Sábado, 22 de junio de 2024

Religión en Libertad

El experto advierte: «La ONU es un mecanismo neocolonial con una agenda ideológica concreta»

Gennarini, jurista en la ONU: «La respuesta al transhumanismo no será política, sino cristiana»

Gennarini
El jurista Stefano Gennarini representa en Nueva York a C-Fam (Center for Family & Human Rights), desde donde defiende la vida, la familia y los valores cristianos.

J. C. M.

Stefano Gennarini conoce muy bien cómo se las gasta la ONU a la hora de imponer su agenda ideológica al resto de países. Aborto, homosexualismo, eugenesia, transhumanismo... cualquier campo es bueno para intentar sustituir los valores naturales por los del nuevo hombre que tienen pensado.

El jurista Stefano Gennarini representa en Nueva York a C-Fam (Center for Family & Human Rights), desde donde defiende la vida, la familia y los valores cristianos. En el último número de la Revista Misión, su redactor jefe, Javier Lozano, entrevistó a este buen conocedor de esta organización "neocolonial" plagada de lobbies y magnates.

Implementar el progresismo

"La ONU ya no cumple con la función para la que fue fundada. Es un mecanismo neocolonial. EE.UU., la UE y los países occidentales se han convertido en el gran polo de poder. Este nuevo discurso asume y promueve agendas sociales e ideológicas muy controvertidas, que incluyen el aborto o la cuestión LGBT. Los expertos de la ONU están reformulando todos los derechos para convertir la autonomía sexual en la norma más alta", comienza diciendo.

Para Gennarini, la ONU tiene muy claro su plan. "Las agencias de las Naciones Unidas han crecido en poder y en financiación. Esto va creando un sistema, con políticas generalmente progresistas, que espera su oportunidad para introducirse en un Estado. No lo digo yo, los mismos oficiales de la ONU hablan abiertamente de buscar todos los puntos de entrada en cada país para implementar sus políticas", asegura.

A la pregunta de qué estrategias utiliza la ONU para imponer sus postulados ideológicos, Stefano denuncia lo burdas que son. "Pongamos un ejemplo. Le dicen a un experto en derechos del niño que quieren resaltar la cuestión de género y le dan un millón de dólares. Él paga a unos investigadores para que realicen un informe en el que también deberán incluir cuestiones de género. Y aunque este texto no es vinculante y no tiene autoridad, UNICEF lo citará en sus programas", explica.

"A su vez UNICEF recibirá de los mismos países que han pagado al experto fondos para un programa que promueva estos derechos, pero incluyendo las teorías de género, que se implementará en países en vías de desarrollo. Así van imponiendo estas políticas", añade.

Gennarini defiende que algunas divisiones de la ONU son fábricas de activismo ideológico. "Las agencias de Naciones Unidas tienen divisiones enteras dedicadas a la labor de presión. La actividad de ONU Mujeres no se dedica a llevar asistencia a mujeres en países en vías de desarrollo. Se dedica exclusivamente a promover el feminismo occidental", comenta.

Y, aparecen los grandes nombres que mueven los hilos de las instituciones mundiales, que, como es sabido y ratifica Gennarini, trabajan para la ONU. "Existen fundaciones de creación más reciente como las de Bill Gates o George Soros, pero también otras históricas como Rockefeller, MacArthur o Ford, que llevan tiempo promoviendo sus políticas a través de la ONU", apunta.

"En los años 60 estas fundaciones hicieron una presión muy fuerte al Vaticano para el control de la población. Sabían que para poder promoverlo de manera eficaz necesitaban el apoyo de la Santa Sede, voz única en cuestiones morales. Querían que Pablo VI les secundara, pero no lo hizo. La Humanae Vitae fue también una respuesta a este lobby internacional fortísimo", añade.

ONU'La actividad de ONU Mujeres no se dedica a llevar asistencia a mujeres en países en vías de desarrollo. Se dedica exclusivamente a promover el feminismo occidental'.

El jurista analiza cómo trabajan estas corporaciones. "Son fundaciones que empezaron gracias a un multimillonario que tenía la pretensión de resolver los problemas del mundo. Estos tienen relaciones tanto con países como con las agencias de las Naciones Unidas a las que dan mucho dinero, a la vez que les hacen ver las políticas que a ellos les interesa implementar", relata.

"Tienen una estructura corporativa y generalmente sus dirigentes son también millonarios que tienen mucho dinero invertido en diferentes compañías. Al final estas organizaciones filantrópicas promueven muchas veces los intereses económicos de sus directivos", asegura.

Sobre si hay algún tipo de resistencia, Stefano apunta que cada vez menos. "Hace unos años los diplomáticos tenían más autoridad para negociar. Ahora reciben de sus países instrucciones de los ministros de Salud o de Igualdad, que a su vez han sido financiados por estas agencias de la ONU, y que también por su parte han recibido dinero de terceros países para imponer esta agenda. Así se crea este sistema colonial entre los países poderosos y los más pobres", comenta.

Parece inevitable que ganen

C-Fam trabaja, entre otras cosas, para denunciar esto. "Informamos al mundo sobre los debates que se están dando en Naciones Unidas, porque la mayoría no conoce la influencia que tienen los organismos internacionales en sus propios países, donde se implementan pactos internacionales que los ciudadanos ni han discutido ni han votado. En 1995 ningún país tenía leyes de género, ni siquiera los partidos tenían posiciones políticas. Ahora es una cuestión central", afirma.

Del por qué de estas políticas, Gennarini se retrotrae al pacto de Beijing de 1995. "Aquel año se produjo el pacto internacional de Beijing y se ratificó la agenda de género. A nivel normativo se mantuvo una ambigüedad, pero logró que se invirtiera mucho dinero y ayuda política en organizaciones que promovían esta ideología. Hoy esta ideología está presente en todo el mundo", lamenta.

"Tenemos relación con más de 50 delegaciones en la ONU y tratamos de obstaculizar esta agenda. Parece casi inevitable que ganen, pero tenemos que confiar en la providencia. Pienso en San Juan Pablo II y en la conferencia de El Cairo de 1994. Se daba por hecho que se iba a declarar el aborto como un derecho internacional, pero su intervención provocó que se creara una coalición de países latinoamericanos, árabes y africanos que obstaculizó esta declaración", apunta.

El jurista reconoce el enorme papel que tiene el Papa. "La Santa Sede es muchas veces la única voz amiga de la vida y de la familia en la ONU. Es muy triste. Hay un sesgo anticristiano en la ONU. Se han ensañado con la Santa Sede por su enseñanza sobre el matrimonio y la familia, y por hablar sobre la complementariedad de los sexos. Hace unos años Noruega lideró una campaña para expulsarla de la ONU, y yo he visto a los representantes de la UE tratar a esta delegación con desprecio y exigir que no hablasen sobre la mujer", reconoce.

Gennarini tiene claro que la respuesta no será política. "Cual­quier esperanza que he puesto en soluciones políticas me ha defraudado. El testimonio de los cristianos y el anuncio del Evangelio serán la respuesta a la agenda de género. Puede que incluso en algún lugar haya sangre, y así tendremos el privilegio de poder testimoniar la fe hasta el martirio. Mostrar la fe es lo que puede de verdad influir y cambiar las culturas desde su interior. Se puede tratar de cambiar la cultura por medio de la política, pero al final es la vida sacramental de la Iglesia la que transforma a los hombres y a las sociedades", explica.

Contundente defensa de la vida por Stefano Gennarini en la ONU.

Gennarini concluye con un mensaje de esperanza. "Cada generación tiene que dar testimonio. Ojalá que en la nuestra también surja este testimonio fuerte que ayude a los países a obstaculizar estas políticas antihumanas. Hoy debemos enfrentarnos con valentía a la agenda trans­humanista. Ahora más que nunca hay que confrontarse directamente con ellos, porque van muy en serio", expresa.

Comentarios
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda