Domingo, 02 de octubre de 2022

Religión en Libertad

Vicente Rebollo, consagrado obispo de Tarazona: confiemos en Cristo, su entrega fue «personal»

Monseñor Vicente Rebollo.
Monseñor Vicente Rebollo animó a sus nuevos fieles diocesanos a ver la entrega de Cristo por ellos como algo 'personal' que nos abre a la confianza en Él.

ReL

TAGS:

Este sábado fue consagrado obispo Vicente Rebollo, quien tomó posesión de su sede en Tarazona. A la ceremonia litúrgica celebrada en la catedral asistieron el nuncio apostólico en España, Bernardito Aúza, veinticuatro obispos (entre ellos el cardenal Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal Española), dos centenares de sacerdotes y cientos de fieles que llenaron el templo.

Muchos de ellos venían de la archidiócesis de Burgos, de donde es natural monseñor Rebollo y donde ha ejercido su ministerio desde su ordenación sacerdotal en 1988. También asistió el alcalde de Tarazona, el popular Luis José Arrechea.

La consagración episcopal fue realizada por el arzobispo de Zaragoza, Carlos Escribano, como ordenante principal y monseñor Aúza y el arzobispo de Burgos, Mario Iceta, como co-ordenantes. Monseñor Escribano fue el encargado de pronunciar la homilía en la misa, durante la cual apeló a su responsabilidad ante los "tiempos recios" que vivimos, con la seguridad de que "la gracia del Señor" nunca le faltará para ello.

Al finalizar la misa, el nuevo obispo se dirigió a los presentes con unas palabras de agradecimiento a sus familiares y a todas las personas e instituciones que le han acompañado en sus últimos años de labor sacerdotal, en particular en sus crecientes responsabilidades como ecónomo de la archidiócesis de Burgos y vicario episcopal para asuntos económicos (monseñor Rebollo es licenciado en Administración y Dirección de Empresas) y como déan de la catedral burgalesa, en cuyo octavo centenario ha trabajado intensamente.

La entrega de Cristo es personal

Recordó las palabras de San Pablo Dilexit me et tradidit pro me [Mi amó y se entregó por mí: Gál 2, 20], que ha elegido como lema episcopal porque "sin el apoyo del amor de Cristo no se puede caminar": "Sentir que ese amor procede de la entrega de Cristo por mí es lo que me permite mirar hacia delante y decir sí" a esta nueva misión que le confía el Papa.

Un momento de la consagración episcopal de monseñor Rebollo.

Un momento de la consagración episcopal de monseñor Rebollo.

"La entrega de Cristo, de su vida por todos, es algo personal", dijo monseñor Rebollo: "Lo hace por mí, por cada uno, se trata de una experiencia y un don que cada uno debe acoger. Esto me hace descubrir más mi pequeñez e indignidad, pero a la vez, surge la gran confianza: me ha llamado a mí y se ha entregado por mí. ¿Cómo no seguirle, cómo no sentir su fuerza y confiar en Él? ¿Cómo no sentir su fuerza en mí y en mi vida de creyente si hay alguien, el todopoderoso, que me ha amado sin límites?"

El nuevo obispo de Tarazona se proclamó dispuesto a tomar parte "en los trabajos del Evangelio, ser colaborador de Jesús el Buen Pastor, hacer que la Buena Nueva llegue a todos los hombres". En su vida sacerdotal, dijo, siempre ha tenido "la certeza de que estaba anunciando el Evangelio, que tenía que ser buena noticia para todas las personas que me acompañaban, para mi prójimo. Puedo decir que son palabras exigentes por la responsabilidades que suponen, pero a la vez, plenifican y satisfacen, por Quién te envía y a Quién anuncias. Me siento ungido por la fuerza de lo alto, el espíritu me acompaña"

"Así concibo mi nueva encomienda episcopal entre vosotros", concluyó, antes de ponerla en manos de Nuestra Señora de Huerta, a quien está dedicada la catedral: "Espero ser el pastor que os merecéis y que necesitáis".

Una iglesia pequeña, pero ilustre

Los orígenes de la diócesis aragonesa de Tarazona se remontan al siglo V, y alberga uno de los mejores archivos de música religiosa del siglo XVI. Hoy su pequeño territorio ocupa el noroeste de la provincia de Zaragoza, un entorno rural de 75.000 habitantes repartidos en 144 parroquias atendidas por 44 sacerdotes en activo y sin ningún seminarista.

Por ella han pasado, sin embargo, nombres históricos de la reciente Iglesia española, como el cardenal Juan Soldevilla, arzobispo de Zaragoza asesinado en 1923 por terroristas anarquistas; dos futuros primados de España como arzobispos de Toledo, el cardenal Isidro Gomá (figura crucial del episcopado español durante la Guerra Civil) y el cardenal Francisco Álvarez Martínez, fallecido el pasado 5 de enero; y don Manuel Hurtado, que murió en el cargo en 1966 tras casi veinte años de pontificado turiasonense y cuyo proceso de canonización se inició a nivel diocesano en 1997 y se cerró en 2001, siguiendo desde entonces su recorrido en el Vaticano.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda