Martes, 25 de enero de 2022

Religión en Libertad

Francisco ya está en Bangui: 36 horas de tensión

Entramos en alerta roja: «apagón» de directos del Papa en Centroáfrica por razones de seguridad

Francisco, durante la visita  de este domingo a un campo de refugiados en República Centroafricana. La barrera de protección se ha incrementado sensiblemente.
Francisco, durante la visita de este domingo a un campo de refugiados en República Centroafricana. La barrera de protección se ha incrementado sensiblemente.
A las 10:00 a.m. (hora local), el avión de la compañía Alitalia que llevaba al Papa Francisco desde Uganda aterrizó en el Aeropuerto Internacional M’Poko de Bangui (República Centroafricana) dando así inicio a la última etapa del viaje del Pontífice a África, considerada la más peligrosa.

Por este motivo, algunos actos programados no se retransmitirán en vivo por las televisiones ni internet. Es el caso de la breve ceremonia de bienvenida en Bangui o de la visita de cortesía al Presidente y el encuentro con los dirigentes del país en el Palacio Presidencial.

El Papa fue acogido a su llegada por la Jefe de Estado de la Transición, Catherine Samba-Panza y por el nuncio apostólico, monseñor Franco Coppola. Estuvieron presentes otras autoridades del país así como obispos y una representación de fieles.

Después de la ejecución de los himnos y de los honores militares, fueron presentadas las respectivas delegaciones. A continuación, el Papa Francisco y la jefa de Estado se reunieron brevemente en el Salón Presidencial del aeropuerto.


Catherine Samba-Panza, de 61 años, presidente interina de la República Centroafricana.

Situación en el país
Al tiempo que aterrizaba, en su cuenta de Twitter @Pontifex_es, Francisco aseguró: "Vengo a la República Centroafricana como peregrino de la paz, y me presento como un apóstol de la esperanza".

La República Centroafricana lleva décadas sumido en la inestabilidad política, aunque fue en 2013, con un golpe de Estado liderado por una milicia musulmana yihadista (Séléka), cuando la crisis se agravó. El asalto al poder desencadenó una venganza de grupos cristianos (aunque no todos lo son) llamados anti-balaka.

Con el golpe de Estado los Seleka instauraron un régimen de terror que pesaba sobre el 70% de la población cristiana del país. Tras la llegada de las fuerzas internacionales y con la disolución oficial de Seleka, los anti-Balaka entraron en una espiral ‘revanchista’.

Desde entonces, los intentos por lograr la paz han sido constantes. Desde el 15 de septiembre de 2014, está en marcha la Minusca, una misión de paz internacional formada por 11.500 soldados y 1.500 policías.

A lo largo de las últimas semanas, el ministro de Defensa francés, Jean-Yves Le Drien, mucho más cauto, ha intentado convencer al Vaticano para que se cancelase el viaje en vista de que, si algo va mal, Occidente echará las culpas a Francia, pues sus soldados son los únicos verdaderamente profesionales y bien equipados.

El arzobispo de Bangui, monseñor Dieudonné Nzapalainga, y el imán de la mezquita central, Tidjani Moussa Nahibi, pidieron hace unos días mantener la seguridad y acoger al Papa con tranquilidad.

Desde el pasado 1 de octubre han muerto por los enfrentamientos más de 70 personas y otras 300 han resultado heridas. El gobierno provisional presidido por Catherine Samba Panza debía haber convocado elecciones generales para el 13 de noviembre pero no lo ha conseguido, dejando para esa fecha solo el referéndum para la nueva constitución.

El 1 de noviembre durante el rezo del Ángelus, el Santo Padre expresó su preocupación por los hechos de violencia en la República Centroafricana y afirmó que “para manifestar la cercanía orante de toda la Iglesia a esta nación así afligida y atormentada y para exhortar a todos los centroafricanos a ser siempre testimonio de misericordia y de reconciliación, el domingo 29 de noviembre tengo el ánimo de abrir la puerta santa de la Catedral de Bangui, durante el Viaje Apostólico que espero poder realizar en esa nación”.

Desde su independencia en 1960, la República Centroafricana, con una población de unos cinco millones de habitantes es el séptimo país más pobre del mundo y el quinto más violento, según el Index Global Peace de 2015. Además, se calcula que entre 6.000 y 10.000 niños han estado asociados con las facciones armadas en la República Centroafricana desde 2013, ya sea como combatientes, cocineros, mensajeros u otros roles.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

REL te recomienda