Viernes, 18 de octubre de 2019

Religión en Libertad

San Ernesto de Zwiefalten, abad y mártir.

San Ernesto de Zwiefalten, abad y mártir.

Dejó la abadía por la espada, alcanzó la gloria por el martirio.

Ramón Rabre

TAGS:
San Ernesto Abad.
San Ernesto Abad.

San Ernesto de Zwiefalten, abad y mártir. 7 de noviembre.

Era hijo de un noble de Steusslingen, y muy joven profesó la Regla de San Benito en el célebre monasterio de Zwiefalten. En 1141 fue elegido abad del mismo monasterio. En 1146 cambió el báculo abacial por la espada, acompañando al rey Conrad III de Suabia en la II Cruzada a Tierra Santa. Dijo a sus monjes: "Creo que no volveré a veros en esta tierra, pues Dios me concederá que vierta mi sangre por él. Poco importa la muerte que me reserva, si me permite sufrir por el amor de Cristo". Y lo tenía claro, pues como la mayor parte de las Cruzadas, esta fracasó, pues los cristianos sufrieron una humillante derrota. Los que no murieron, fueron tomados como esclavos por los musulmanes y murieron. De nuestro santo se propagó la versión, que no consta fehacientemente, que fue conducido a la Meca donde después de haber sufrido innumerables penalidades y torturas por no apostatar, murió el 7 de noviembre de 1148 junto a otros cristianos. La primera crónica que narra su martirio, que se cree infundado, es de mediados de 1200, o sea, unos cien años luego de su muerte. Sus reliquias fueron rescatadas y se veneran en la basílica de Santos Simón y Judas de Antioquía, Siria. 

Su vida se mezcló con la de San Ernesto de Neresheim (13 de julio), supuesto fundador y primer abad de la abadía de Neresheim, venerado como mártir. A este santo inexistente se le aplicó la leyenda de un viaje a Tierra Santa en la I Cruzada (1096), para predicar a los moros, e igualmente se habla de torturas y de una muerte gloriosa por la fe, siéndole arrancadas las tripas con un torno (detalle que no se lee del Ernesto que realmente fue a Tierra Santa, el de Zwiefalten). Pero cuando se conoce que los primeros moradores benedictinos de Neresheim eran monjes de Zwiefalten, entonces se comprende: se trajeron la devoción de su abad, supuestamente mártir y con el tiempo, en el siglo XVIII ya está consolidada, la leyenda se desdobló en un segundo Ernesto “propio”.
 

Fuente:
-"Handbuch der deutschen Heiligen". Albert SCHÜTTE. Bachem, 1941.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Si tu nos ayudas, podremos continuar evangelizando con noticias como ésta

DONA AHORA