Lunes, 26 de septiembre de 2022

Religión en Libertad

¿Por qué España se asentó realmente en América? El piloto y escritor Francisco Narla recurre a la fe

El escritor Francisco Narla.
Francisco Narla, piloto y escritor, repasa algunas de las sanguinarias torturas de las que los españoles libraron a los indígenas y desmonta la Leyenda Rosa de los imperios precolombinos.

J.M.C.

Negros conquistadores en lugar de esclavos, pueblos originarios que abrazaron la fe de sus descubridores a su llegada o civilizadores que libraron a los autóctonos de las más  sanguinarias torturas a manos de tiranos: son tres paradojas que durante siglos solo pudieron darse en un lugar del mundo y que Francisco Narla ha detallado en una entrevista para La Vanguardia con ocasión de la publicación de Balvanera. Una novela histórica que evoca las vivencias cotidianas de un grupo de súbditos de la Monarquía Hispánica. Por ella, el autor ha sido recientemente galardonado con el premio Edhasa Narrativas Históricas.

En las respuestas de Narla, que podría inscribirse por completo en la nueva corriente revisionista sobre la Leyenda Negra, se observan sin embargo algunas diferencias con este pujante discurso, pues considera que las hazañas del imperio en América no se agotan en sí mismas, sino que responden a una cosmovisión universal que motivó el descubrimiento, conquista y  evangelización del mundo: "Que todos eran hijos de Dios".

Una cosmovisión que,  según el autor, llevó directamente a que siendo menos que sus adversarios, los conquistadores no se impusiesen por la fuerza, "sino porque sus  valores eran mejores". Especialmente "el cristianismo", garante de un futuro para "los americanos subyugados por otros nativos en el que todos eran iguales como hijos de Dios".

"Eso fue un enorme progreso y  hasta el quinto real, el 20% del impuesto de los Austrias sobre toda transacción, era inferior al que exigían los mexicas", menciona. De hecho, lejos de las masacres generalizadas por la Leyenda Negra, fueron "las guerras entre etnias nativas" las que ayudaron a la conquista.

"Cualquiera que se documente comprobará que Cortés, Pizarro y los que, como ellos, buscaron un futuro mejor en lo que creían las Indias jamás hubieran ganado solo con las armas. Por eso, se impusieron y hoy toda Hispanoamérica habla español", menciona.

Las sanguinarias torturas a las que puso fin España

Narla no es parco en ejemplos y datos históricos sobre las torturas y ejecuciones que realizaban los imperios precolombinos sobre indígenas y españoles a su llegada.

Un ejemplo de ello es la tortura a los españoles con el tamanduá, un oso hormiguero de lengua rasposa y afilada al que se atraía untando en el ano del conquistador una pasta de hormigas.

"El olor atraía a la bestia, que, intentando capturar las inexistentes hormigas, con su lengua destrozaba el supuesto hormiguero con sus aceradas garras durante horas", explica.

No era la única tortura sobre los españoles: "Otros fueron atados a un tablón con un agujero en la zona genital y abandonados a la deriva en un río con pirañas con un corte en el escroto. El sacrificio humano era esencial en los cultos precolombinos".

Después de describir estos episodios, Narla se muestra convencido de que las pretendidas aportaciones mayas, incas o aztecas sobre la astronomía o la arquitectura no fueron nunca el motor de aquellos imperios. En todo caso, lo fueron "la superstición" y "la sangre, la materia primigenia que engendraba la vida".

"En una de sus ceremonias perforaban el pene con la cola de una manta raya y lo hacían sangrar para copular con la diosa de la vida. También el canibalismo o la esclavitud eran habituales allí antes de que llegaran los europeos: españoles, pero también portugueses, lombardos y de otras regiones. Ante todo eran católicos y serlo era un progreso para todos", menciona.

Frente a la Leyenda Negra... y la Rosa

Desmitificada la Leyenda Rosa de los imperios precolombinos, Narla aborda igualmente la Leyenda Negra que difundió las masacres españolas sobre los indígenas y su pretendido sometimiento esclavista mediante las encomiendas.

"Muchas [encomiendas] se entregan a caciques indios; y conquistadores castellanos, extremeños y de todo el imperio se casan con indias. Hay muchísimos indios que están encantados de estar con los españoles y superar un orden precedente en el que te podían abrir en canal para cogerte el corazón y carecías de cualquier derecho".

También repasa los mitos vertidos en torno a la Inquisición española, que fue "la que menos víctimas tuvo. En España fueron 3.000 ajusticiados; y durante el mismo periodo solo en Alemania tuvo 35.000... Por no hablar de los procesos de brujería en toda Europa. Y en España no había condena sin juicio".

En cuanto a los genocidios españoles, destaca una evidencia, "que hoy en cualquier calle de Hispanoamérica te cruzas con una mayoría de etnia indígena que puede hablar con orgullo de sus ancestros; en Norteamérica, los indios son una excepción confinada en reservas".

Para Narla, la vida en las provincias españolas de ultramar no fue la arcadia feliz. "Hubo cafres, sin duda, pero la mayoría iban a trabajar y ganarse la vida. Y hubo africanos, como el famoso Estebanico, que fue un conquistador más junto a Cortés".

"El sistema de encomiendas español, con sus defectos, hizo encomenderos también a muchos nativos, y los nativos a ellas asignados eran trabajadores, no esclavos", añade.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda