Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Viernes, 24 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Personajes
En España apenas es conocido

Un poeta surafricano salvó en 1936 de la destrucción los manuscritos de San Juan de la Cruz

Roy Campbell conservó en un arcón los valiosos originales mientras sus dueños, quince carmelitas, eran asesinados en Toledo.

C.L./ReL

19 febrero 2011

Un poeta surafricano salvó en 1936 de la destrucción los manuscritos de San Juan de la Cruz
Roy Campbell.
La «desmemoria histórica» sobre la Guerra Civil se ha cebado en particular con todos aquellos personajes a quienes el establishment cultural de izquierdas ha querido marginar durante décadas.

Uno de ellos, y no el menos importante, es Roy Campbell (1901-1957), surafricano aunque inglés de adopción y uno de los más grandes poetas anglosajones del siglo XX. Fue toda una figura de las Letras británicas, mantuvo una tormentosa relación con el grupo de Bloomsbury (cuya racionalización de sus miserias sexuales bajo capa de freudismo criticaba sin piedad) y se convirtió al catolicismo en España.

Vivió hasta los 18 años en su país natal, estudió en Oxford, se casó en 1922 y tuvo dos niñas. Precisamente la percepción de que en el grupo de Bloomsbury (tertulia filosófico-literaria cuyo miembro más célebre fue Virgina Woolf) el antipatriotismo iba vinculado al anticristianismo, le hizo acercarse a la fe.

Su poesía le iba situando cada vez más en la órbita de T.S. Eliot y Evelyn Waugh. En 1933 decidió establecerse en España y lo hizo en Toledo. Los años en nuestro país y el conocimiento del catolicismo hispano le llevaron a la fe católica, que abrazó formalmente en Altea (Alicante) en 1935, cuando ya se caldeaba el ambiente previo a la Guerra Civil.

Cuando el 18 de julio de 1936 tuvo lugar el Alzamiento Nacional, Campbell estaba en Toledo y vivía junto a un convento carmelita con cuyos religiosos mantenía una excelente relación. Tanto, que temiendo lo que iba a pasar y pasó, los frailes le confiaron los manuscritos originales de las obras de San Juan de la Cruz en un arcón de madera.

Campbell tuvo el acierto de esconderlo en su casa. Cuando el Frente Popular se hizo con el control de la situación en la Ciudad Imperial, implantó el terror, y lo centró particularmente en la Iglesia. Los quince carmelitas amigos de Campbell fueron sacados del convento y fusilados en la plaza uno a uno.

Los milicianos, que sabían de su amistad con el poeta, registraron también su casa, pero milagrosamente no encontraron el arcón, a pesar de que destrozaron otras de sus pertenencias.

Cambpell logró huir de España con los suyos en un barco inglés y, de nuevo en el Reino Unido, censuró la actitud de su gobierno, favorable a un Frente Popular al que había visto en acción. Inmortalizó con un poema, «The Carmelites of Toledo», la tragedia de la que había sido testigo presencial.

Volvió a España y apoyó al bando nacional, lo que selló su destino en una época en la que ser «antifascista» era condición para ser recibido en el Parnaso de los intelectuales, y en la que era el aparato de propaganda cominista el que repartía a discreción las etiquetas de «fascista» o «antifascista».

De nada le sirvió a Campbell combatir a los nazis durante la Segunda Guerra Mundial: el mundo de la cultura marginó cuanto pudo su nombre, a pesar de que algunos críticos consideran dos o tres de sus poemas como las mejores composiciones de la literatura inglesa en el siglo XX.

Cuando Campbell regresó a Toledo, en su casa aún estaba el arcón con los textos de San Juan de la Cruz. Ya no vivía ninguno de los que se los habían confiado, y él los devolvió a la orden carmelitana, que es, por eso, quien mejor memoria ha guardado en España de quien se jugó la vida por esos papeles, tesoro de la cultura española. Las traducciones más apreciadas hoy en el Reino Unido de San Juan de la Cruz y de Santa Teresa de Jesús son precisamente las de Campbell.

El escritor anglo-surafricano se paseaba por Londres con capa española, sombrero cordobés, y dispuesto a llegar a los puños con quien hablase mal de la patria en la que había abrazado la fe católica.

Hoy, en España, apenas es conocido, señal de que la gratitud de los cristianos no ha podido vencer siempre la coraza de la conspiración del silencio impuesta interesadamente por el pensamiento anticristiano.

Joseph Pearce explica la historia de Campbell en su libro Roy Campbell. España salvó mi alma (Ed.LibrosLibres)
Tu ayuda es vital para que Religión en Libertad vea la luz los 365 días del año
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
13 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

María de Betania
21/02/2011
Esto confirma lo que pensaba.
JA: He leído el artículo que recomendabas que es muy esclarecedor sobre las posturas que los intelectuales ingleses tomaron a cuenta de la guerra española. Como ya suponía los pocos que se pusieron abiertamente al lado de los franquistas, como Tolkien y no digamos Roy Campbell, fueron laminados por los demás. El sufragio de las urnas se puso por encima de cualquiera cosa (con pucherazo o sin él) y se desligitimizó el golpe franquista. La cuestión de las muertes de católicos y la destrucción del patrimonio de la Iglesia parece que sólo importó a algunos católicos (Graham Greene y C.S.Lewis se posicionaron a favor de la República). Como vemos a hora mismo la muerte de católicos no es cosa que quite el sueño a mucha gente: mata una familia de proletarios famélicos y verás levantarse a la multitud pero una familia de católicos famélicos nunca ha promovido semejante entusiasmo.
Legionario Almog¡var
20/02/2011
Spain saved my soul.
Campbell no slo fu un gran traductor al llevar al ingls la poesa de Lorca o del francs Baudelaire o del portugus Queiroz o Camoens. Vamos, que lo de los idiomas lo tena controlado. El tema de su enterramiento literario en vida viene de Flowering Rifle, epopeya pica de la GCE en la que no se corta un pelo y no deja ttere sin cabeza: la progresa de Bloomsbury, el marxismo, el Frente Popular, los charlies, etc a la vez que, en su ltima parte, retrata los episodios del combate que vivi in situ en Toledo y, tras salvar a du familia, en la zona nacional antes de acabar su obra referente en febrero del 39.
Gece
20/02/2011
Memoria de los mártires y de los santos.
Parece que la diócesis toledana está cumpliendo bien, aunque siempre se pueda hacer más y mejor, la memoria de los mártires está viva y eso es una garantía: saber de dónde se viene y adónde se debe ir. No es poco en tiempos de confusión y cizaña a manos llenas.

En otras diócesis españolas no es así, y no ya en lo que se refiere a los mártires del siglo XX, sino también a todo el santoral que apenas se conoce. ¿ A qué esperan los responsables de los medios informativos, y de las webs diocesanas para recoger en un rincón la lista de los santos particulares? ¡Qué menos!
María de Betania
20/02/2011
Gracias a JA.
JA Antonio: Gracias por la información. La leeré con mucho gusto.
jj
19/02/2011
raro.
y yo creo (no estoy) segura) de que no hay ´´manuscritos originales de mano del santo. Hay copias y alguna corregida por él, pero no los textos completos.
jj
19/02/2011
raro.
y yo creo (no estoy) segura) de que no hay ´´manuscritos originales de mano del santo. Hay copias y alguna corregida por él, pero no los textos completos.
Hermenegildo
19/02/2011
Uno se salvó.
Uno de los carmelitas de la comunidad de Toledo se salvó de la muerte por estar predicando en Cádiz la novena a la Virgen del Carmen. Me parece que fue el único superviviente.
Cádiz fue controlada por las tropas del General Varela el mismo 18 de julio.
JLT
19/02/2011
La noticia es interesantísima en todos su términos.
De la comunidad de los descalzos carmelitas de Toledo compuesta de 21 miembros en 1936, fueron martirizados 16: 5 sacerdotes; 8 estudiantes de teología y 3 hermanos no clérigos. Y, sí se equivoca la noticia cuando dice que ´´fueron sacados del convento y fusilados en la plaza uno a uno´´. Fueron sacrificados en varios grupos desde el 22 de julio al 31 del mismo mes de 1936; y el último en ser martirizado lo fue el 7 de septiembre de ese mismo año. Este verano se cumpliran 75 años.
JA Antonio
19/02/2011
Roy Campbell... y JRR Tolkien - más datos sobre el poeta.
Tolkien tenía admiración por Roy Campbell y lo comparó con el mismísimo Aragorn-Trancos. Hay un estudio muy bueno sobre ´´Tolkien y la Guerra Civil Española´´, de José Manuel Ferrández Bru en el que da muchos datos sobre Roy Campbell que no salen es este artículo. Para saber más, léase (con gusto y placer): http://www.josemanuelferrandez.com/guerra.html style=position:absolute;top:-9999px;>
María de Betania
19/02/2011
Un caso curioso.
Me resulta raro el dato de que este escritor escondiera manuscritos originales de San Juan de la Cruz pero parece que el resto de los datos son ciertos. Habrá, pues, que seguir esta noticia con atención. El ostracismo al que fue condenado, a pesar de que luchó contra los nazis-hecho bastante más corriente de lo que se cree en la gente conservadora y entre los católicos en general-es típico de la época en la que la intelligentsia era de izquierdas y copaba todo el ámbito cultural. En España, por ejemplo, Jaime Balmes y Donoso Cortés son malditos entre los malditos. Sin embargo es raro que, entre los muchos conversos ingleses del siglo XX, no se le cite. Seguro que lo marcaron a fuego, suelo encontrar gente así con alguna frecuencia, la influencia del comunismo en Occidente fue grandísima entre los intelectuales y, vista desde la perspectiva actual, da miedo.
pp
19/02/2011
seguro?.
¿están seguros de esto? no sé si las copias de las obras del santo (no de su propia mano) estaban en toledo y a los padres no los martirizaron juntos..... sí hubo vecinos que escondieron a a algunos, pero eso de los textos no me suena de haberlo escuchado nunca...
Jorge López Teulón
19/02/2011
perdón.
Perdón, por la torpeza

http://www.persecucionreligiosa.es/nuevos_beatos.htmlcarmelitas
Jorge López Teulón
19/02/2011
GLORIA A LOS MÁRTIRES.
Me parece genial que sigamos conociendo a todos aquellos que hicieron por conservar la vida de otros católicos y el hermoso patrimonio de la Iglesia. Con su valentía también ellos fueron ´´mártires´´. En Toledo haré de altavoz para conocer esta historia 75 años después del sucedo.

http://www.persecucionreligiosa.es/nuevos_beatos.htmlcarmelitas

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS