Lunes, 15 de abril de 2024

Religión en Libertad

Las claves de Domenech, Silva y Bronchalo para entender el Magisterio de la Iglesia

Cuándo hay que asentir al Papa... y cuándo no: «Red de redes» habla sobre la autoridad en la Iglesia

Domenech, Silva y Bronchalo, curas de Red de redes.
¿Qué es el Magisterio de la Iglesia? Esta es la cuestión que abordan los sacerdotes y youtubers Jesús Silva, Patxi Bronchalo y Antonio Maria Domenech en el episodio más reciente del programa Red de Redes.

ACdP

¿Qué es el Magisterio de la Iglesia? Esta es la cuestión que abordan los sacerdotes y youtubers Jesús Silva, Patxi Bronchalo y Antonio Maria Domenech en el episodio más reciente del programa Red de Redes, un espacio catequético producido por la Asociación Católica de Propagandistas (ACdP) que aborda semanalmente asuntos de relevancia para los cristianos.

¿Qué es el Magisterio de la Iglesia?

“La Revelación se basa en tres cosas: la Sagrada Escritura, la Sagrada Tradición —las enseñanzas de los Padres de la Iglesia en los primeros siglos— y el Sagrado Magisterio”, explica Jesús Silva, y añade que este último consiste en “los actos oficiales de los pastores de la Iglesia cuando dan una enseñanza sobre fe o moral”.

Por tanto, ironizan, no es Magisterio que san Juan Pablo II enseñara a los jóvenes a esquiar de una determinada manera. Tampoco cuando la Iglesia habla de temas científicos, porque no tiene potestad para ello, apunta Bronchalo. Una carta del obispo a los fieles de su diócesis, en cambio, sí sería Magisterio, diocesano en este caso. “Y el obispo está obligado a darlo, porque es garante de la enseñanza en su sede”, añade Domenech.

El sacerdote Patxi Bronchalo.

`Si un obispo o un papa diera una opinión contraria a la moral de la Iglesia, no hemos de adherirnos a ella´, dice Bronchalo.

¿Cuando tiene autoridad el Magisterio?

“Lo que da autoridad al Magisterio es la adhesión al Magisterio anterior, a la Tradición y a la Sagrada Escritura”, expone Silva. “Si alguien enseña en un acto de Magisterio algo que va contra la doctrina —añade—, no sería válido; es como si yo en la homilía hablara de política o de fútbol, me estaría extralimitando”.

Si un obispo o un papa diera una opinión contraria a la moral de la Iglesia, no hemos de adherirnos a ella, porque tampoco hay por su parte una adhesión a la Sagrada Escritura o la tradición”, insiste Bronchalo.

Así, los tres sacerdotes ponen el ejemplo del libro Jesús de Nazaret, que escribió el papa Benedicto XVI pero firmándolo como “Joseph Ratzinger”, para dejar claro que era su opinión, y no un acto magisterial. También hablan de Juan XXII, un papa medieval que mantuvo una doctrina errónea sobre el destino de las almas tras la muerte y que, tras el revuelo que levantaron sus palabras, acabó retractándose.

¿Cómo se define un dogma?

Bronchalo explica que “no todas las veces que habla un papa o un obispo lo hace magisterialmente; a lo mejor están expresando una opinión personal”, y pone el ejemplo de las ruedas de prensa del papa Francisco en los aviones. “Si un papa publica una encíclica sobre un tema que le gusta, ha de haber una adhesión del corazón y un respeto a lo que dice —en la medida, también, en que esté en consonancia con el resto del Magisterio, Tradición y Escritura—, pero no es una verdad de fe a la que hay que asentir”, añade Silva.

El sacerdote apunta que hay solo dos formas en las que se puede definir un dogma. En primer lugar, con un acto ex cathedra del Santo Padre, con intención de decir una verdad infalible y ya contenida en la Sagrada Escritura, el Magisterio y la Tradición, y en comunión con todos los obispos de la Iglesia. Esto ha ocurrido sólo dos veces: con el dogma de la Inmaculada Concepción, en 1854, y con el de la Asunción de María, en 1950.

La segunda manera es a través de un Concilio Ecuménico legítimamente convocado: es el caso de Trento y la confesión o el Concilio Vaticano I y la infalibilidad papal. “Fuera de ahí, ninguna instancia por su cuenta puede definir un dogma o cambiar por su cuenta la moral de la Iglesia: ni un sínodo, ni un obispo, ni el Camino Sinodal alemán”, comenta Silva.

El sacerdote Jesús Silva.

`Ninguna instancia por su cuenta puede definir un dogma o cambiar por su cuenta la moral de la Iglesia: ni un sínodo, ni un obispo, ni el Camino Sinodal alemán´, dice Jesús Silva. 

No estar de acuerdo no es dejar de querer

“Que no te parezca bien algo que diga el papa no implica no quererle”, explica Domenech, y pone el ejemplo de no estar de acuerdo con algo que dice tu madre, y que no por ello la dejas de querer. Además, aun así tendrás que obedecerla si estás bajo su tutela, añade.

“Nunca hemos de transmitir desafección hacia nuestros pastores: ni al Papa, ni al obispo ni tampoco al párroco”, apunta, y explica que, en caso de desacuerdo, lo mejor es decírselo a la persona en cuestión. “Nos hemos acostumbrado a criticar y a que él sea el último en enterarse”, dice.

Bronchalo, además, trae a colación una máxima de san Ignacio de Loyola: siempre hay que tratar de “salvar la proposición del prójimo”, y, si es necesario corregir, hacerlo con amor.

Silva ofrece tres claves ante la confusión: leer los textos menos claros del Magisterio a la luz de los más claros, formarse para adquirir mejor conocimiento del conjunto y formar la conciencia a la luz del Catecismo. “Ningún papa reciente ha dicho algo que no se pueda aceptar desde el punto de vista de la conciencia, pero podría darse”, concluye.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda