Domingo, 05 de julio de 2020

Religión en Libertad

La profesión de fe de los cristianos

ReL

25 ¿Para qué necesita la fe definiciones y fórmulas?

En la fe no se trata de palabras vacías, sino de una realidad. A lo largo del tiempo se condensaron en la Iglesia fórmulas de la fe, con cuya ayuda contemplamos, expresamos, aprendemos, transmitimos, celebramos y vivimos esa realidad. [170-174]

Sin fórmulas fijas el contenido de la fe se disuelve. Por eso la Iglesia da mucha importancia a determinadas frases, cuya formulación precisa se logró en la mayoría de los casos con mucho esfuerzo, para proteger el mensaje de Cristo de malentendidos y falsificaciones. Las fórmulas de la fe son importantes especialmente cuando la fe de la Iglesia se traduce a las diferentes culturas y sin embargo tiene que mantenerse en su esencia. Porque la fe común es el fundamento de la unidad de la Iglesia.

26 ¿Qué son las profesiones de fe?

Las profesiones de fe son fórmulas sintéticas de la fe, que hacen posible una confesión común de todos los creyentes. [185-188,192-197]

Este tipo de síntesis se encuentran ya en las cartas de san Pablo. La profesión de fe o credo de los apóstoles, de los primeros tiempos del cristianismo, tiene una categoría especial, porque es considerado como el resumen de fe de los  APÓSTOLES. La profesión de fe larga o símbolo de Nicea-Constantinopla tiene una gran autoridad, porque procede de los grandes concilios de la Cristiandad aún no dividida (Nicea en el año 325 y Constantinopla en el 381) y hasta el día de hoy constituye la base común de los cristianos de Oriente y Occidente.

27 ¿Cómo surgieron las profesiones de fe?

Las profesiones de fe se remontan a Jesús, que mandó a sus discípulos que bautizaran. En el bautismo debían exigir a las personas la profesión de una determinada fe, en concreto la fe en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (->TRINIDAD). [188-191]

El germen de todas Las fórmulas de fe posteriores es la fe en Jesús, el Señor, y el envío a la misión: «Id, pues, y haced discípulos a todos Los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28,19). Todas las profesiones de fe de la -> IGLESIA son desarrollo de la fe en este Dios trinitario. Comienzan con la confesión de la fe en el Padre, Creador y quien sostiene el mundo, se refieren luego al Hijo, por quien el mundo y nosotros mismos hemos encontrado la salvación, y desembocan en la confesión de fe en el Espíritu Santo, la persona divina por quien se da la presencia de Dios en la Iglesia y en el mundo.

La Iglesia... guarda (esta predicación y esta fe) con cuidado, como no habitando más que una sola casa, cree en ella de una manera idéntica, como no teniendo más que una sola alma y un solo corazón, las predica, las enseña y las transmite con una voz unánime, como no poseyendo más que una sola boca. SANIRENEO DE LYON (ca. 135-co. 202, Padre de la Iglesia)

28 ¿Qué dice La fórmula de fe de los apóstoles?

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra.

Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor,

que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo,

nació de Santa María Virgen,

padeció bajo el poder de Poncio Pilato,

fue crucificado, muerto y sepultado,

descendió a los infiernos,

al tercer día resucitó de entre los muertos,

subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso.

Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos.

Creo en el Espíritu Santo,

la santa Iglesia Católica,

la comunión de los santos,

el perdón de los pecados,

la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Que tu Credo sea para ti como un espejo. Mírate en él, para ver, si crees realmente todo lo que dices creer. Y alégrate cada día por tu fe. SAN AGUSTÍN

Ningún hombre vive solo, ningún hombre cree solo. Dios nos da su palabra y al hablar nos convoca, crea una comunidad, su pueblo, su Iglesia. Después de la partida de Jesús, la Iglesia es el signo de su presencia en el mundo. BASILIO DE SELEUCIA (siglo V, obispo)

29 ¿Qué dice el credo largo de Nicea-Constantinopla?

Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso,

Creador del cielo y de la tierra,

de todo lo visible e invisible.

Creo en un solo Señor, Jesucristo,

Hijo único de Dios,

nacido del Padre antes de todos los siglos:

Dios de Dios, luz de luz,

Dios verdadero de Dios verdadero,

engendrado, no creado,

de la misma naturaleza del Padre,

por quien todo fue hecho;

que por nosotros, los hombres,

y por nuestra salvación, bajó del cielo,

y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen,

y se hizo hombre;

y por nuestra causa fue crucificado en tiempo de Poncio Pilato;

padeció y fue sepultado,

y resucitó al tercer día, según las Escrituras,

y subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre;

y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos,

y su reino no tendrá fin.

Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida,

que procede del Padre y del Hijo,

que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria,

y que habló por los profetas.

Creo en la Iglesia que es una, santa, católica y apostólica.

Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados.

Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

30 ¿Por qué creemos en un solo Dios?

Creemos en un solo Dios porque según el testimonio de la Sagrada Escritura sólo hay un Dios y porque, según las leyes de la lógica, tampoco puede haber más que uno. [200-202, 228]

Si hubiera dos dioses, uno sería el límite del otro; ninguno de los dos sería infinito, ninguno sería perfecto; de modo que ninguno de los dos sería Dios. La experiencia fundamental de Dios que tiene el pueblo de Israel es: «Escucha, Israel: el Señor es nuestro Dios, el Señor es uno soto» (Dt 6,4). Una y otra vez los profetas exhortan a abandonar los falsos dioses y a convertirse al único Dios: «Yo soy un Dios justo y salvador, y no hay ninguno más» (Is 45,22).

31 ¿Por qué revela Dios su nombre?

Dios revela su nombre porque quiere que se le pueda invocar. [203-213, 230-231]

Dios no quiere mantenerse en el anonimato. No quiere ser adorado como un ser meramente sentido o intuido. Dios quiere ser conocido y ser invocado como el verdadero y el que actúa. En la zarza ardiente, Dios da a conocer su nombre a Moisés: -> JHWH (ÉX 3,14). Dios se hace invocable para su pueblo, pero continúa siendo el Dios escondido, el misterio presente. Por respeto a Dios el pueblo de Israel no pronunciaba (ni pronuncia) el nombre de Dios y lo sustituye por el apelativo Adonai (Señor). Justamente esta palabra es la que usa el-> NUEVO TESTAMENTO, cuando glorifica a Jesús como verdadero Dios: «Jesús es Señor» (Rom 10,9).

32 ¿Qué quiere decir que Dios es la Verdad?

«Dios es Luz y en él no hay tiniebla alguna» (1 Jn 1,5). Su palabra es verdad (Prov 8,7; 2 Sam 7,28), y su ley es verdad (Sal 119,142). Jesús mismo garantiza la verdad de Dios, cuando declara ante Pilato: «Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad» (Jn 18,37). [214-217]

No se puede someter a Dios a un procedimiento probatorio, porque la ciencia no puede convertirlo en un objeto verificable. Sin embargo, Dios mismo se somete a un procedimiento probatorio algo especial. Sabemos que Dios es la verdad por la absoluta credibilidad de Jesús. Él es «el Camino, la Verdad y la Vida». Esto lo puede descubrir toda persona que se comprometa con él. Si Dios no fuera «verdadero», la fe y la razón no podrían entablar un diálogo recíproco. Pero ellas pueden entenderse, porque Dios es la verdad y la Verdad es divina.

El Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser. Mc 12,29-30

MONOTEÍSMO (del griego monos = lo único, y theos = Dios, doctrina de la existencia de un único Dios): La doctrina de Dios como un ser único, absoluto y personal, que es el fundamento último de todo. Religiones monoteístas son el judaismo, el cristianismo y el islam.

JHWH/YAHVE Es el nombre más importante de Dios en el Antiguo Testamento (Éx 3,14). Se puede traducir como «Yo soy». Para los judíos como para los cristianos designa al único Dios de todo el mundo, su Creador, quien lo sostiene, con quien se establece la Alianza, el liberador de Egipto, el juez y salvador.

Moisés replicó a Dios: «Mira, yo iré a los hijos de Israel y Les diré: 'El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros'. Si ellos me preguntan: '¿Cuál es su nombre?', ¿qué les respondo?». Dios dijo a Moisés: «Yo soy el que soy; esto dirás a los hijos de Israel: 'Yo soy' me envía a vosotros». Dios añadió: «Esto dirás a los hijos de Israel: 'El Señor, Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Éste es mi nombre para siempre: así me llamaréis de generación en generación'». Éx 3,13-15

Jesucristo es la Verdad hecha Persona, que atrae hacia sí al mundo: La luz irradiada por Jesús es el resplandor de la verdad. Cualquier otra verdad es un fragmento de la Verdad que es él y remite a él. BENEDICTO XVI, 10.02.2006

33 ¿Qué quiere decir que Dios es amor?

Si Dios es amor no hay nada creado que no sea sostenido y abrazado por una benevolencia infinita. Dios no sólo explica que él es amor, sino que lo demuestra: «Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por sus amigos» (Jn 15,13). [218-221]

Ninguna otra RELIGIÓN dice lo que dice el cristianismo: «Dios es Amor» (1 Jn 4,8.16). La fe se apoya en esta palabra, aunque la experiencia del dolor y del mal en el mundo hace dudar a los hombres si verdaderamente Dios es bueno. Ya en el  ANTIGUO TESTAMENTO Dios comunica a su pueblo, por boca del profeta Isaías: «Porque eres precioso ante mí, de gran precio y yo te amo. Por eso entrego regiones a cambio de ti, pueblos a cambio de tu vida. No temas, porque yo estoy contigo» (Is 43,4-5a), y añade: «¿Puede una madre olvidar al niño que amamanta, no tener compasión del hijo de sus entrañas? Pues aunque ella se olvidara, yo no te olvidaré. Mira, te llevo tatuada en mis palmas» (Is 49,15-16a). Que este lenguaje sobre el amor divino no son palabras vanas lo demuestra Jesús en la cruz, donde entrega su vida por sus amigos.

34 ¿Qué hay que hacer cuando se ha conocido a Dios?

Cuando se ha conocido a Dios hay que ponerlo en el primer lugar de la vida. Con ello comienza una nueva vida. A los cristianos se les debe conocer porque aman incluso a sus enemigos. [222-227, 229]

Conocer a Dios significa que quien me ha creado y me ha querido, quien me mira con amor a cada segundo, quien bendice y sostiene mi vida, quien tiene en su mano el mundo y las personas que amo, quien me espera ardientemente, quien quiere llenarme y perfeccionarme y hacerme vivir eternamente con él, está aquí. No basta con asentir con la cabeza. Los cristianos deben asumir el estilo de vida de Jesús.

35 ¿Creemos en un solo Dios o en tres dioses?

Creemos en un solo Dios en tres personas (TRINIDAD). «Dios no es soledad, sino comunión perfecta» (BenedictoXVI, 22.05.2005). [232-236, 249-256, 261, 265-266]

Los cristianos no adoran a tres dioses diferentes, sino a un único ser, que es trino (Padre, Hijo y Espíritu Santo) y sin embargo uno. Que Dios es trino lo sabemos por Jesucristo: Él, el Hijo, habla de su Padre del Cielo («Yo y  el Padre somos uno" Jn 10, 30) Él ora al Padre y nos envía el Espíritu Santo, que es el amor del Padre y del Hijo. Por eso somos bautizados «en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28,19).

Dios es verdaderamente nuestra madre, tanto como es nuestro padre. BEATA JULIANA DE NORWICH (ca. 1342-co. 1413, mística inglesa)

El amor verdadero duele. Tiene que doler siempre. Es doloroso amara alguien; duele dejarlo, uno querría morir por él. Cuando las personas se casan, deben dejarlo todo para amarse el uno al otro. La madre, que da la vida a un hijo, sufre mucho. ¡Cuánto se malinterpreta y se abusa de la palabra «amor»! BEATA TERESA DE CALCUTA (1910-1997, el «ángel de Calcuta», fundadora y premio Nobel de la Paz)

Señor mío y Dios mío, quítame todo lo que me aleja de ti. Señor mío y Dios mío, dame todo lo que me acerca a ti. Señor mío y Dios mío, despójame de mí mismo para darme todo a ti. SAN NICOLÁS DEFLÜE (1417-1487, místico y eremita suizo)

Dios va en primer lugar. SANTA JUANA DE ARCO (1412-1431, luchadora por la libertad, patrona de Francia)

Donde está el amor hay una trinidad: uno que ama, uno que es amado y uno que es el amor. SAN AGUSTÍN

TRINIDAD (lat. trinitas = trinidad): Dios es sólo uno, pero existe en tres personas. Este ser [Dios] es cada una/ y éste solo [el amor] las unía/ en un inefable nudo/ que decir no se sabía./ Por lo cual era infinito/ el amor que las unía,/ porque un solo amor tres tienen,/ que su esencia se decía;/ que el amor, cuanto más uno,/ tanto más amor hacía. SAN JUAN DE LA CRUZ (1542-1591, místico español, Doctor de la Iglesia y poeta) el Padre somos uno», Jn 10,30).

36 ¿Se puede deducir por lógica que Dios es trino?

No. La Trinidad (TRINIDAD) de Dios es un misterio. Sólo por Jesucristo sabemos que Dios es Trinidad. [237]

Los hombres no pueden deducir por medio de su propia razón el misterio de la Trinidad. Pero pueden reconocer la razonabilidad de este misterio, cuando aceptan la  REVELACIÓN de Dios en Jesucristo. Si Dios estuviera solo y fuera solitario, no podría amar desde toda la eternidad. Iluminados por Jesucristo, podemos encontrar ya en el  ANTIGUO TESTAMENTO (por ejemplo, Gen 1,2; 18,2; 2 Sam 23,2) e incluso en toda la creación huellas de la Trinidad.

37 ¿Por qué es Dios «Padre»?

Veneramos a Dios como padre por el hecho de que es el Creador y cuida con amor de sus criaturas. Jesús, el Hijo de Dios, nos ha enseñado además a considerar a su Padre como nuestro Padre y a dirigirnos a él como «Padre nuestro». [238-240]

Muchas RELIGIONES anteriores al cristianismo conocen ya el trato a Dios como «Padre». Ya antes de Jesús se hablaba en Israel de Dios como el Padre (Dt 32,6; Mal 2,10) y se sabía que es también como una madre (Is 66,13). El padre y la madre son en la experiencia humana la representación del origen y la autoridad, de aquello que protege y sostiene. Jesús nos muestra de qué modo es Dios realmente Padre: «Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre» (Jn 14,9). En la parábola del hijo pródigo, Jesús responde al deseo más hondo que el ser humano tiene de un Padre misericordioso. -> 511-527

La memoria do este Padre ilumina la identidad más profunda de los hombres: de dónde venimos, quiénes somos y cuan grande es nuestra dignidad. Venimos ciertamente de nuestros padres y somos sus hijos, pero también venimos de Dios, que nos ha creado a su imagen y nos ha llamado a ser sus hijos. Por eso, en el origen de todo ser humano no existe el azar o la casualidad, sino un proyecto del amor de Dios. Es lo que nos ha revelado Jesucristo, verdadero Hijo de Dios y hombre perfecto. Él conocía de quién venía y de quién venimos todos: del amor de su Padre y Padre nuestro. BENEDICTO XVI, 09.07.2006

38 ¿Quién es el «Espíritu Santo»?

El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad (TRINIDAD) y de la misma naturaleza divina del Padre y del Hijo. [243-248, 263-264]

Cuando descubrimos la realidad de Dios en nosotros, entramos en contacto con la acción del Espíritu Santo. Dios «envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo» (Gal 4,6), para que nos llene completamente. En el Espíritu Santo el cristiano encuentra una alegría profunda, la paz interior y la libertad. «Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para recaer en el temor, sino que habéis recibido un Espíritu de hijos de adopción, en el que clamamos: ¡Abbá, Padre!» (Rom 8,15b). En el Espíritu Santo, que hemos recibido en el Bautismo y la -> CONFIRMACIÓN podemos llamar a Dios «Padre». -> 113-120,203-206,310-311

Ven Espíritu Creador, visita las almas de tus fieles y llena de la divina gracia los corazones que Tú mismo creaste. Himno «Veni creator spiritus» (SAN RÁBANO MAURO, siglo IX)

Vosotros me llamáis «el Maestro» y «el Señor», y decís bien, porque lo soy. Jn 13,13

Pues bajo el cielo no se ha dado a los hombres otro nombre por el que debamos salvarnos. Hch4,12

Yo sé que el Señores grande, nuestro Dios más que todos los dioses. El Señor todo Lo que quiere lo hace, en el cielo y en la tierra, en los mares y en los océanos. Sal 135,5-6

Padre, tú lo puedes todo. Oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní. (Mc 14,36)

39 ¿Es Jesús Dios? ¿Forma parte de la Trinidad?

Jesús de Nazaret es el Hijo, la segunda persona divina, a quien aludimos cuando rezamos: «En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo» (Mt 28,19). [243-260]

0 bien Jesús era un impostor al hacerse señor del  SÁBADO y dejar que se dirigieran a él con el título de «Señor», o era realmente Dios. Llegó a provocar escándalo al perdonar los pecados. Esto, a los ojos de sus contemporáneos, era un crimen digno de muerte. Mediante los signos y los milagros, pero especialmente a través de la Resurrección, los discípulos se dieron cuenta de quién era Jesús y lo adoraron como el Señor. Ésta es la fe de la  IGLESIA.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 680 30 39 15 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA