Miércoles, 11 de diciembre de 2019

Religión en Libertad

Más Futuro y Rescatadores Juan Pablo II, en la fiesta

Bautizan 12 niños que estuvieron a punto de ser abortados: las madres escaparon a pie de quirófano

En el cristianismo no hay huérfanos, todos son Hijos del Rey, adoptados por Dios a través del bautismo
En el cristianismo no hay huérfanos, todos son Hijos del Rey, adoptados por Dios a través del bautismo

P.J.G. / M.V./ReL

En la conmemoración del día de san Pedro y san Pablo, 29 de junio, se bautizaron 12 niños en la parroquia de la Inmaculada Concepción en Madrid. Presidio el delegado de Familia y Vida de la diócesis de Toledo, el padre Miguel Garrigós. En la homilía, habló de la valentía de una madre, de la casa de Dios y del valor de la vida humana.

La mayoría de estos niños viven hoy porque miembros de la Asociación MásFuturo (amasfuturo.wordpress.com) y los Rescatadores Juan Pablo II (rescatadoresjp.wordpress.com) llegaron a sus madres en momentos de desconcierto y les ofrecieron una alternativa.

Es una fiesta alegre, llena de vida y de niños, un momento para regocijarse... pero detrás hay un pasado que estremece. "Cada madre tiene una historia de la que hoy quieren olvidar. Todas ellas saben que sus hijos estuvieron a punto de no nacer", comenta Marta Velarde, una de las responsables de Más Futuro, contenta de las vidas que se han salvado. 

Es difícil que las chicas quieran contar su historia, pero hay dos que lo hacen. Las dos se llaman Cristina, las dos son españolas, ninguna llega a los 26 años y ambas fueron rescatadas "a pie de quirófano", se decidieron a salvar a su bebé estando ya dentro del local abortista. 

Un cuarto hijo, un móvil insistente
La primera Cristina estaba embarazada de su cuarto hijo. Ella y su novio decidieron que "no podían tenerlo". Su situación personal era mala, cada uno de la pareja vivía en casa de sus padres.



Cristina, a la derecha, en un momento del bautizo

Cuando llegaron los dos a un centro abortista de Madrid, miembros de Rescatadores Juan Pablo II vieron que se quedaba sentada en la acera, callada, pensativa.

Los rescatadores le dieron un folleto de información con un teléfono de ayudas para seguir adelante con su embarazo.

Lo miró y al levantar la vista le sorprendió que esos rescatadores tuvieran su misma edad. Laura, Charo, Alberto.... personas reales, ofreciendo ayuda. Les escuchó y les dio su número de teléfono móvil.

En los días siguientes, cuando los rescatadores le llamaban, no respondía al teléfono. 

Pasada una semana, Marta Velarde insistió. "Se puso su novio y me colgó. No volver a llamar era una tentación. Pero en la segunda llamada se puso Cristina, por fin. Ya estaba en el quirófano, esperando, pero justo en ese momento el médico había salido fuera".

Cristina escuchó a Marta. ¡El poder mágico del teléfono móvil, que permite hablar con las chicas incluso en la puerta del quirófano! Este tipo de diálogo, de rescate, no se habría podido hacer hace unos años.

Cristina lo repensó y volvió a llamar a Marta. “Mi hijo tiene el mismo derecho a vivir que los demás”, dijo.

El niño nació y fue bautizado con todos los demás en la alegre fiesta de la parroquia madrileña. Cristina hoy tiene claro que forma parte de "la familia" de Dios, ella y sus hijos. Es asidua a las charlas y catequesis y en la asociación le han ayudado a conseguir un trabajo.

"La hemos visto sonreír durante todo el bautizo. Sus niños son los que mejor se han portado. Hoy es un nuevo día para todos", se felicita Marta.



La otra Cristina, en el bautizo

Le estaban poniendo la anestesia y corrió
La otra protagonista tiene 25 años recién cumplidos y muchos hijos. No tiene pareja. Su vida quedó marcada cuando la separaron de su madre con 13 años, marcada por una infancia en una fmailia desarraigada.

Se quedó embarazada de su primer hijo en el centro de acogida público. Es el único que no vive con ella. En su cuarto embarazo se practicó un aborto. En seguida se quedó otra vez embarazada.

En la puerta del centro abortista se encontró a dos rescatadoras que hablaron mucho tiempo con ella. Ya tenía cita para abortar, y entró en el local. 

"Cuando le estaban poniendo la anestesia, se la quitó y salió corriendo. Nos abrazó", recuerda Marta.

“Yo pensé en mi otro hijo, al que no dejé vivir porque nadie me habló como vosotras”, les dijo Cristina.

Otro bebé salvado y bautizado.



El bautizo fue una ocasión alegre para reunir a madres luchadoras y amigos que las apoyan

"Cristina es una madre increíble. Todos en la asociación MásFuturo la queremos mucho. Cada madrina y padrino de todos sus hijos es una persona de la asociación. Cuenta con nosotros para todo. Sabe que nos tiene para ayudarla. Poco a poco su vida va hacia arriba", comenta Marta.

"Pero cuando hablamos de la vida humana se queda callada. Sabe que uno de sus hijos está ahí Arriba. Jamás lo ha podido superar. Como ella dice, mis hijos son irrepetibles, un hijo no sustituye a otro. En el bautizo no paraba de dar las gracias a todos. Ha aprendido a dar también gracias a Dios. Dice: “Siempre le tengo a Él”.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Miles de personas se perderán esta noticia si tu no nos ayudas

DONA AHORA