Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Política de cookies.

Sábado, 26 de mayo de 2018

  Donar HEMEROTECA CONTACTO SUSCRÍBETE
Religión en Libertad
Inicio / Vida y familia
Testimonio provida y de perdón de Jennifer Christie

Quedó embarazada tras una violación: «Mi hijo me recuerda que el bien siempre triunfa sobre el mal»

Quedó embarazada tras una violación: «Mi hijo me recuerda que el bien siempre triunfa sobre el mal»
Jennifer Christie da un impresionante testimonio provida, tras aceptar y amar al hijo que concibió en una violación

ReL

13 mayo 2018

TAGS Aborto - Provida

Jennifer Christie estaba casada y tenía cuatro hijos cuando en un viaje de negocios fuera de su ciudad fue asaltada por un desconocido, agredida y finalmente violada. Quedó embarazada, pero lejos de querer abortar siguió adelante. Pero además su marido le dio su total apoyo y ama a este hijo como a sus otros cuatro hermanos.

En una entrevista publicada en Mundo Cristianoesta madre da un testiminio sobe cómo ha afrontado este sufrimiento su familia, y cómo ama a su hijo, pese a las secuelas que le haya podido dejar la violación:

- Jennifer, ¿Podría acercarnos brevemente, a las circunstancias en que tuvo lugar su agresión?
- En enero de 2014, estaba de viaje de negocios fuera de mi ciudad y me hospedaba en un pequeño hotel. Una mañana en la que nevaba intensamente, un hombre me siguió desde el parking. Con la bufanda enrollada al cuello y a mi cara, el ruido del viento y la prisa por  llegar cuanto antes a mi habitación para entrar en calor, no me fijé en él ni pude oírlo caminando detrás de mí.

Abrí la puerta de mi habitación y cuando me di la vuelta para cerrarla, vi a un hombre justo en el dintel. Me golpeó en la cabeza y, una vez dentro de la habitación, continuó golpeándome y acabó violándome. Me encontraron medio desnuda en el rellano de una escalera trasera del hotel, sobre la nieve. Cuando me llevaron al hospital, me diagnosticaron una fractura de costillas y dedos y lesiones cerebrales. Más tarde, se dieron cuenta de que también presentaba heridas internas que sólo podían curarse con cirugía.

-¿Cómo reaccionó su esposo, Jeff, y su familia cuando supieron  qué le había sucedido y que, además, un nuevo miembro de la familia venía en camino?
- Cuando supe que estaba embarazada, tuve que explicar a mis padres y a mis suegros las circunstancias en las que se había producido ese embarazo. Las reacciones fueron distintas. Los padres de mi marido me apoyaron totalmente para que tuviéramos al niño, pero los míos no estaban tan convencidos. Mi madre estaba preocupada por mi salud porque ya había pasado cuatro embarazos complicados y también por mi estado emocional. Temía que el hecho de tener a un niño fruto de una violación significara que nunca me iba a recuperar del ataque. Ya tenía cuatro hijos y todos habían disfrutado en su momento de la experiencia de dar la bienvenida a un nuevo miembro en la familia. De hecho, estaba segura de que nuestro hijo menor estaría encantado de tener un hermanito pequeño al que poder mandar.

Mis hijos no sabían las circunstancias en las que se había producido el embarazo y estaban ansiosos por la llegada de un nuevo bebé a nuestro hogar.


 
- Su marido ha hecho referencia en algún artículo reciente publicado en redes sociales a la cita: “Seréis una sola carne”. ¿Piensa usted que su apoyo incondicional y, por ende, el de sus hijos ha sido crucial para superar el trauma de la violación y aceptar a su hijo concebido en violencia? ¿No es su marido, también, el gran protagonista de esta historia?
- Pienso que parte importante de la popularidad que ha tenido mi historia, es que a la gente le he encantado la reacción de apoyo de mi marido cuando le dije que estaba embarazada. Las mujeres valoran a los hombres que, realmente, lo son. Hombres de Dios, verdaderos e íntegros. Hombres que apoyan a sus mujeres y las aman como Cristo amó a su Iglesia y que hacen lo correcto y gozosos.

Con frecuencia oímos que hay mujeres que abortan porque sus novios o maridos no quieren tener al bebé o no se sienten preparados. Mi corazón se rompe sólo de pensarlo. La alegría con la que mi esposo y mis hijos recibieron al bebé y el amor que veo en ellos me llena profundamente. No puedo imaginar estos últimos cuatros años tan difíciles sin su amor incondicional y su apoyo. Junto a Dios, ellos han sido el ancla a la que me he aferrado.
 
- ¿Cómo es la relación entre los cinco hermanos? ¿Cómo aceptan las circunstancias de la concepción de su hermano?
 - El bebé se lleva 17 años con su hermana mayor y casi 9 años  con mi cuarto hijo. Él es, por consiguiente, mucho más pequeño que cualquiera de mis otros hijos y por eso la dinámica entre este pequeño y los otros es bastante diferente. No tiene ningún hermano de su edad con el que pelear ni competir por la atención de sus padres. Todos están en distintas etapas de la vida alejadas de la suya. Nuestra hija mayor, incluso, no vive en casa.
 
Desde el principio, mis hijos mayores lo han amado. Es un niño muy dulce. Ahora mismo tiene 4 años, es divertido y cariñoso. Sus hermanos le adoran menos cuando se inmiscuye en sus cosas… Entonces riñen entre ellos. Es el típico hermano menor. Nadie se plantea cómo vino al mundo. Es nuestro, sin más. Mis hijos no le culpan por lo que me sucedió a mí. Saben que es inocente y se esfuerzan por aceptar lo que me pasó. La verdad es que pocas veces hablamos de ello… Pero, al igual que mi esposo y yo misma, no asocian mi agresión con su hermano pequeño. Como Jeff dijo en una ocasión: “Él no tiene culpa alguna en lo que sucedió”.


 
- ¿Piensa que puede llegar a superarse una violación? ¿Existe el perdón real y sincero cuando las heridas físicas y del alma aún duelen y, posiblemente, no sanarán nunca?
- No sé si es posible sanar completamente de una violación antes de llegar al Cielo. Una violación te transforma para siempre. No quiero decir con esto que no se vuelva a ser la persona que se era o, incluso, algo mejor, pero siempre quedará una cicatriz. Sé que puede alcanzarse un alto nivel de perdón, pero nunca sin el Señor.

Se nos dice que debemos perdonar y que ello redundará en beneficio propio, pero yo he experimentado que no es algo que se haga una vez y sirva para siempre. Yo, al menos, siento la necesidad de perdonar al hombre que me violó cada día o, incluso, cada hora. Pero lo hago para no convertirme en una mujer huraña, amargada o cínica y lograr ser la mujer que merece mi esposo, la madre que necesitan mis hijos y la mujer que Dios quiso que yo fuera.

Han pasado ya cinco años desde aquel brutal acto y todavía hay heridas físicas que permanecen en mí y que quizá me acompañen el resto de mi vida. Cuando he hablado con otras supervivientes de violaciones, me he dado cuenta de que muchas de ellas todavía arrastran las secuelas emocionales, incluso décadas después. Sé que Dios puede liberarme de esa carga, pero también quiero sentirla porque me ayuda a no perder la empatía y amor hacia otras mujeres que sufren por lo mismo que sufro yo. Cuando hablo con ellas quiero sentir su dolor y entender el sufrimiento que atraviesan. Creo que no podría hacerlo si no tuviera presente mi propia violación.

- Los defensores a ultranza del aborto en casos de violación argumentan que el bebé concebido es un recordatorio constante de la violación y del agresor. ¿Cree que el niño nacido de esa brutal agresión puede recordarle al criminal que la violó?
- Mucha gente suele hablar del hijo “concebido en una violación” como de un “recordatorio” de la agresión, pero esto es absurdo. Nunca he oído a una madre cuyo hijo fuera concebido en una violación decir que su hijo le recordaba la agresión sufrida. Quizá algunas mujeres ven rasgos físicos en sus hijos que les recuerdan al violador, pero pienso que no es importante.

El hombre que me violó era un desconocido para mí, nunca le vi el rostro. Mi hijo es sólo mío. En él veo mis ojos, el pelo de mi padre y la nariz de mi madre, todos esos rasgos familiares que buscamos en nuestros hijos. Es único y creado a la perfección por un Creador que no comete errores. Mi hijo, simplemente, me recuerda que el bien siempre triunfa sobre el mal, el amor es más fuerte que el odio, y que nuestra humanidad no está determinada por el modo en que fuimos concebidos.
 
- Muchas veces, se tiende a estigmatizar y a señalar con el dedo a los niños concebidos en un acto de violencia. Se emplea para su definición frases como:’ El hijo de un violador’, ‘la semilla del diablo’, ‘por sus venas corre la sangre de la violencia’... ¿Piensa que está apreciación se corresponde con la realidad? ¿Es justo que estas personas sean valoradas así por la sociedad? ¿Cree que algún día serán valoradas por sus obras y no por el origen de su concepción?
- Los hijos concebidos en una violación están estigmatizados porque se usan como moneda de cambio y excusa para argumentar que el aborto debería ser legalizado en todo el mundo. Y, “¿qué pasa en el caso de una violación?...” . Es lo que se suele oír.

Constantemente, se habla del 1% de los bebés concebidos en una violación que son abortados para masacrar a los 99% restantes. Contrariamente a lo que se cree habitualmente, no existe el “gen violador”. La violencia no es genética. Tanto la comunidad científica como la psiquiátrica coinciden en afirmar este punto. Los violadores no nacen, se hacen. Son el producto de un entorno abusivo, misógino y/o violento.

No sé si este estigma desaparecerá, pero cuantas más personas concebidas en violación y madres que han padecido esta brutal agresión ofrezcan su testimonio de vida abogando por la inocencia de las vidas de sus hijos, más fácilmente aceptará el mundo el derecho a vivir de todo ser humano. Sé que no es mucho, pero con mi testimonio trato de aportar mi granito de arena para conseguir hacer del mundo un lugar mejor para mi hijo.


 
- ¿Se puede defender la vida y aceptar el aborto en casos de violación? ¿No es contradictoria y discriminatoria una actitud así?
- Más de la mitad de las personas que se hacen llamar “provida” aceptan excepciones al aborto en caso de violación o incesto. Argumentan que toda vida importa desde el momento de la concepción. Importa lo suficiente como para protegerla y salvaguardarla. A no ser que hayas sido concebido en un acto de violencia con el que nada tuviste que ver. Esto es el culmen de la hipocresía y pienso que si aceptas excepciones no eres un provida 100%.

Simplemente, estás a favor de algunas vidas. No de todas. Cualquier tentativa de intentar defender esta postura supone ser pro aborto. Si la vida importa, si la VIDA HUMANA creada a imagen de Dios, importa, entonces no hay discusión alguna. Si no nos movilizamos para ser la voz de los más desprotegidos entre los indefensos, nadie lo hará por nosotros.
 
- Para terminar, ¿qué le diría usted a una mujer que haya pasado o esté pasando por una situación similar a la suya? ¿Qué consejo daría a una madre que espera o tiene un hijo fruto de una violación?
Muchas veces me lo han preguntado y siempre tengo que sentarme a pensar qué es lo que más me ayudó a mí. Creo que fue el hecho de haber podido hablar con madres que pasaron por lo mismo.

Una amiga me conectó con Rebecca Kiessling, fundadora y presidenta de Salvar El 1, y ella me puso en contacto con muchas mujeres que habías sufrido lo mismo que yo; personas que podían entender perfectamente mis sentimientos y comprender cómo me encontraba. Pienso que lo peor de esta situación es estar sola. Pensar que nadie te entiende. Es muy importante, entonces, tratar con otras mujeres que también han sido violadas, aman a sus hijos y que ellas te  tiendan la mano; te hablan del gozo que sus hijos llevaron a sus vidas aun en medio del dolor, y te aseguran que eres más fuerte de lo que pensabas.

Necesitaba una familia así que estuviera conmigo en cada momento del camino. Me siento afortunada por pertenecer a esta familia internacional de Salvar El 1, y en ella he encontrado una fuente de fortaleza y apoyo de la que siempre estaré agradecida.
ReL te regala todos los días un trozo de Cielo… pero necesitamos tu ayuda para seguir haciéndolo
Volver arriba
Religión en Libertad te invita a salir

Religión en Libertad te invita a salir

Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter
¡No te pierdas las mejores historias de hoy!
Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria
COMENTARIOS
¿Quieres comentar?
Desplegar el formulario
Comentario (máx. 500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)

Título (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Clave (obligatorio)
Para mandar comentarios, es necesario estar registrado. Para registrarse pulse aquí
Si ha olvidado su clave, pulse aquí
  
  REGISTRO PARA COMENTARIOS
Para comentar las noticias y artículos de Religión en Libertad es preciso registrarse. Para ello sólo es necesario dar un nombre o apodo ("nick"), una dirección real de correo electrónico y una clave. El usuario recibirá en su cuenta de correo electrónico una petición de confirmación. Una vez confirmado el registro, ya podrá introducir los comentarios que desee, sin más que teclear su clave. El nombre o "nick" se mostrará, no así la dirección de correo electrónico.

Religión en Libertad eliminará del registro a todos los usuarios que reiteradamente introduzcan comentarios inapropiados u ofensivos, que en cualquier caso serán eliminados.

CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de religionenlibertad.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
Religionenlibertad.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.

Las noticias más leídas

PortadaVaticanoEspañaAmérica LatinaVida y familia Historias de conversiónHistorias de evangelizaciónOpiniónBlogsVídeosHEMEROTECA
Sobre Nosotros Servicios Legal Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter
Accede a nuestros RSS
Accede a nuestros RSS