Lunes, 30 de enero de 2023

Religión en Libertad

El cardenal Eijk exige una encíclica sobre teoría de género: «Socava la naturaleza y la propia fe»

Eijk
El cardenal Willem Jacobus Eijk es el arzobispo de Utrech (Países Bajos), además de médico y experto en bioética, y ha pedido con urgencia, a través de un artículo, una encíclica que condene la ideología de género y reafirme los fundamentos de la fe de la Iglesia.

ReL

La teoría de género socava la familia. Es algo en lo que la mayoría de católicos está de acuerdo y que ahora se pide que conste por escrito. Muchos fieles y obispos reclaman a la Iglesia un documento que exponga su visión sobre la naturaleza humana y las serias implicaciones para los fundamentos de la fe cristiana de una ideología que atenta contra el papel del padre, la madre, los cónyuges, el matrimonio y la relación entre hijos y padres.

El cardenal Willem Jacobus Eijk es arzobispo de Utrech (Países Bajos), además de médico y experto en bioética, y ha pedido con urgencia una encíclica que condene la ideología de género a través de un artículo publicado en La Bussola Quotidiana.

Preferencias sexuales

"El término género se refiere a las dos categorías, masculino y femenino, en que se dividen los seres humanos y la mayoría de los seres vivos según las diferencias anatómicas y fisiológicas de los órganos reproductores y los caracteres sexuales secundarios. Desde la década de 1950, se ha introducido el término género. Se refiere principalmente a los papeles sociales de hombres y mujeres", comienza planteando el artículo de Eijk.

"La idea es que, en el pasado, el papel (género) de hombres y mujeres venía impuesto por la sociedad. En la sociedad occidental actual, con su hiperindividualismo y la ética autónoma asociada a él, se supone que el individuo no acepta un papel impuesto por la sociedad, sino que elige su propio género", explica.

El cardenal señala de forma didáctica los conceptos que ha introducido la teoría de género. "Este papel que el individuo elige para sí mismo se denomina identidad de género. El individuo puede elegir un género independientemente de su sexo biológico. En función de su orientación o preferencias sexuales, el individuo puede decidir ser heterosexual, homosexual, lesbiana, transexual o no binario. No binario significa que una persona aún no quiere ser ni hombre ni mujer", comenta.

"Un transexual es una persona convencida de que su identidad de género no coincide con su sexo biológico. Por ejemplo, un hombre puede sentir que es una mujer, mientras que biológicamente es un hombre, o viceversa. Cuando alguien es infeliz y lucha con su sexo biológico por este motivo, se denomina disforia de género", relata.

"Una persona transexual es un transexual que pretende cambiar su sexo biológico por el correspondiente a su identidad de género o que ya lo ha hecho mediante tratamientos médicos y procedimientos quirúrgicos. Junto a la teoría de género, existe la llamada teoría queer, según la cual no existen identidades de género fijas, sino fronteras fluidas entre ellas. Por ejemplo, hay jóvenes que a veces mantienen relaciones con alguien de su mismo sexo y otras veces con alguien del sexo opuesto, dependiendo de los sentimientos y el estado de ánimo del momento", afirma el cardenal.

Se suelen arrepentir

Eijk, en este punto, señala a los grandes promotores que están detrás. "Organizaciones internacionales, como las Naciones Unidas, promueven la aplicación de la teoría de género a escala mundial en empresas, organizaciones gubernamentales e instituciones sanitarias. También lo hacen mediante programas educativos que animan a niños y jóvenes desde la escuela primaria a reflexionar sobre la identidad de género que quieren elegir o por la que se sienten atraídos", explica.

Los peligros de los tratamientos para jóvenes con dudas. "En los niños que no están seguros de querer convertirse en transexuales, la administración de un agente hormonal, la triptorelina, puede ralentizar el inicio del desarrollo puberal con el objetivo de dar tiempo al niño para reflexionar sobre esta cuestión. En primer lugar, esta hormona puede causar efectos secundarios graves", afirma el cardenal

"Además, hay que recordar que los adolescentes suelen dudar de su identidad de género durante algún tiempo. Sin embargo, en la mayoría de los casos la disforia de género pasa sin problemas. Además, muchas personas transexuales se arrepienten tras cambiar su sexo biológico. Sin embargo, sobre todo después de un cambio quirúrgico del sexo biológico, no hay vuelta atrás", añade.

El cardenal también apunta el germen de esta ideología. "Los orígenes de la teoría de género se encuentran en el feminismo radical. En la segunda mitad de los años cuarenta, Simone de Beauvoir escribió que no se nace mujer, sino que se llega a serlo, es decir, a través del papel clásico de mujer impuesto por la sociedad. Según el feminismo radicalizado de los años 60 y 70, la sociedad imponía a la mujer casada un papel de instrumento de reproducción y educación. La anticoncepción podría liberarla de este papel", afirma.

"La feminista Firestone escribió en 1970 que, una vez liberadas de la tiranía de su biología reproductiva, las mujeres podrían desempeñar un papel propio, independiente de su sexo biológico. Esta liberación implicaba también el desmantelamiento de la familia, unidad social organizada en torno a la reproducción, y el sometimiento de la mujer a su destino biológico. También exigía la libertad de todas las mujeres y niños para hacer lo que quisieran sexualmente. Tras la última revolución del feminismo, creía que surgiría una sociedad en la que todas las formas de sexualidad estarían permitidas y autorizadas", apunta.

No es solo un medio

Para el cardenal hay algo que ha sido determinante: "En los años sesenta, la introducción de la píldora anticonceptiva hormonal "liberó" en gran medida a las mujeres, según se pensaba, de su biología reproductiva. Esto sentó las bases para la separación total del género del sexo biológico", asegura.

"La idea básica de la teoría de género, es decir, que los papeles de hombres y mujeres (género) pueden separarse completamente del sexo biológico, deriva de la visión dominante del hombre en nuestra sociedad actual. Por lo general, limita la persona humana a su conciencia (mente), con su capacidad de pensar y tomar decisiones autónomas, que fue posible gradualmente en el marco de la evolución gracias al desarrollo de procesos bioquímicos y neurofisiológicos muy complicados en el cerebro", comenta Eijk.

jóvenes

El cardenal advierte: "Según esta visión del hombre, el cuerpo sólo sería el medio por el que la persona (limitada a la conciencia) puede expresarse. Esto otorga a la persona humana un derecho muy amplio a disponer de su cuerpo, incluida su sexualidad biológica".

En este punto Eijk introduce lo que cree la Iglesia sobre este tema. "Por el contrario, la Iglesia católica enseña que el hombre no es sólo su alma o sólo su cuerpo, sino que es una unidad de alma y cuerpo (Gaudium et spes, n. 14). El cuerpo, incluidos los órganos reproductores y sexuales, no es algo secundario o accesorio, sino que pertenece a la esencia del hombre y, por tanto, al igual que el hombre, es un fin en sí mismo y no un mero medio que el hombre puede utilizar para cualquier fin. Juan Pablo II escribe en su encíclica Veritatis splendor (nº 48) que el cuerpo humano no es una materia prima con la que el hombre pueda hacer libremente lo que quiera" señala.

"El hombre y la mujer comparten la misma alma y, por tanto, tienen la misma dignidad humana. Sin embargo, son físicamente diferentes en el sentido de que son complementarios entre sí por su sexualidad biológica. Esta complementariedad se refiere a su papel mutuo en la reproducción. Por cierto, el hombre y la mujer también son complementarios en cuanto a sus diferencias biosíquicas. Como ya se ha dicho, el cuerpo pertenece esencialmente al ser humano y también la sexualidad biológica. Por tanto, ser hombre o mujer forma parte de su ser y no puede desprenderse de él", afirma.

A Su imagen y semejanza 

Algo que está en la propia Biblia. "Esto también queda patente en la revelación: 'Y creó Dios al hombre a su imagen; a imagen de Dios lo creó: varón y hembra los creó' (Gn 1,27). Al anuncio de que Dios creó al hombre a su imagen y semejanza le sigue inmediatamente la afirmación de que los creó varón y mujer. Esto significa que la revelación enseña que el hecho de ser varón y mujer está anclado en el hecho de haber sido creados a imagen y semejanza de Dios", apunta el cardenal.

"Por supuesto, los papeles (de género) de hombres y mujeres pueden cambiar bajo la influencia de factores socioculturales. Hasta los años 50, en muchos países se creía que las mujeres tenían que dejar su trabajo cuando se casaban. Además, a menudo no se les permitía abrir una cuenta bancaria sin el consentimiento de su marido. Esto ya no es así en los países occidentales, debido a los cambios socioculturales que se han producido desde entonces. Las mujeres también pueden llegar a ser Consejeras Delegadas en nuestros tiempos. Que esto sea imposible para ella no está escrito en su sexualidad biológica", recuerda.

Para el cardenal, ser hombre y mujer es algo intrínseco a la persona. "Sin embargo, no es posible separar completamente los papeles sociales de hombres y mujeres de su sexualidad biológica. Los aspectos esenciales de ser varón y mujer, de ser esposo o esposa, de ser padre o madre y de ser hijo o hija están todos anclados en el hecho de haber sido creados a imagen y semejanza de Dios, es decir, en la esencia del hombre y, por tanto, en el orden divino de la creación", expresa.

"La teoría de género tiene graves implicaciones para la proclamación de los fundamentos de la fe cristiana, al confundir y, por tanto, socavar el papel del padre, la madre, los cónyuges, el matrimonio y la relación entre hijos y padres. Dios se nos ha revelado como Padre. Pero, ¿cómo proclamarlo como tal si el concepto de padre es difuso? Erosionar o cambiar el significado de palabras como padre, madre, matrimonio, paternidad y maternidad también dificulta proclamar la fe en Cristo como Hijo de Dios Padre, que se hizo hombre, y en María como esposa del Espíritu Santo", denuncia.

Eijk apunta que esta ideología atenta contra pilares claves de la fe católica. "La teoría del género también socava la analogía entre la relación entre Cristo y la Iglesia, por un lado, y la que existe entre marido y mujer, por otro (Ef. 5:21-33). En esta analogía se basa, entre otras cosas, el hecho de que el sacerdote debe ser un hombre porque representa a Cristo, el esposo, en persona y, por tanto, también se dirige a la Iglesia como a su esposa. Separar el género del sexo biológico haría irrelevante que un sacerdote fuera hombre o mujer", dice.

"El magisterio papal rechaza la teoría de género, pero hasta ahora sólo lo ha hecho de forma superficial. En su discurso de Navidad a la curia, el 21 de diciembre de 2012, Benedicto XVI señaló que, en el contexto de la teoría de género, el hombre 'niega su propia naturaleza y decide que no le viene dada como un hecho preestablecido, sino que él mismo la crea'. El Papa Francisco también ha dicho varias veces que la teoría de género es incompatible con la naturaleza humana y la visión cristiana de la diferencia de género", comenta.

Desmantelar la fuente de energía

"En la encíclica Laudato si, subraya que una verdadera ecología exige también el respeto de la diferencia sexual de género: 'Aprender a aceptar el propio cuerpo, a cuidarlo y a respetar sus significados es esencial para una verdadera ecología humana. Apreciar el propio cuerpo en su feminidad o masculinidad también es necesario para poder reconocerse en el encuentro con el otro diferente de uno mismo. De este modo, es posible acoger con alegría el don específico del otro, obra de Dios creador, y enriquecerse mutuamente. Por lo tanto, una actitud que pretende borrar la diferencia sexual porque ya no sabe cómo enfrentarse a ella no es saludable' (n. 155). Véase también Amoris laetitia, n. 56.", recuerda.

El cardenal señala las palabras del Papa sobre este tema. "En un discurso a los participantes en la sesión plenaria de la Academia Pontificia para la Vida, el 6 de octubre de 2017, advirtió a la audiencia contra los riesgos de la teoría de género: 'La manipulación biológica y psíquica de la diferencia sexual, que la tecnología biomédica nos deja entrever como completamente disponible a la elección de la libertad -¡mientras que no es así! -, corre así el riesgo de desmantelar la fuente de energía que alimenta la alianza del hombre y la mujer y la hace creativa y fecunda'", afirma.

Aquí puedes ver un vídeo sobre el aumento de casos de personas que dicen ser trans.

Eijk termina su artículo proponiendo una encíclica que dicte doctrina sobre esta amenaza: "Muchos fieles, incluidos muchos obispos y conferencias episcopales enteras, consideran de gran importancia -dada la rapidez con que la teoría de género se está extendiendo y poniendo en práctica- que se publique pronto un documento papal autorizado, como una encíclica, que detalle la opinión de la Iglesia Católica sobre la teoría de género".

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda