Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Domingo, 19 de noviembre de 2017

  Donar HEMEROTECA CONTACTO REGALA REL SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Cultura
El capellán está para llevar la cercanía de la Iglesia a la gente que vive la fiesta

Raúl Muelas, capellán de la plaza de toros de Palencia: «Un torero rezando es una estampa preciosa»

Raúl Muelas, capellán de la plaza de toros de Palencia: «Un torero rezando es una estampa preciosa»

ReL

30 agosto 2017

Raúl Muelas nació hace 44 años en Talavera de la Reina, muy cerca de la plaza de toros donde murió Joselito, El Gallo. “Y eso ya marca”, explica a José Antonio Méndez en Alfa y Omega. Por eso, o porque el párroco de su pueblo, “que era muy entendido”, le llevó a ver alguna que otra novillada, este sacerdote de la diócesis de Palencia se aficionó a los toros desde pequeño, y ya lleva 12 de sus 21 años de cura como capellán de la plaza de toros palentina. Con un celo por las almas que habría que pedir para él dos orejas, rabo y puerta grande…

- ¿Cuándo tomó la alternativa como capellán?
- Cuando murió el anterior, un asesor de la plaza de toros fue a ver al obispo para decirle que mantuviera la capellanía, que hacía mucho bien. Yo era el secretario del obispo, y antes de esa reunión estuve hablando con aquel asesor sobre el mundo del toro, su dimensión trascendente… Así que cuando el obispo preguntó a quién podría poner le dijo: «Pues a su secretario, que sabe mucho de esto».
 
- ¿Y qué hace en una plaza de toros?
- Tengo varios cometidos que se resumen en cuidar de las almas de las personas que acuden al festejo. Cuando hay corrida aplico la Misa de esa mañana para que no pase nada grave, que nadie lo viva como ocasión de pecado sino para gloria de Dios… También cuido de que la capilla sea un lugar digno y recibo en ella a los toreros y a sus cuadrillas. Les invito a pasar antes del paseíllo.


 
- ¿Y pasan?
- Prácticamente todos. Yo los acojo y rezo con ellos, o les dejo en la soledad de la oración si me lo piden.
 
- ¿No hay superstición en rezar antes de la faena?
- Hay personas supersticiosas, pero en la capilla sobre todo se ven estampas de mucha fe. Un torero rezando es una estampa preciosa.
 
- ¿Por qué?
- Porque rezan muy en torero: van de luces y se ponen en jarras ante el Crucificado, como brindando su vida a Dios. Se giran con solemnidad hacia la Virgen, como mirando a su Madre en el tendido. Tengo grabada la imagen de un subalterno con los ojos hacia el cielo, sumido en la oración. Luego, hasta que salen al callejón, se quedan allí y escuchas conversaciones muy bonitas y trascendentes.
 
- ¿Se relaciona con los aficionados?
- Claro. El capellán está para llevar la cercanía de la Iglesia a la gente que vive la fiesta. Cada feria doy charlas sobre la belleza como forma de encontrar a Dios, la muerte, la trascendencia de la lucha… La gente se extraña si no me ve en el callejón. Entre tanto traje de luces, imagine lo que destaca uno de negro y con clériman…
 
- ¿Le han criticado por ser taurino? No es muy políticamente correcto…
- Cuando se establece un debate desde el respeto, yo reconozco que es una fiesta bárbara, pero trato de explicar que es una alegoría de la lucha, del sacrificio, del dolor, e incluso de la vida cristiana… Si la conversación es intransigente, prefiero callar.


 
- ¿Los toros son una alegoría de la vida cristiana?
- Con salvedades, sí. Dios lo crea todo y lo crea bueno, pero al hombre lo coloca como cumbre para cumplir el plan de Dios. Hombre y animal no están al mismo nivel, pero el hombre no puede hacer lo que él quiera, sino que ha de comportarse según una norma bien reglamentada, para someter con su inteligencia la fiereza de la naturaleza. También se puede ver como una parábola de nuestra vida, que ha de ser bravura, sin ir manseando.
 
- ¿Y cuándo hay alguna cogida?
- En casi todas las ferias hay una cogida, una contusión… Yo me voy a la capilla a rezar, después de decirle al jefe médico que estoy por si me necesitan. Lo normal es que vayan al hospital, así que esa noche o al día siguiente voy a ver al enfermo, a su familia… Hace poco, ofrecí mi casa a los amigos de un recortador de Valencia que tuvo una cogida bárbara. A mí nunca me han brindado un toro, pero no me importaría, porque sería signo de que se puede ver a Dios a través del capellán.
Religión en Libertad existe gracias a tu ayuda
Volver arriba
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
3 COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Comentarios

Alejandro Galván
01/09/2017
Alejandro Galván.
Si, la bula ´´De Salute gregis Dominici´´ nunca rigió en España, cosa confirmada por los Sucesores de S. Pío V.

La ignorancia es atrevia y lenguaraz...
José Manuel Rosa
30/08/2017
¿Que nadie lo viva como ocasión de pecado sino para gloria de Dios?.
El Papa San Pío V promulgó la Bula ´´De Salute gregis Dominici´´ (1 de noviembre de 1567), por medio de la cual prohibió, bajo pena de excomunión, los espectáculos taurinos, ´´estos sangrientos y vergonzosos espectáculos dignos de los demonios y no de los hombres´´, así como cualquier participación activa o pasiva en ellos. ´´Si alguno llegase a encontrar en estos espectáculos taurinos la muerte, que la sepultura eclesiástica le sea negada. ´´Esta Bula estará vigente para siempre´´.
Galsuinda
30/08/2017
Ooooole.
Gracias por el artículo

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS