Miércoles, 20 de noviembre de 2019

Religión en Libertad

Blog

Personalidad, temperamento y carácter

por Vida en abundancia

 DEFINICION

La siguiente es la definición y diferenciación básica entre los tres conceptos:

Personalidad: Es la diferencia individual que constituye a cada persona y la diferencia de otra por medio de sus características o cualidades originales.

Temperamento: Es la manera de ser o de reaccionar del individuo, determinado por los aspectos motivacionales y emotivos propios de cada persona.

Carácter: Es el conjunto de cualidades o circunstancias propias de una persona, que la distingue de las demás por su comportamiento.

PERSONALIDAD

Su problemática

El término “personalidad” es un área de la psicología que produce una gran perplejidad al psicólogo. El especialista que pretende abordarlo con métodos científicos, se encontrará entre una difícil tarea. Expresiones como “tiene una fuerte personalidad” o “carece de personalidad” tiene un valor coloquial evidente, pero carecen de todo rigor científico.

Sin embargo, en principio hay que admitir que la personalidad puede ser estudiada, medida y descubrir leyes que nos permitan predecir el comportamiento de un individuo. En psicología, como en Física, los científicos siguen operando y dando por supuesto, que el orden de causa y efecto se cumplen en el campo físico y en el psíquico.

Definición

No existe una definición universalmente aceptada de personalidad. Proviene del latín “persona”, que era una máscara utilizada por los actores en las obras teatrales de la civilización grecorromana. El término extendió su significación en tiempos de Cicerón, para designar, retórica y metafóricamente, el rol de todo ser humano en la vida social. Actualmente el término “personalidad” puede definirse como la diferencia individual que constituye a cada persona y la diferencia de otra por medio de sus características o cualidades originales.

En medios no científicos, “personalidad” engloba las características de singularidad, individualidad, emociones, sentimientos y sensibilidad que otorgan identidad e imagen especiales a los integrantes de los diversos grupos sociales.

Desde tiempos de Freud se ha tendido a definir la personalidad en función de un complejo proceso de desarrollo y maduración, sujeto al influjo de múltiples factores. A pesar de sus limitaciones, el aporte freudiano fue, en su tiempo, un gigantesco paso adelante, pues contribuyó a superar conceptos tanto religiosos como moralistas, directa o indirectamente alentados por crudas formulaciones de orden genético.

En definitiva, “personalidad” es el conjunto de modalidades adaptativas que el individuo utiliza en su contacto cotidiano con el ambiente en que se desenvuelve. Es el conjunto, relativamente durable, de rasgos y patrones de conducta que presiden el núcleo de las situaciones interpersonales características de la vida humana.

Factores que configuran la personalidad

Podemos enumerar los siguientes tres factores como los principales de la personalidad.

Desarrollo y maduración

Numerosos autores han examinado el complejo proceso de crecimiento, desarrollo, maduración y declinación de la personalidad a lo largo del ciclo vital del individuo normal. Tales contribuciones han devenido en una formidable masa de información en torno a la influencia de factores biológicos, psicológicos y socioculturales en los llamados años formativos.

FREUD se basó en el estudió de las bases del desarrollo psicosexual durante la infancia y la niñez. Los términos oral, anal y fólico han alcanzado popularidad tanto en los círculos científicos como entre el gran público.

PIAGET prestó particularmente atención al desarrollo cognitivo del niño.

ERIKSON enfatizó la importancia de las influencias sociales en el desarrollo individual.

Factores prenatales

Es innegable la influencia que los factores genéticos ejercen sobre las características físicas, capacidad intelectual y rasgos de la personalidad del individuo.

Hay factores a considerar sobre la madre en el ambiente prenatal, tales como: la edad materna, los hábitos dietéticos, la salud y enfermedad, el status emocional, las actitudes y la exposición a drogas y radiación.

Algunos estudios sugieren que traumas psicológicos en el feto o alteraciones durante el proceso de parto pueden tener ulteriores repercusiones en el desarrollo de la personalidad del individuo.

Cultura y personalidad

Múltiples trabajos de origen antropológico y psicoanalítico se han ocupado de la relación entre cultura y personalidad.

Teniendo en cuenta que la cultura se define como un conjunto de normas, valores y pautas de comportamiento, que se traducen como el “modo de vida” de un grupo, es un valioso instrumento para analizar la socialización de la personalidad. En el proceso de aculturación el individuo aprende las formas de comportamiento admitidas por su grupo y tiende a adoptar el tipo de personalidad ambiental, o por lo menos resulta ser un factor importante a tener en cuenta.

La personalidad básica está determinada por las instituciones primarias (familia e instituciones educacionales) que a su vez determina las instituciones secundarias (religión, mitos, ideologías, valores).

En resumen, la formación de la personalidad es inseparable de las condiciones culturales específicas en que se desarrolla el individuo, pero dicha influencia no debe entenderse como una acción mecánica de la sociedad sobre el individuo.

Importancia clínica

Se ha señalado ya que el concepto de personalidad no implica necesariamente la presencia o producción de síntomas clínicos. Sin embargo, su carácter, clave en la estructura psicológica del individuo, puede resultar afectado por cualquier desorden emocional o mental.

Las consecuencias de los desórdenes psicopatológicos de la personalidad son, entre otras, la disminución o pérdida de la flexibilidad para actuar coherentemente en el plano interpersonal, una limitada capacidad de enfrentamiento al estrés (meladoptativa), la propensión a la ansiedad y a la subsecuente descompensación emocional, y las dificultades ocupacionales e interpersonales.

Cambios de la personalidad

La personalidad no es una entidad estática, sino que está sometida a transformaciones. Los expertos coinciden en esto, pero discrepan acerca de la cuantía y de los elementos en que se opera el cambio.

A veces se describen transformaciones dramáticas de la conducta atribuidas a sucesos importantes pero, por lo general, los cambios son graduales y requieren un período más o menos largo de incubación. Las transformaciones de la personalidad se realizan dentro de ciertos límites, como los determinados por los factores biológicos, el aprendizaje, el ambiente y otras circunstancias socioculturales.

El cambio de la personalidad es un hecho derivado de las transformaciones fisiológicas y de la experiencia. Los niños se caracterizan por un desarrollo orgánico importante y por una maduración psíquica considerable. La pubertad implica transformaciones fisiológicas, hormonales y afectivas profundas. La vejez tiene la experiencia del declive físico, de la enfermedad y de la muerte. Es explicable que todos estos cambios tengan algún efecto sobre la personalidad.

TEMPERAMENTO

El temperamento es parte de la personalidad y está constituido por los aspectos motivacionales y emotivos del individuo, en gran parte determinados por factores biológicos propios de la constitución individual. El término proviene del latín temperamentum, que significa medida.

Hipócrates elaboró la Teoría de los cuatro humores, entendiendo que los “humores” son cualquiera de los líquidos del cuerpo humano. La suposición básica era que el predominio de uno de los humores daba lugar a un temperamento determinado.

Tanto griegos y romanos como el resto de posteriores sociedades de Europa occidental que adoptaron y adaptaron la filosofía médica clásica, consideraban que cada uno de los cuatro humores aumentaba o disminuía en función de la dieta y la actividad de cada individuo. Cuando un paciente sufría de superávit o desequilibrio de líquidos, entonces su personalidad y su salud se veían afectadas.

Teofrasto, discípulo de Aristóteles, elaboró una relación entre los humores y el carácter de las personas. Así, aquellos individuos con mucha sangre eran sociables, aquellos con mucha flema eran calmados, aquellos con mucha bilis amarilla o blanca eran coléricos, y aquellos con mucha bilis negra eran melancólicos. Debido a que mucha gente pensaba que existía una cantidad infinita de humores en el organismo, era común la creencia de que la pérdida de fluidos era una forma de muerte.

Médicos de la antigüedad como el médico griego Hipócrates (460-370 a c) y el médico griego Galeno (129-200) distinguían cuatro tipos de temperamentos, considerados como emanación del alma por la interrelación de los diferentes humores del cuerpo:

• Sanguíneos: las personas sociables, pero con un humor muy variable.

• Melancólicos: personas tristes y soñadoras, con predominio de bilis negra.

• Coléricos: personas cuyo humor se caracteriza por una voluntad fuerte y unos sentimientos impulsivos, en los que predomina la bilis amarilla y blanca.

• Flemáticos, personas que se demoran en la toma de decisiones, suelen ser apáticas, a veces con mucha sangre fría, en las cuales la flema era el componente predominante de los humores del cuerpo.

Esta división de los temperamentos ha llegado hasta nuestros días a través de los escritos árabes de la Edad Media. La influencia de la teoría de los humores fue indiscutible, no sólo en medicina sino también en las manifestaciones literarias, escultóricas y pictóricas, donde puede comprobarse el arraigo que la doctrina logró, incluso a nivel popular.

La división clásica de los temperamentos parte de una información antigua, válida todavía en la psicología actual: la influencia de los procesos bioquímicos del organismo en la determinación del comportamiento. El influjo de lo somático en lo psíquico mantiene innegables coincidencias con la doctrina clásica.

El temperamento es la manera natural con que un ser humano interactúa con el entorno. Puede ser hereditario y en él no influyen factores externos. Es la naturaleza general de la personalidad de un individuo, basada en las características del tipo de sistema nervioso, y está relacionado con la influencia endocrina, que se debe a los genes, y que se manifiesta en determinados rasgos físicos y psicológicos.

El temperamento y el carácter definen la personalidad del ser humano; y la diferente combinación e intensidad en que éstos se manifiesten en sus diferentes áreas nos hacen ser únicos y humanos.

Clasificación por temperamento

Según la clasificación de Hipócrates, dentro de la psicología existen 4 tipos de temperamentos, según la predominancia de uno de los cuatro humores. Son los siguientes:

Temperamento sanguíneo

Basado en un tipo de sistema nervioso rápido y equilibrado que se caracteriza por poseer una alta sensibilidad, un bajo nivel de actividad y fijación de la concentración y una moderada reacción al medio. La característica de su sistema nervioso es una moderada correlación de la actividad a la reactividad. Es extrovertido y manifiesta alta flexibilidad a los cambios de ambiente.

Es una persona cálida y vivaz. Es considerado como una persona muy extrovertida. Siente verdaderamente las alegrías y tristezas de otros como si fueran las suyas y posee un estado de ánimo muy variable.

Es receptiva por naturaleza; las impresiones externas encuentran fácil entrada en su interior en donde provocan un alud de respuestas. Tiende a tomar decisiones basándose en los sentimientos más que en la reflexión. Es tan comunicativo que es considerado una persona super extrovertida. Tiene una capacidad insólita para disfrutar y por lo general contagia a los demás.

Características del temperamento sanguíneo:

• Se trata de una persona cálida, campante, vivaz y que disfruta de la vida.

• Es receptiva por naturaleza, las impresiones externas encuentran fácil entrada en su interior en donde provocan un alud de respuestas.

• Tiende a tomar decisiones basándose en los sentimientos más que en la reflexión.

• Es tan comunicativo que es considerado un súper extrovertido.

• Tiene una capacidad insólita para disfrutar y por lo general contagia a los demás su espíritu, que es amante de la diversión.

Temperamento flemático

Está basado en un tipo de sistema nervioso lento y equilibrado que se caracteriza por tener una baja sensibilidad, pero una alta actividad y concentración de la atención. Es característica de su sistema nervioso una baja reactividad a los estímulos del medio, y una lenta correlación de la actividad a la reactividad; es introvertido y posee baja flexibilidad a los cambios de ambiente.

Es tranquilo, nunca pierde la compostura y casi nunca se enfada. Por su equilibrio, es el más agradable de todos los temperamentos. Trata de no involucrarse demasiado en las actividades de los demás. Por lo general suele ser una persona apática, además de tener una buena verborrea. No busca ser un líder, sin embargo puede llegar a ser un líder muy capaz.

Características del temperamento flemático:

• Es un individuo calmado, tranquilo, que nunca se descompone y que tiene un punto de ebullición tan elevado que casi nunca se enfada.

• Generalmente ese el temperamento de personas muy capaces y equilibradas.

• Es el tipo de persona más fácil de tratar y es, por esa naturaleza, el más agradable de los temperamentos.

• El flemático es frío y se toma su tiempo para la toma de decisiones.

• Prefiere vivir una existencia feliz, placentera y sin estridencias, hasta el punto que llega a involucrarse en la vida lo menos que puede.

Temperamento melancólico

Está basado en un tipo de sistema nervioso débil, posee una muy alta sensibilidad, un alto nivel de actividad y mucha concentración de la atención, así como una baja reactividad ante los estímulos del medio. Es introvertido y le caracteriza una baja flexibilidad a los cambios en el ambiente.

Es abnegado, perfeccionista y analítico. Es muy sensible emocionalmente. Es propenso a ser introvertido, aunque sin embargo, puede actuar de forma extrovertida. No se lanza a conocer gente, sino que deja que la gente venga a él. Sus tendencias perfeccionistas y su conciencia hacen que sea muy fiable, puesno le permiten abandonar a alguien cuando están contando con él. Además de todo, posee un gran carácter, que le ayuda a terminar lo que comienza. Pero es difícil convencerlo de iniciar algún proyecto, debido a que siempre está considerando todos los pros y contras ante cualquier situación.

Características del temperamento melancólico:

• El melancólico es el más rico y complejo de todos los temperamentos.

• Suele producir tipos analíticos, abnegados, dotados y perfeccionistas.

• Es de una naturaleza emocional muy sensible, con predisposición a veces a la depresión.

• Es el que consigue el mayor disfrute de las artes.

• Es propenso a la introversión, pero debido al predominio de sus sentimientos puede adquirir toda una variedad de talantes.

Temperamento colérico

Está basado en un tipo de sistema nervioso rápido y desequilibrado; posee alta sensibilidad y un nivel de baja actividad y concentración de la atención. Aunque tiene alta reactividad a los estímulos del medio y una muy alta correlación, también es flexible a los cambios de ambiente.

Es rápido, muy activo, práctico en sus decisiones, autosuficiente y sobre todo independiente. Es extrovertido, pero no tanto como la persona de temperamento sanguíneo. Se fija metas y objetivos. Es muy ambicioso. Valora rápida e intuitivamente y no reconoce los posibles tropiezos y obstáculos que puede encontrar en el camino si es que busca lograr una meta.

Características del temperamento colérico:

• Es caluroso, rápido, activo, práctico, voluntarioso, autosuficiente y muy independiente.

• Tiende a ser decidido y de firmes opiniones, tanto para él mismo como para otras personas, y tiende a tratar de imponerlas.

• Es extrovertido, aunque no hasta el punto del sanguíneo.

• Generalmente, prefiere la actividad.

• No necesita ser estimulado por su ambiente, sino que más bien lo estimula él con sus inacabables ideas, planes, metas y ambiciones.

Herencia genética y el entorno

Actualmente se acepta que ciertas características del temperamento se deben a procesos fisiológicos del sistema linfático, así como a la acción endocrina de ciertas hormonas. El temperamento tiene, por tanto, un porcentaje genético nada despreciable. También se acepta, de forma general, que los efectos intensos y permanentes del entorno pueden llegar a influir de forma importante en la formación del temperamento de cada individuo.

Sea como sea, como norma general se dice que el temperamento viene dado por la genética, mientras que el carácter se forma a partir del temperamento, asimilando las vivencias y experiencias que proporciona el entorno.

CARACTER

Los términos carácter y personalidad a veces se utilizan indistintamente, aunque también suelen diferenciarse. El término carácter tiene origen en el griego y significa marca grabada; señal que se esculpe o se dibuja en algún objeto. En su aceptación psicológica pasó a ser denominador del estilo de vida o el sello personal que se pone de manifiesto en el comportamiento del individuo.

La preocupación por el carácter, en su aceptación psicológica, se remota a la antigua Grecia. El autor más conocido fue Teofrasto a quien se debe la obra que lleva por título “Caracteres” en la que se presentan 30 descripciones de otros tantos tipos psicológicos. Su influencia fue verdaderamente notable en los siglos posteriores.

La técnica empleada por Teofrasto es muy sencilla. Comienza por la definición del rasgo dominante, por ejemplo, la avaricia y después se aportan una serie de ejemplos donde la influencia de dicho rasgo se pone de manifiesto.

El término carácter, en psicología, ha adquirido un significado especial adicional, además de la aceptación primitiva de marca o sello. Es el modo específico de comportamiento del individuo, determinado por sus cualidades morales.

El carácter no se toma aquí como una parcela de la personalidad, sino como la personalidad misma, que es valorada positiva o negativamente.

Tal vez el uso del criterio valorativo caiga fuera de la ciencia; sin embargo los valores de un individuo configuran, al menos en gran parte, su personalidad. Se trata de hechos que influyen sobre la personalidad, al margen de que sean o no compartidos por otros sujetos humanos.

PSICOMETRIA

Se llama Psicometría a la disciplina que, dentro del marco general de la psicología, tiene por objeto la aplicación y la investigación de los test. El método psicométrico es el conjunto de procedimientos que conducen a la valoración cuantitativa de los fenómenos psicológicos.

En 1905 Alfred Binnet y T. Simon crearon en Francia el primer test de inteligencia, gracias al cual descubrieron que era posible medir las diferencias individuales en base a las aptitudes intelectuales de cada individuo.

Sin embargo el test tiende a ser sobreestimado en la sociedad actual, cuando tan sólo constituye un procedimiento auxiliar al que no debe concedérsele nunca un valor decisivo, como tan a menudo ocurre.

Clasificación de los test

En términos generales podemos distinguir dos grandes grupos de test mentales; los de Inteligencia y los de Personalidad.

Test de Inteligencia: Está destinado a la exploración de la capacidad intelectual y psicomotriz de la personalidad del individuo. También mide el rendimiento, la eficacia y la adaptación.

Test de Personalidad: Está destinado a medir, en principio, los aspectos no intelectuales de la personalidad. Es decir, el aspecto afectivo y volitivo, aunque sin separarlos de la inteligencia, toda vez que están ligados a ella.

 VOCABULARIO

ACULTURACION Recepción y asimilación de elementos culturales de un grupo humano por parte de otro.

ANALITICO Perteneciente o relativo al análisis.

ANTROPOLOGIA Ciencia que trata de los aspectos biológicos y de su comportamiento como miembro de una sociedad.

APATIA Dejadez, indolencia, falta de vigor o energía.

COGNITIVO Perteneciente o relativo al conocimiento.

ENDOCRINA Perteneciente o relativo a las hormonas.

FISIOLOGIA Ciencia del estudio de las funciones de los seres orgánicos.

FOLICO Componente de la Vitamina B que ayuda a prevenir defectos del cerebro en el nacimiento.

HORMONA Producto de la secreción de ciertos órganos del cuerpo que, transportado por la sangre, excita, inhibe o regula la actividad de otros órganos.

HUMOR Cualquiera de los líquidos del cuerpo humano.

LINFATICO Perteneciente o relativo a la parte del plasma sanguíneo que atraviesa las paredes de los vasos capilares, se difundo por los intersticios de los tejidos y, después de cargarse de sustancias producidas por la actividad de las células, entra en los vasos linfáticos, por los cuales circula hasta incorporarse a la sangre venosa.

MELADOPTATIVA Limitada capacidad para enfrentarse al stress.

PSICOANALITICO Persona que se dedica al psicoanálisis o lo estudia.

PSICOMETRIA Medida de los fenómenos psíquicos.

PSICOMOTIVIDAD Interacción entre el conocimiento, la emoción y el movimiento para el desarrollo de la persona, así como de su capacidad para expresarse y relacionarse con los demás.

PSICOPATOLOGIA Estudio de las causas y naturaleza de las enfermedades mentales.

PSIQUICO Perteneciente o relativo al alma.

SOMATICO Síntoma cuya naturaleza es eminentemente corpórea o material, para diferenciarlo del síntoma psíquico.

TALANTE Semblante o disposición personal.

VERBORREA Verbosidad excesiva.

VOLITIVO Aplícase a los actos y fenómenos de la voluntad

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Por favor ayúdanos a poder seguir adelante

DONA AHORA