Jueves, 18 de abril de 2019

Religión en Libertad

Adelina Gurpegui, de 74 años, lleva 30 años en la selva de Bolivia; antes estuvo en Haití

«Sor Adrenalina», la misionera todoterreno que navega 4 días en canoa para llegar al último católico

Adelina puede estar navegando cuatro días en canoa hasta llegar a las últimas comunidades que atiende
Adelina puede estar navegando cuatro días en canoa hasta llegar a las últimas comunidades que atiende

ReL

Se llama Adelina Gurpegui Goicoechea, pero todo el mundo la conoce como “sor Adrenalina” por su frenética actividad pese a sus 74 años. Acompaña a sacerdotes, atiende a enfermos, forma a jóvenes, ayuda a toxicómanos o acoge a indígenas que no tienen nada. Esta misionera navarra pareciera tener, a tenor de lo que dicen los que le rodean, una especie de don de bilocación pues parece estar en todos los rincones de la selva boliviana.

Es normal en misión verla remontar el río en canoas o realizar viajes durante días para no dejarse absolutamente a nadie sin atención, tanto espiritual como física, pues esta Hija de la Caridad es además enfermera y fisioterapeuta.

30 años en Bolivia y otros 10 en Haití

Adelina lleva ya 30 años como misionera en Bolivia, concretamente al norte de Cochambaba, en el Parque Nacional Isiboro-Secure, un lugar habitado por indígenas, y de gran belleza. Pero también lleno de pobreza y necesidades.

adelina

Antes, esta religiosa estuvo también otros diez años como misionera en Haití, uno de los lugares más pobres del planeta. En España, había trabajado en tres hospitales en Pamplona, Valencia y Teruel.    

Una misionera incansable

Esta religiosa es puro nervio y como dice el Salmo 92 tiene la fuerza de un bufalo. Tan pronto está en la ciudad de Cochabamba auxiliando a los jóvenes drogadictos que sobreviven en la calle como dirigiendo el centro Solidaridad, un oasis de esperanza que brinda a los más pobres entre los pobres  medicinas, alimentos, ropa y también educación.

Pero es que “sor Adrenalina" además también ha estado años dirigiendo el hogar “Buen Samaritano”, que acoge a indígenas chimanes que no tienen familia ni recursos así como a los discapacitados a los que la sociedad no da ninguna oportunidad.

adelina2

Así es uno de sus viajes a la selva

Y a todo ello suma su laboriosa misión en la selva. Ella misma explica, tal y como recoge Obras Misionales Pontificias, uno de estos complicados viajes. Se adentra en canoa en el parque nacional de Isiboro. Es la forma de llegar a cientos de personas que allí la necesitan.

El paisaje es precioso, pero afirma que “las fotos no dicen nada, quedan bonitas, pero la realidad y vida son muy diferentes, cada paso podría ser una historia”.

La primera parada se da en un internado, en Katery, “en medio de la selva, donde hay 80 jóvenes, desde secundaria hasta terminar como técnico superior en agropecuaria”. Después toca seguir con la barca hasta Trinidacito, a unos 35 kilómetros. “Voy con el padre a celebrar su fiesta patronal. Hemos tardado cuatro horas navegando en canoa con un pequeño motor”, explica.

adelina1

Cuatro días en canoa para visitar a los indígenas

El paisaje es idílico, reconoce la misionera, con numerosos animales. “En la fiesta, realizan todas las ceremonias y rezos que les enseñaron los jesuitas, a pesar de que hace 4 siglos que fueron expulsados. Bailan los macheteros con sus grandes plumajes, pasan la noche velando al santo, con sus oraciones y bailes alternando”.

Prosigue su viaje, comentando cómo se destruye la naturaleza y el modo de vida de estas comunidades: “es la actual lucha por la dignidad y el territorio. Con todo solo alcanza algunas comunidades, estas últimas no son beneficiadas en nada. Es mi actual misión. De verdad nada fácil. Pienso en los primeros gigantes o quijotescos misioneros y un desafío para mi edad”.

adelina_1

El viaje de esta misionera prosigue hasta Nueva Trinidad. El viaje les lleva cuatro días con sus noches: “Nos ha tocado navegar en las noches cerradas, negras, con una linterna y bajo la lluvia. De verdad indescriptible, pero la mayor parte de mis rezos siempre van por esta maravillosa y valiente gente que nos lleva incansable por estos ríos conduciendo con un pequeño motor, sentados uno en cada punta de la barca de madera, bien atentos a esquivar troncos y ramas que a veces nos golpean, hacen entrar el agua y hay que sacar con una botella partida o una tutuma”.

De comunidad en comunidad

Cuenta que antes de esos cuatro días había llegado el “surazo”, con una bajada muy fuerte de temperaturas. Cuenta cómo se les rompió la hélice, cómo van pasando de comunidad en comunidad, Dulce Nombre, Villanueva… La acogida de la gente humilde en medio de la lluvia. Medicinas, fideos, pescado… Tras muchas penalidades llegaron a Nueva Trinidad.

“Solo puedo dar gracias a Dios por la fe de nuestros indígenas”, dice la hermana Adelina, “que sobrepasa la mía, su respeto y cariño, que nos ven enviados de Dios, a pesar de lo que somos. He orado en el camino como nunca, sobre todo por ellos”.

5€ Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
10€ Gracias a tu donativo habrá personas que podrán conocer a Dios
50€ Con tu ayuda podremos llevar esperanza a las periferias digitales
Otra cantidad Tu donativo es vital para mantener Religión en Libertad
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit. Ex facilis officia sapiente recusandae neque, asperiores labore numquam dolorum ut, illo provident voluptatibus.
Si prefieres, contacta con nosotros en el 91 594 09 22 de lunes a viernes de 9:00h a 15:30h
Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

¡No te pierdas las mejores historias de hoy!

Suscríbete GRATIS a nuestra newsletter diaria

Sólo si tu nos ayudas podremos continuar haciendo noticias como esta

DONA AHORA