Sábado, 24 de agosto de 2019

Religión en Libertad

Nuestra Señora de las 3 Avemarías.

Hija del Padre, Madre del Hijo y Esposa del Espíritu Santo.

TAGS:
N. S. de las 3 Avemarías.
N. S. de las 3 Avemarías.
Nuestra Señora de las 3 Avemarías. 31 de mayo o sábado posterior a Pentecostés.

Esta devoción tiene dos momentos: una inspiración de algunas santas y el otro, siglos más tarde, en los cuales se extiende.

Se cuenta que la Virgen María se apareció a Santa Matilde (19 de noviembre), benedictina, animándole a rezarle tres Ave María todos los días, con la promesa de ayudarle en la hora de la muerte, con estas palabras "quiero que (…) me reces diariamente tres Avemarías, conmemorando, en la primera, el Poder recibido del Padre Eterno; en la segunda, la Sabiduría con que me adornó el Hijo; y, en la tercera, el Amor de que me colmó el Espíritu Santo". Esto está en plena consonancia con una enseñanza de su cercana pariente, Santa Gertrudis la Magna (17 de noviembre y 12 de abril), que dice sobre María "quien la venerase en su relación con la Beatísima Trinidad, experimentaría el poder que le ha comunicado la Omnipotencia del Padre como Madre de Dios; admiraría los ingeniosos medios que le inspira la sabiduría del Hijo para la salvación de los hombres, y contemplaría la ardiente caridad encendida en su corazón por el Espíritu Santo".

Pero el mayor conocimiento de esta devoción por parte del pueblo vino de manos de San Antonio de Padua (13 de junio) y San Leonardo de Puerto Mauricio (26 de noviembre), quienes la predicaron en sus misiones, la recomendaban a los párrocos, los fieles y los padres, como remedio de la impureza de la juventud. En el siglo XVI, María Villani, dominica, comenzó a practicarla y tuvo una voz interior de la Madre de Dios, que le decía “no sólo alcanzarás la gracia que me pides, sino que en la vida y en la muerte seré tu especial protectora tuya y de cuantos practiquen esta devoción". También San Alfonso María de Liguori (1 de agosto), en su obra “Las Glorias de María”, y en otros escritos, recomienda esta devoción encarecidamente. Hasta aquí es solo una devoción, no es advocación distinta, ni tiene imagen alguna.
 
La aprobación final de la Iglesia viene con el papa León XIII, que la extendió a toda la Iglesia, aprobó la Cofradía, la imagen, y enriqueció la devoción con indulgencias y el mismo la practicó constantemente. El Beato Pío IX (7 de febrero) confesó practicar esta devoción y la rezaba públicamente tras la misa, todos los días. San Pío X (21 de agosto) mandó añadir las jaculatorias “Madre mía, líbrame en este día (o en esta noche) de pecado mortal” y “¡Oh María!, por tu Inmaculada Concepción, purifica mi cuerpo y santifica mi alma”. Benedicto XV elevó la Cofradía de las tres Avemarías a Archicofradía y aumentó las indulgencias.

La imagen, aunque moderna, se dice inspirada en una visión de Santa Gertrudis, quien vio que de cada uno de los corazones de la Trinidad salía un rayo de luz que entraba en el corazón de María, mientras una voz le decía: “Después del Poder del Padre, de la Sabiduría del Hijo y de la Misericordia del Espíritu Santo, nada hay comparable al Poder, a la Sabiduría y a la Misericordia de María”. Tiene alguna variante iconográfica suele ser que los tres rayos salen del corazón de María, con los dones dados por la Trinidad escrito en ellos. En ocasiones son simples adaptaciones un viejo motivo iconográfico: la Coronación de María, ya que el Padre y el Hijo aparecen coronándola. Y en otros casos sólo son Inmaculadas tradicionales puestas bajo una imagen de la Trinidad, con mayor o menor acierto estético. Es bastante común que haya tres querubines sosteniendo igual cantidad de filacterias con el texto “Ave María”.

Normalmente se le celebra el sábado posterior a Pentecostés (el día antes de la Santísima Trinidad), o el 31 de mayo. Entre el siglo XIX y principios del XX tuvo bastante auge, como lo tuvieron Nuestra Señora del Sagrado Corazón o Nuestra Señora del Amor Hermoso (ambas a 31 de mayo), pero luego decayó hasta ser "una más", conservándose cierta devoción en algunos sitios.

A 31 de mayo además se celebra a
Nuestra Señora del Sagrado Corazón.
Santa Petronila de Roma, virgen.
Santa Mechtildis de Diessen, abadesa.
5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo con tu ayuda podremos seguir haciendo noticias como esta

DONA AHORA