­de se ofre­ce lo que uno vale. La Vir­gen, en el do­lor des­ga­rra­dor de ver mo­rir a su Hijo, acep­ta la ta­rea que este le pro­po­ne: ser Ma­dre de to­dos los hom­bres. («Mu­jer ahí tie­nes a tu hijo […] hijo, ahí tie­nes a tu Ma­dre»). Y todo ello, para que Ma­ría sea siem­pre la que acom­pa­ñe a todo dis­cí­pu­lo en el ca­mino de la vida y ha­ga­mos ese ca­mino como Ella lo hizo con su Hijo. ¿Cómo he in­cor­po­ra­do a Ma­ría en mi vida?
 
7. La Vir­gen Ma­ría es tes­ti­go del Se­ñor en la es­pe­ra de Pen­te­cos­tés. Allí, en aque­lla es­tan­cia, es­pe­ran­do la ve­ni­da de Je­su­cris­to, es­ta­ba Ma­ría. Y lo ha­cía ani­man­do a los dis­cí­pu­los a es­pe­rar en la pro­me­sa que ha­bía rea­li­za­do su Hijo. Es Ma­dre de la es­pe­ran­za. Está di­cien­do a los dis­cí­pu­los que su Hijo nun­ca fa­lla y siem­pre cum­ple. Man­te­ner la es­pe­ran­za pasa por si­tuar­nos con Ma­ría como los pri­me­ros dis­cí­pu­los en la es­tan­cia de Pen­te­cos­tés. ¿Man­ten­go viva la es­pe­ran­za jun­to a Ma­ría?
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA