Lunes, 22 de abril de 2019

Religión en Libertad

Los Mandamientos

ReL

LOS DIEZ MANDAMIENTOS


348 «Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?» (Mt 19,17)

Jesús responde: «Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos» (Mt 19,17); y añade después: «Y luego ven y sígueme» (Mt 19,21). [2052-2054, 2075-2076]


Ser cristiano es algo más que una vida correcta que se atiene a mandamientos. Ser cristiano es una relación viva con Jesús. Un cristiano se vincula íntima y personalmente con su Señor y se pone con él en camino hacia la vida eterna.

 El hombre sólo puede realizarse plenamente cuando adora a Dios y lo ama sobre todas las cosas. BENEDICTO XVI, 07.08.2005


349 ¿Cuáles son los diez mandamientos?

1. Amarás a Dios sobre todas las cosas.
2. No tomarás el nombre de Dios en vano.
3. Santificarás las fiestas.
4. Honrarás a tu padre y a tu madre.
5. No matarás.
6. No cometerás actos impuros.
7. No robarás.
8. No dirás falso testimonio ni mentirás.
9. No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10. No codiciarás los bienes ajenos.

DECÁLOGO («diez palabras», del griego deka = diez, y logos = palabra). Los diez mandamientos son el resumen central de las reglas fundamentales del comportamiento
humano en el Antiguo Testamento. Tanto judíos como cristianos se orientan según este
texto fundamental.
Los diez mandamientos no son una imposición arbitraria de un Señor tirano. […]
Hoy, como siempre, son el único futuro de la familia humana. Salvan al hombre de la
fuerza destructora del egoísmo, del odio y de la mentira. Señalan todos los falsos dioses que lo esclavizan: el amor a sí mismo que excluye a Dios, el afán de poder
y de placer que altera el orden de la justicia y degrada nuestra dignidad humana y la de nuestro prójimo. BEATO JUAN PABLO II en el Monte Sinaí


350 ¿Son los diez mandamientos una agrupación casual?

No. Los diez mandamientos constituyen una unidad. Cada mandamiento remite a los demás. No se puede quitar arbitrariamente ningún mandamiento. Quien transgrede alguno de ellos quebranta toda la Ley. [2069, 2079]


Lo peculiar de los diez mandamientos consiste en que en ellos se abarca toda la vida del hombre. Pues los hombres nos relacionamos a la vez con Dios (mandamientos 1 al
3) y con nuestro prójimo (mandamientos 4 al 10); somos seres sociales y religiosos.

La forma que tienen aquí los diez mandamientos no coincide literalmente con la que aparece en la Sagrada Escritura; el  texto se refiere más bien a dos fuentes bíblicas:
Éx 20,2-17 y Dt 5,6-21. Ya desde antiguo se han  juntado ambas fuentes de forma didáctica y se han ofrecido a los fieles los diez mandamientos en la forma presente de
la tradición catequética. 


351 ¿No están superados los diez mandamientos?

No, no están en absoluto condicionados por el tiempo. En ellos se expresan los deberes fundamentales del hombre hacia Dios y hacia su prójimo, son inmutables
y valen siempre y en todas partes. [2070-2072]

Los diez mandamientos son tanto mandatos de la razón como parte de la Revelación vinculante de Dios. Son tan fundamentalmente vinculantes que nadie puede quedar dispensado de su cumplimiento.

«Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas»

EL PRIMER MANDAMIENTO:
Amarás a Dios sobre todas las cosas.

352 ¿Qué significa: «Yo soy el Señor, tu Dios» (Éx 20,2)?

Puesto que el Todopoderoso se nos ha mostrado como nuestro Dios y Señor, no debemos poner nada por encima de él, ni considerar nada más importante ni
conceder a ninguna otra cosa o persona prioridad sobre él. Conocer a Dios, servirle, adorarlo es la prioridad absoluta en la vida. [2083-2094, 2133-2134]


Dios espera que le prestemos toda nuestra fe; debemos orientar toda nuestra esperanza a él y dirigir todas las fuerzas de la caridad hacia él. El mandamiento del amor a Dios es el mandamiento más importante de todos y la clave para todos los demás. Por eso está al comienzo de los diez mandamientos.

353 ¿Por qué adoramos a Dios?

Adoramos a Dios por su existencia y porque la reverencia y la adoración son la respuesta apropiada  a su aparición y a su presencia. «Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto» (Mt 4,10). [2095-2105, 2135-2136]


Pero la adoración a Dios sirve también al hombre, pues le libera del servicio a los poderes de este mundo. Donde ya no se adora a Dios, donde él ya no es reconocido como el Señor de la vida y de la muerte, otros usurpan su lugar y ponen en peligro la dignidad humana. 

Nosotros amemos a Dios, porque él nos amó primero. 1 Jn 4,19

Donde Dios se hace grande, el hombre no se hace pequeño. Allí el hombre se hace
también grande y el mundo se llena de luz. BENEDICTO XVI, 11.09.2006

 

354 ¿Se puede obligar a los hombres a creer en Dios?


No. Nadie debe obligar a nadie a creer, ni siquiera a los propios hijos; así como tampoco debe ningún hombre ser obligado a la incredulidad. El hombre sólo puede
decidirse a creer en total libertad. Sin embargo, los cristianos están llamados a ayudar a otras personas, mediante la palabra y el ejemplo, a encontrar el camino hacia la fe.
[2104-2109, 2137] 


El papa beato Juan Pablo II dice: «El anuncio y el testimonio de Cristo, cuando se llevan a cabo respetando las conciencias, no violan la libertad. La fe exige la libre adhesión del hombre, pero debe ser propuesta» (encíclica Redemptoris Missio 8, 1990)

No imponemos a nadie nuestra fe. Este tipo de proselitismo repugna a los cristianos.
La fe sólo puede darse en libertad. Pero llamamos a la libertad de los hombres a abrirse a Dios, a buscarle, a prestarle atención. BENEDICTO XVI, 10.09.2006

El hombre no puede subsistir sin adorar algo. FIODOR M. DOSTOIEVSKI


PROSELITISMO (del griego proserchomai =agregarse): Es aprovecharse de la
pobreza intelectual o física de otros para atraerlos a la propia fe.

 

355 ¿Qué significa «no habrá para ti otros dioses delante de mí»?


Este mandamiento nos prohíbe: 

venerar a otros dioses o ídolos o adorar a un ídolo terreno o consagrarse enteramente a un bien terreno (dinero, influencia, éxito, belleza, juventud, etc.) 

ser supersticiosos, es decir, en lugar de creer en el poder, la guía y la Bendición de Dios, depender de prácticas esotéricas, mágicas u ocultas o dedicarse a la adivinación o al espiritismo 

tentar a Dios con palabras o con obras 

cometer un Sacrilegio 

adquirir poder espiritual mediante corrupción y profanar lo santo a través del comercio (simonía). [2110-2128, 2138-2140]



356 ¿Es compatible el esoterismo con la fe cristiana?

No. El Esoterismo se equivoca ante la realidad de Dios. Dios es un ser personal; es el amor y el origen de la vida, no una fría energía cósmica. El hombre es querido y  creado por Dios, pero él mismo no es divino, sino una criatura herida por el pecado, amenazada por la muerte, necesitada de redención. Mientras que las doctrinas esotéricas suponen en su mayoría que el hombre se puede redimir a sí mismo, los cristianos creen que únicamente les redime Jesucristo y la gracia de Dios. Tampoco la naturaleza y el cosmos son Dios ( Panteísmo). El Creador, con todo su amor por
nosotros, es infinitamente mayor y diferente a todo lo que él ha creado. [2110-2128]


Muchas personas hoy en día hacen yoga por razones de salud, participan en cursos de meditación ( Meditación) para estar en silencio y recogimiento, o asisten a talleres
de danza para hacer una nueva experiencia de su cuerpo.
No siempre estas técnicas son inofensivas. A veces son el instrumento para una doctrina ajena al cristianismo, el Esoterismo. Ningún hombre sensato debe compartir
esta cosmovisión irracional en la que abundan los espíritus, los duendes y los ángeles (esotéricos), en la que se cree en la magia y los «iniciados» poseen un conocimiento
secreto que se oculta al «pueblo llano». Ya en tiempos del antiguo Israel se desenmascararon las creencias en dioses y espíritus de los pueblos vecinos. Sólo Dios es el Señor; no hay ningún otro dios fuera de él. Tampoco hay ninguna técnica mágica mediante la cual se pueda conjurar «la divinidad», imponer sus deseos al universo y salvarse a sí mismo. Mucho del esoterismo es, desde el punto de vista cristiano, Superstición y Ocultismo.

¡Sea el Señor alabado, que me libró de mí! SANTA TERESA DE JESÚS


ESOTERISMO (del griego esoterikos = el círculo interior, lo interior, aquello para lo que es precisa una iniciación para entenderlo): Desde el siglo XIX se usa como concepto
genérico de doctrinas y prácticas espirituales en las cuales el hombre es conducido a un supuesto «conocimiento verdadero», que siempre está ya dentro de él.
Por el contrario, una Revelación en la que Dios se muestra a los hombres desde fuera es extraña al pensamiento esotérico.

SUPERSTICIÓN La suposición irracional de que determinadas frases, acciones,  sucesos y objetos contienen en sí poderes mágicos

SACRILEGIO (lat. sacrilegium = robo del templo): El robo o la profanación de algo
santo.

PANTEÍSMO (del griego pan = todo, theos = Dios): Cosmovisión según la cual no existe nada excepto Dios; según esto, todo lo que existe sería Dios; y Dios sería
todo lo que existe. Esta doctrina no es compatible con la fe cristiana.


OCULTISMO (del latín occultus = escondido, secreto; doctrina secreta, hoy con frecuencia usado como sinónimo de «esoterismo»): Concepto genérico para doctrinas
y prácticas mediante las cuales el hombre recibe supuestamente poder sobre su destino, la materia y su entorno. Prácticas del ocultismo son, por ejemplo, oscilar
el péndulo, mover vasos, la astrología y la videncia.



357 ¿Es el ateísmo un pecado contra el primer mandamiento?


El Ateísmo es un pecado en cuanto rechazo o negación de la existencia de Dios. Pero la imputabilidad de esta falta puede quedar ampliamente disminuida en virtud de las intenciones y las circunstancias. [2123-2128] 


La frontera entre la imposibilidad práctica de creer y la resistencia a creer es con frecuencia imprecisa. La actitud de rechazar la fe sencillamente como algo sin importancia, sin haberla examinado detalladamente, es con frecuencia más grave que algún Ateísmo teórico.


358 ¿Por qué el Antiguo Testamento prohíbe las imágenes de Dios y por qué los cristianos ya no mantenemos esta prohibición?


Para proteger el misterio de Dios y diferenciarse de las imágenes de culto de los paganos, el primer mandamiento ordenaba: «No te fabricarás ídolos ni figura
alguna» (Éx 20,4). Pero, puesto que Dios se ha dado a sí mismo un rostro humano en Jesucristo, la prohibición de imágenes quedó superada en el cristianismo. En la Iglesia de Oriente los Iconos son considerados incluso sagrados. [2129-2132, 2141]


El conocimiento de los padres de Israel de que Dios lo supera todo ( Trascendencia) y de que es mucho mayor que cualquier cosa del mundo, pervive actualmente, tanto en el judaísmo como en el islam, donde al igual  que antes no puede existir ninguna imagen de Dios. En el cristianismo se relajó la prohibición de las imágenes a partir del siglo IV en consideración a Cristo y se suprimió en el segundo Concilio de Nicea (año 787). Mediante su encarnación Dios ya no es el absolutamente inimaginable; desde Jesús podemos tener una imagen de su esencia: «Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre» (Jn 14,9). 9

ATEÍSMO (del griego theos = Dios): Concepto general para las múltiples formas
teóricas o prácticas de negación de la existencia de Dios.

AGNOSTICISMO (del griego gnosis = conocimiento): Doctrina acerca de la
imposibilidad de conocer a Dios. Concepto general para una posición que deja abierta la cuestión de Dios, porque no puede ser decidida o porque Dios no puede ser percibido con certeza.

TRASCENDENCIA (del lat. transcendere = superar, sobrepasar): Lo que está por encima de la experiencia sensible, lo perteneciente al más allá.

ICONO (del griego ikona = imagen): Un icono es una imagen de culto en la Iglesia de Oriente, que se pinta según modelos venerables haciendo ayuno y orando, y que
debe establecer una unión mística entre quien lo contempla y lo que representa (Cristo,
ángeles, santos).

Dios asumió un rostro humano, el de Jesús, y por consiguiente de ahora en adelante,
si queremos conocer realmente el rostro de Dios, nos basta contemplar el rostro
de Jesús. En su rostro vemos realmente quién es Dios y cómo es Dios.
BENEDICTO XVI, audiencia general, 06.09.2006

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Noticias como ésta sólo las podremos seguir haciendo SI TU NOS AYUDAS

DONA AHORA