Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Regalamos el Evangelio 2015
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Jueves, 18 de diciembre de 2014 | 7:52 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar

El origen del hombre: el evolucionismo


Para los cristianos la evolución no sólo supone un avance científico, sino también poder tener una concepción más rica de Dios


Actualizado 22 enero 2010
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 6
  
Una de las grandes preguntas que los seres humanos nos hacemos es: ¿de dónde venimos y a dónde vamos? El de dónde venimos es preguntarse sobre el origen del hombre. Y como es lógico buscamos a este interrogante la respuesta en los libros de ciencias, ya que aunque en el comienzo de la Biblia encontramos dos narraciones sumamente interesantes desde el punto de vista religioso sobre esta cuestión, tenemos que tener muy claro que la Biblia no es un libro de ciencias, sino un libro esencialmente religioso que contiene el mensaje religioso de Dios a la Humanidad. Científicamente la hipótesis más seguida actualmente es la evolucionista, aunque hay que distinguir entre evolución y mecanismos evolutivos, sobre los que hay mayor disparidad. Pero en todo caso estamos en el campo propiamente científico y son las ciencias las que tienen que darnos la respuesta.
 
Darwin nos advierte que su obra no se ocupa del origen de la vida, sino de su diversificación posterior. Su teoría describe el mundo y su evolución. La naturaleza es un proceso histórico y dinámico de desarrollo dotado de sus propias leyes.  Sobre el origen de la vida hay varias hipótesis sobre las que discuten los científicos. Sobre el origen del ser humano hay una evolución desde los homínidos prehumanos al homínido humanizado, no produciéndose la evolución de modo repentino y a grandes saltos, sino que es el resultado de una multitud de pequeños cambios graduales. No nos extrañe por ello que en la evolución humana muchos ateos materialistas opinen que sólo hay una diferencia gradual entre el hombre y los animales, aunque el pensamiento humano es algo especial y distinto al rudimentario del de los animales, pero siempre producto de la materia, aunque de alguna manera sea de orden superior, mientras para los creyentes se da en el ser humano una especial intervención divina, pues  la dimensión espiritual nos hace hijos de Dios y nuestra capacidad de tener ideas abstractas hacen que haya una diferencia esencial, no gradual, y un salto cualitativo entre el hombre y los animales.
Los evolucionistas creyentes aceptamos las siguientes premisas: a) el universo surge de la nada y tiene origen temporal; b) si bien el mecanismo del origen de la vida en la tierra sigue siendo desconocido, una vez que la vida surgió, el proceso de la evolución y de selección natural permitieron el desarrollo de la diversidad y de la complejidad biológica; c) una vez iniciada la evo9lución, no se requiere una intervención sobrenatural; d) los seres humanos son parte de este proceso y comparten un ancestro común con los simios; e) pero los seres humanos tienen también maneras que desafían la explicación evolutiva y que apuntan hacia nuestra naturaleza espiritual. Esto incluye la existencia de la ley moral, que conlleva el conocimiento de lo que está bien y lo que está mal, y la búsqueda de Dios, que caracteriza a todas las culturas humanas a lo largo de la historia.
 
Aunque haya podido haber algunos malentendidos, la Iglesia católica, como tal, nunca ha condenado al evolucionismo. Juan Pablo II en su mensaje del 22 de octubre de 1996 sobre la evolución decía: «Nuevos hallazgos nos lleva a reconocer en la evolución como algo más que una hipótesis», si bien sobre el alma decía: «Si el origen del cuerpo humano proviene de materia viva que existía previamente, el alma espiritual es creada directamente por Dios».
 
Para los cristianos, por tanto, la evolución no sólo supone un avance científico, sino también poder tener una concepción más rica de Dios, en quien vemos en esto de la Creación no sólo como un Dios alfarero, sino también como un Creador omnipotente y genial que actúa directa e indirectamente y que hace miles de millones de años creó el mundo de la nada y le impuso unas reglas que han operado un maravilloso desarrollo y que sigue gobernando al mundo con su Providencia.    
 
En cuanto a la pregunta a dónde vamos, es decir, sobre si tiene sentido lo existente y hacia donde camina todo, son, según Einstein, preguntas religiosas, es decir su contestación no pertenece al campo de la ciencia. Para mí, que soy creyente, es indiscutible que acepto un Dios Creador, porque no acepto que el azar sea capaz de hacer ni siguiera un reloj, según el ejemplo clásico, y también me parece más racional que un Dios que se ha molestado en crear el mundo, no se desentienda de él y sea su ordenador al modo que un director de orquesta dirige ésta, aunque los diversos instrumentos tengan su autonomía. Y por supuesto, creo en la vida futura y que el hombre puede alcanzar su máxima aspiración, ser feliz siempre, porque en caso contrario creería que estamos ante una gigantesca estafa, y por ello la postura creyente me parece más racional que la contraria, pero también me doy cuenta que el no creyente piensa que su postura es la más racional, lo que debe llevar a todos a un respeto mutuo.
Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

Descubre el regalo que Religión en Libertad tiene para ti

¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 6
 Otros artículos de Pedro Trevijano
La edad del pavo
El valor de la Verdad: Dios existe
Educar en valores: ¿qué valores?
El camino hacia la heterosexualidad
Evitemos, y no provoquemos, la catástrofe
Muro de Berlín y comunismo
Sobre la corrupción
Nuestra sociedad, Jesucristo y los niños
Lo permanente en la Moral Católica
Deja que te quiera, dice el Señor
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


samira
10/10/2010
me encanto.
me encanto...............................
Salvador
23/01/2010
La ley natural.
Me parece acertada la interpretación que hace Juan acerca de la evolución.
Podríamos citar el Salmo 90:
´´Señor, tú nos has sido refugio
De generación en generación.
Antes que naciesen los montes
Y formases la tierra y el mundo,
Desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.
Vuelves al hombre hasta ser quebrantado,
Y dices: Convertíos, hijos de los hombres.
Porque mil años delante de tus ojos
Son como el día de ayer, que pasó,
Y como una de las vigilias de la noche´´.
O parafraseando las palabras de Kierkegaard cuando comparando los posibles sufrimientos en este mundo alaba la eternidad futura.
Cierto, mas queda aún la ley natural, ese orden que funciona autónomamente pero sigue condenando a seres vivos y al hombre como tal. Recordando a Haití, no para culpar a Dios, sino tan sólo para mostrar cómo funciona la ley natural.
Entonces me surge la pregunta: ¿Por qué Dios instaura tal ley? Evidentemente que podemos contemplar la belleza de la naturaleza, pero también es visible su ´´bestialidad´´.
No dejaré la pregunta al aire sino que posibilito una respuesta: a pesar de la naturaleza, el hombre con su libertad, es capaz de mostrar el amor en sus acciones. No es el dolor o el sufrimiento la última palabra.
Por otro lado, ¿no es el sufrimiento, mal que nos pese, una forma de aprender a amar, es decir, un camino por el que passar, una puerta que atravesar para darnos cuenta de la verdad?
Dejo abiertas las preguntas.
Un sal
Juan
22/01/2010
Creación y Providencia.
A mi parecer la explicación biblíca no es solo religiosa, sino también bastante razonable, es más creo que existe una intervención específica y continua: La Providencia que cuida de todo lo creado, que aun permitiendo aparentes fallos: hace que un hombre con defectos de nacimiento sea un hombre y que un mono con defectos de nacimiento sea un mono. La evolución no es un dogma y mucho menos una ´´casualidad´´ ni una predeterminación. No parece que haya en tiempos históricos ningún registro de que chimpancés hayan ´´evolucionado´´ hacia hombres, curiosamente el chimpancé no pasa de ser más que un muy notable testigo de que pudiendo haber elegido la Providencia esa forma ( o la de un inteligentísimo delfín o la de una super- adaptable-a- todo, rata) se ´´eligió´´ otra. Y si no ¿por qué no todas las formas de vida acaban siendo la forma más ´´perfecta´´ de vida? A mí me parece más bien que ese manejo del tiempo, mal llamado evolución, es fruto de una muy Razonable Acción, de Quien está más Allá del tiempo y de la casualidad o de una naturaleza abandonada a su suerte o a su fuerza...en ese contexto tal vez el Neandertal no fuera más que Abel y el Cromagnon por tanto podría ser Caín y de ahí venimos todos....los hombres, menos Sapiens de lo que nos creemos.
Jorge
22/01/2010
Neandertales.
Dudo mucho que se pueda aceptar que el Neandertal no era plenamente humano. Su tecnología iguala sin dificultad la tecnología del hombre moderno, aunque tenía distintas especialidades (debido a la dieta distinta). Por los restos podemos deducir que su inteligencia era completamente intercambiable con la del Sapiens, siendo la principal diferencia la capacidad del Sapiens para dar el salto de los grupos familiares a la organización por clanes y tribus, quizá a la introducción de los Sapiens de las creencias religiosas (la aparición de restos de rituales funerarios de Neandertales parecen coincidir en el tiempo con el momento en que entran en contacto con los Sapiens).
Salvador
22/01/2010
Ciencia y religión.
Me parece interesante descubrir a un evolucionista creyente. En primer lugar, porque creo, como bien suscribe en su artículo, que hay que escuchar a la ciencia -ver por ejemplo, las condiciones históricas de la Vida de Jesus- y luego las perspectivas religiosas -la resurrección de Cristo-.
Lo que me resula complejo, y a veces sugiere una dialéctica profunda entre razón y fe, es intentar explicar porqué hacen falta tantos años para poder llevar a cabo la aparición del hombre, pero luego intentar vislumbrar los mecanismo de supervivencia decretados para tal plan divino.
De la misma ciencia conocemos que existieron dos especies inteligentes contemporáneamente: el Homo Sapiens como tal y el Homo Neanderthalensis, con la consiguiente extinción de este último. Sí, podemos aceptar que éste no era plenamente humano, pero se acercaba a nuestra condición, ¿verdad?
Muchas gracias por su articulo.
Lucrecio
22/01/2010
Divagaciones piadosas.
Queda flotando una pregunta: si para saltar de la materia a la vida no hace falta ninguna intervención sobrenatural, ¿por qué habría de ser necesaria para la aparición del espíritu?
Regalamos el Evangelio 2015
Lo más leído
1 Los niños de Pakistán ni han sido ejecutados ni han fallecido
2 Adviento: El silencio de Zacarías es actual. San Agustín
3 El libro de Los Tres Mosqueteros
4 «Denunciad a vuestros compañeros de trabajo contrarios a las bodas gays»: una universidad «católica»
5 Nadie le habló de Dios, pero rezaba de niño y oraba a Jesús; el teatro le llevó al bautismo y la fe
6 Asesinó a una religiosa por odio a la fe: el perdón de la familia cambió su corazón para siempre
7 Toledo, 1936. Ciudad Mártir
8 Necesitamos una respuesta
9 «Palabras de fuego», un DVD con lo mejor del Padre Loring SI en el aniversario de su fallecimiento
10 Lesbianismo: Diario de Terapia de Emma VIII: ¿Una mentora?