Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.
Religión en Libertad
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Accede a nuestros RSS
PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familiaOtras noticias Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeos
  Viernes, 28 de noviembre de 2014 | 14:44 Suscríbete a ReLRegala ReLDifúndenosContactoHemerotecaAYUDA A REL 
Buscar

Los principios fundamentales de la bioética


Pero lo que constituye el principal problema bioético es cómo humanizar la relación entre aquellas personas que poseen conocimientos médicos y el ser humano, frágil y frecuentemente angustiado, que vive el duro trance de una enfermedad que le afecta hondamente.


Actualizado 7 octubre 2010
 
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
  
La Encyclopedia of Bioethics define así la Bioética: “Bioética es un término compuesto, derivado de las palabras griegas bios (vida) y êthikê (ética). Puede ser definida como el estudio sistemático de las dimensiones morales -incluyendo la vida moral, las decisiones, conductas y modos de actuación- de las ciencias de la vida y el cuidado de la salud, empleando una variedad de metodologías éticas y planteamientos interdisciplinarios”.
 
La primacía de la persona es el fundamento de la sociedad, no pudiéndose correr el riesgo de poner en entredicho el respeto debido a la persona humana, tanto en su dignidad y en su libertad como en su integridad. La Bioética es laica, pero no laicista; racional, pero no racionalista; no excluyente, sino mas bien incluyente de las diferentes ideologías que pueden darse en una sociedad pluralista. La Bioética trata de conseguir hacernos capaces de tomar decisiones éticas que permitan la perspectiva de un futuro humanista. Para ello estudia los problemas morales planteados por el desarrollo de las diferentes ciencias y tecnologías que pueden aplicarse a la vida humana, influyéndola o modificándola.
 
Los tres principios fundamentales en Bioética, prácticamente aceptados por todos, son: el de beneficencia, la exigencia ética de “hacer el bien” y de que los profesionales pongan su ciencia y su dedicación al servicio del enfermo, superando también la tentación de proseguir sus propias investigaciones en detrimento del bien de la persona que recurre a su servicio; el de autonomía, que subraya el respeto a la persona y, en concreto, a sus propias opciones en el curso de su enfermedad. En concreto el paciente debe ser correctamente informado de su situación y de los tratamientos que se podrían aplicar, respetando luego su decisión, es decir se requiere su consentimiento informado; y, finalmente, el de justicia, que puede formularse como “casos iguales exigen tratamientos iguales”, sin que se admitan discriminaciones, aunque a veces sean posibles diversas interpretaciones. Más tarde se ha añadido un cuarto principio, desdoblado del primero, el de no maleficencia, ya que para muchos jurídicamente el no hacer el mal (“non nocere”), de alguna manera es previo, independiente y superior al deber de hacer el bien.
 
Pero lo que constituye el principal problema bioético es cómo humanizar la relación entre aquellas personas que poseen conocimientos médicos y el ser humano, frágil y frecuentemente angustiado, que vive el duro trance de una enfermedad que le afecta hondamente. Este sí es un problema que surge en el día a día y concierne a millones de personas, siendo actualmente el gran reto para la medicina, en la que existe frecuentemente una gran desproporción entre los sofisticados medios técnicos de que dispone, y los niveles de humanidad que impregnan la acción sanitaria. Su objetivo concreto estribaría en la elaboración de un código bioético, que, a la larga, incluyera el conjunto de actividades científicas. Un intento en este sentido es el Convenio Europeo de Bioética, firmado en Oviedo el 4-IV-1997, que es un documento jurídico en el que se ha logrado un consenso en cuestiones en las que reinaba un pluralismo ético. Tal vez el artículo más interesante para nosotros es el artículo 14, que dice: “No se admitirá la utilización de técnicas de asistencia médica a la procreación para elegir el sexo de la persona que va a nacer, salvo en los casos en que sea preciso para evitar una enfermedad hereditaria grave vinculada al sexo”. Pero también es cierto que se trata de tan solo un paso en la defensa de la dignidad humana en el campo de la biología y de la medicina.
 
Aunque su fundamento esté en la biología, pues los datos biomédicos constituyen el primer paso para el acercamiento moral a cualquier problema relacionado con la vida humana, no cabe duda de que las circunstancias históricas y culturales condicionan el pensar científico, así como los intereses en juego, teniendo también su palabra que decir la religión, no sólo en cuanto participa y de modo muy importante en la misión de mantener viva en la conciencia del conjunto sanitario el problema del sentido de la existencia, que plantean el sufrimiento y la enfermedad, sino también como savia que impregna todas las capas de nuestro saber y de nuestra responsabilidad, tratando de evitar el relativismo ético con la defensa de las certezas morales y de los valores universalmente válidos que protegen la vida, la dignidad y la libertad de los seres humanos. Los problemas humanos no se pueden resolver como simples cuestiones técnicas, pues en nuestro ser está escrito el significado profundo de la vida y de nuestras relaciones con los demás, pues “la dignidad humana exige la fidelidad a unos principios fundamentales de la naturaleza, principios comprensibles por la razón” (Declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe “Persona Humana” nº 3). El papel de los cristianos es irreemplazable para contribuir a formar en el seno de la sociedad, en un diálogo respetuoso y exigente, una conciencia ética y un sentido cívico, situación que requiere una seria formación de los que trabajan en este campo.
 
Y es que el personalismo cristiano complementa estos principios con estos otros: el principio de defensa de la vida física, que protege el valor fundamental de la vida y su inviolabilidad; el principio de libertad y responsabilidad, con su exigencia de tratar al enfermo como un fin y nunca como un medio, así como para el médico el no aceptar las peticiones moralmente inaceptables del paciente; el principio de la totalidad o principio terapéutico, que evalúa en las intervenciones terapéuticas la proporcionalidad entre riesgos y beneficios; el principio de solidaridad y subsidiaridad, que invita a la cooperación responsable entre las personas con preferencia para los más necesitados. Estos principios no se oponen a los anteriores, sino que los complementan, enriquecen y sirven para su interpretación.
¿Te ha gustado este artículo? Coméntaselo a tus amigos y conocidos:
en twitter
Compartir: Acceder al RSS Añadir a Facebook Añadir a Twitter Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   Comentar 1
 Otros artículos de Pedro Trevijano
El camino hacia la heterosexualidad
Evitemos, y no provoquemos, la catástrofe
Muro de Berlín y comunismo
Sobre la corrupción
Nuestra sociedad, Jesucristo y los niños
Lo permanente en la Moral Católica
Deja que te quiera, dice el Señor
La familia, iglesia doméstica
Aborto, Crimen y Libertad
Señor Rajoy: tras escoger el deshonor, perderá Vd. las elecciones
Comentario (máx. 1000 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.


Hypatia
07/10/2010
Buen artículo, los aportes que citas en el último párrafo atribuídos al personalismo cristiano .
creo que están asimilados desde siempre por la ética médica debido a la influencia que cristianos y no cristianos recibieron de la conjunción de mutuo progreso culturál. Son evidentes y cualquier persona, sea o no cristiano, las aplicará, sin duda. Señalas muy bien que la bioética es muy prudente en el trato con la pluralidad de creencias de este mundo. Estoy de acuerdo en el sensato límite que ponen en evitar que la ingeniería genética transforme la procreación en una petición ´´a la carta´´ de características superfluas. Muchas gracias por confiarnos sus valiosas opiniones y conocimientos sobre el tema.
Lo más leído
1 En 20 días, esta canción a María supera 11 millones de visionados en YouTube: ¡y sin instrumentos!
2 «De María a María»: Vallejo-Nágera relata su historia de conversión con la Virgen en Medjugorje
3 Ministros, diputados y agentes secretos implicados en la mayor red de pedófilos del Reino Unido
4 Carta abierta a D. Florentino Pérez, presidente del Real Madrid
5 El padre Kinvi arriesgó su vida para salvar a 1.500 musulmanes en África: «Ser sacerdote es eso»
6 El Papa pide salir a evangelizar en la ciudad, cambiar horarios en parroquias y evitar clericalismos
7 El Papa quiere dialogar con aquellos que le quieren asesinar
8 Pablo Iglesias, de Podemos, ¿lee Religión en Libertad? Sigue, al menos, los consejos de Paco Segarra
9 En Estambul los musulmanes van a la iglesia por San Jorge y hay ortodoxos en las misas católicas
10 El Papa rechaza un coche blindado en Turquía pese al terrorismo yihadista, anarquista y nacionalista