Martes, 18 de junio de 2024

Religión en Libertad

Rahbar, fraile franciscano: «Cambiaba letra por letra para que no me descubrieran»

«Encontré un libro tirado del que no me pude separar»: el joven converso que burló al régimen iraní

Rahbar
"Llevar un Evangelio o una Biblia en Irán equivale a llevar seis kilos de heroína. No sé quién dejó este libro tirado en la calle aquel día. Pero este libro cambió mi vida", comenta el franciscano André Marie Rahbar.

J. C. M.

"Nací en una ciudad donde todo el mundo era musulmán. No había cristianos. Nací en una familia que ni siquiera creía en Dios, eran ateos. Hasta los 13 años fui un niño que jugaba en la calle, que iba a la escuela y al que no le interesaba Dios ni la religión", comenta el fraile franciscano André Marie Rahbar.

El iraní ha ofrecido su impresionante testimonio en la XXI Convención General de la Comunidad Magnificat, que se ha celebrado en Chianciano Terme, en la provincia de Siena (Italia). "Hace 22 años conocí a una persona llamada Jesucristo. ¿Dónde? En Irán, en la ciudad de Tabriz, que es famosa por sus alfombras persas", añade.

Encuentro con "aquel libro"

El futuro franciscano era todavía pequeño cuando encontró tirado en la calle algo que le cambiaría la vida. "Un día, camino del colegio, tendría 12 o 13 años, encontré un libro en el suelo. Por curiosidad, lo cogí y ponía: 'Evangelio de Jesucristo'. Era algo muy extraño. ¿Quién era Jesús? ¿qué era el Evangelio?, me preguntaba", explica Rahbar.

Abrió aquel libro y empezó a leer el Evangelio de San Mateo. Al principio le pareció aburrido pero, poco a poco, se fue desatando su interés. "Llegué a unas páginas que eran las bienaventuranzas. 'Bienaventurados los pobres'. Todos sabemos lo que es la pobreza, y también la vemos. Cuanto más avanzaba, más interesante se volvía este Jesús. Era la primera vez que oía que los pobres eran bienaventurados, al igual que los tristes", asegura.

André estaba a punto de leer algo realmente impactante. "Por primera vez oía que había que rezar por nuestros enemigos. Digo esto porque, para vosotros, es más normal, habéis crecido en una sociedad cristiana. Pero, en nuestra sociedad, eso no existía", explica.

Pero aquellas enseñanzas le iban a acarrear muchos problemas con su familia. Rahbar devoraba la Biblia día y noche sin parar. "Aún hoy, este libro está prohibido en mi país. Llevar un Evangelio o una Biblia equivale a llevar seis kilos de heroína. No sé quién dejó este libro en la calle aquel día. Pero este libro cambió mi vida", asegura.

André iba a descubrir que ese mismo libro había cambiado la vida de muchas otras personas en el mundo. Su familia, mientras, le seguía haciendo la vida imposible. "Me decían que eran cuentos, palabras que tenían 2000 años, que no me rompiera el cerebro con esas tonterías. Pero, yo no podía, la persona que encontré en aquel libro hablaba del amor. Después de 22 años no puedo explicar lo que sentí, sólo puedo decir que Jesús estaba cerca de mí, lo sentí y percibí su presencia", relata fray André.

Rahbar estaba descubriendo en su corazón que Jesús existía de verdad. Aunque su familia seguía sin entenderlo. Hasta el punto de que decidieron llevarlo al psicólogo. Su padre optó directamente por romper el libro, pero André no se rindió. Con el dinero que le daba su padre cada mañana para pagar el transporte a la escuela, el joven prefirió tener que caminar y gastarse ese dinero en buscar el libro por toda la ciudad, para comprarlo de nuevo.

El padre del futuro fraile católico no aceptaba la presencia de aquel "objeto" en su casa. Sin embargo, cuantas más veces lo hacía desaparecer, más veces lo volvía a comprar el joven André. Quien, de camino a la escuela, rezaba siempre mirando al cielo, convencido de estar hablando con "nuestro Padre que está en los cielos".

Rahbar'Por primera vez oí que había que rezar por nuestros enemigos', comenta Rahbar.

Las oportunidades de encontrarse con el libro de nuevo se iban reduciendo. Un día el librero le dijo a André que ya no tenía más ejemplares y, a la par, su padre, le comentó que ya no le daría más dinero, que le entregaría nada más que el billete para ir al colegio. Así que el niño decidió vender los billetes y comprar aquel último Evangelio que quedaba. Para resguardar ese último ejemplar, André tuvo que idear algo brillante.

"A menudo iba a la biblioteca cercana a mi escuela para leer el Evangelio, sobre todo cuando era invierno", comenta el fraile. Y, entonces, para proteger el libro, pensó que sería mejor donarlo a la biblioteca. El encargado, que no sabía muy bien que se trataba de un libro prohibido, lo cogió agradecido, le puso el sello de la biblioteca y le preguntó al joven si quería algo más. André le dijo que quería en préstamo el libro que le acababa de entregar.

Sin casa y entrada en prisión

El joven volvía a casa cada tarde pero pasaba las noches sin su libro, por lo que no paraba de llorar. "Tenía celos de este libro, en él había encontrado la luz", comenta. André no podía mantenerse alejado mucho tiempo de aquel libro y, como no siempre podía ir a la biblioteca, decidió escribir y copiar los 27 libros del Nuevo Testamento. Para que no le descubriera su familia, aprendió alfabeto armenio y fue sustituyendo cada letra persa por letras en armenio. "Fue una obra del Espíritu Santo", asegura.

"Sin embargo, no era posible llevar conmigo siempre los casi 30 cuadernos en los que había copiado el Nuevo Testamento, así que le pregunté a Jesús lo que debía hacer y me dijo: 'Tienes que vivir el Evangelio, no tienes solo que leerlo. Si tú vives el Evangelio tendrás la luz en tu interior, no en tu bolsillo'. Este fue el gran punto revolucionario de mi vida: el Señor abrió otra ventana delante de mí", explica.

Pasaron dos años de aquel primer encuentro con el libro y, por fin, André descubrió una iglesia en la capital, a 800 kilómetros de su ciudad, que era pentecostal. "Hice un camino de casi siete años para llegar a recibir el Bautismo", comenta el franciscano.

A partir de ese momento, de esa decisión, se iban agravar todos los problemas para André. Su familia le echó de casa y tuvo muchos conflictos con la Policía. A los 16 años lo metieron incluso en la cárcel y, tras 15 años de preparación, recibió la Primera Comunión. "Estoy contando toda una vida, que fue difícil pero bellísima", explica el fraile.

Después de todas estas dificultades y presiones sufridas en sus propias carnes, el joven empezó a preguntarse por qué había tanta persecución contra los cristianos en Oriente. Y, mientras todo esto sucedía, maduraba en él la semilla de la vocación.

Puedes ver aquí el testimonio completo de fray André Marie Rahbar.

"He visto una luz y esa luz es precisamente el Evangelio de Jesús. He decidido seguirla como los pastores siguieron a la estrella", relata. Cuando hizo su primera profesión, André y sus compañeros recibieron una carta del Papa Francisco: "Entre las cosas que escribió, la frase que más me impactó fue que el mundo necesitaba nuestra sonrisa". "Yo soy fruto de las oraciones de personas que, como tú, han rezado por mí", concluye el franciscano.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda